nutrición enteral y parenteral

Nutrición enteral y parenteral, objetivos de sistemas

La nutrición enteral y parenteral, son dos técnicas que se emplean para otorgarle al paciente los nutrientes que necesita, por lo general a estos dos métodos también se les denomina como nutrición artificial. En el artículo, expondremos de manera detallada todo lo que está involucrado dentro de estos tipos de nutrición.

nutrición enteral y parenteral

¿Qué es la nutrición enteral?

La nutrición enteral es uno de las diferentes técnicas que existen de nutrición artificial que dispone el campo de la medicina. La misma hace referencia a un método de soporte por medio del cual se pasan al organismo los diferentes nutrientes que la persona está requiriendo. Por lo general, se emplea una sonda que se conecta directamente al intestino o el estómago.

Al emplear este método se evita a toda costa que el alimento pase por la boca y la tráquea, además de no requerir movimientos voluntarios por parte del paciente para poder consumir los nutrientes. Sin embargo, para que se pueda dar de manera satisfactoria la nutrición enteral es necesario que el individuo posea un aparato digestivo capaz de ejecutar las funciones normales a la hora de absorber los nutrientes suministrados.

En un mismo sentido, esta técnica también contribuye a que se evite otro tipo de problemas como el auto catabolismo proteico que hace alusión a que el organismo se consume así mismo para obtener los nutrientes que necesita.

También ayuda al debilitación del sistema inmune (aunque existe el riesgo de contraer una infección), la translocación bacteriana que es cuando las propias bacterias del tubo digestivo causan las infecciones y la atrofia del sistema digestivo. De una misma manera, la administración de los nutrientes por medio de la nutrición enteral puede ser constante o discontinua, según lo determine las necesidades del paciente.

¿Cuándo se utiliza?

La nutrición enteral es el método predilecto que se emplea al momento en el que la persona está sufriendo de desnutrición o corre el riesgo de padecerla a causa de la existencia de la imposibilidad de deglutir o de la negativa a hacerlo de forma voluntaria, bien sea por una lesión, enfermedad o trastorno mental. En otras palabras, se debe emplear cuando el paciente no posea la capacidad de ingerir la comida de manera voluntaria, ya sea por tener restringida la acción o bien se niegue a hacerlo aun estando en un estado ideal.

A pesar de ello, para que se pueda llevar a cabo la administración, es necesario que el sistema digestivo del paciente al menos realice la acción mínima de digerir y/o absorber el alimento. La edad no es una limitante para la nutrición enteral, puede ser aplicada tanto en recién nacidos como en personas de edad avanzada. La situación en donde se requiere con mayor importancia es cuando el paciente no puede ejercer la función de tragar, como cuando la persona se encuentra en estado de coma o ha sufrido una lesión donde se ha afectado la laringe.

Asimismo, también es ideal durante el tratamiento de algunas enfermedades en donde el individuo a pesar de que posee las capacidades de ingerir alimentos, no se puede hacer de manera manual por problemas de la misma enfermedad como la broncodisplasia o alguna cardiopatía, igualmente es requerida cuando el consumo normal ocasiona el reflejo del vómito. Otra situación es cuando el cuerpo de la persona no es capaz de procesar la cantidad de nutrientes necesarios para su adecuado funcionamiento.

Ya que es una técnica que puede utilizarse en cualquier edad, es muy recomendada en el caso de bebes prematuros con el fin de prevenir distintas enfermedades. Para concluir, también se emplea en el tratamiento de trastornos mentales tales como la anorexia, ya que se fuerza la nutrición para evitar que el paciente fallezca a causa de una severa desnutrición.

nutrición enteral y parenteral

¿Cuál es su objetivo?

Como bien ya se ha mencionado con anterioridad, el objetivo final de la nutrición eternal es proporcionarle al individuo un medio efectivo para reestablecer su bienestar con una introducción directa de los nutrientes que su cuerpo necesita pero que no puede procesar por si solo.

Nutrición enteral oral

Este es uno de los tipos de nutrición enteral en donde la sonda se introduce por la boca y los alimentos que pasa están diseñados específicamente para que sean ricos en calorías, o en algún otro tipo de nutriente especial, todo dependerá de la enfermedad del paciente.

Estos alimentos que se ingieren se les da el nombre de “fórmulas o módulos nutricionales”, a pesar de que son comúnmente conocidos por el término erróneo de batido. Dichas formulas se venden de manera comercial y por lo general vienen saborizadas a vainilla, chocolate, fresa entre otros para ser más fácil su ingesta, sobre todo en el caso de niños.

Nutrición enteral por sonda

Este otro tipo de nutrición enteral la sonda se introduce por los orificios de la nariz y se dirige directamente hacia el estómago en donde se administran los nutrientes. Este suele ser la técnica más empleada, no obstante, se puede correr el riesgo de que los alimentos pasen a los pulmones durante su camino al intestino.

nutrición enteral y parenteral

En el caso de que el individuo se encuentre totalmente consciente, se le pide que lentamente vaya tragando salida para que la sonda se desplace hasta que alcance el tracto digestivo y que no se desvíe por el aparato respiratorio. Aunque esto no es un requerimiento limitante para su introducción, ya que se puede posicionar aun cuando la persona se encuentra inconsciente.

Enterostomía

Cuando no se puede administrar la sonda de manera oral o de manera nasal, existe un tercer tipo al que se le llama: la enterostomía. En esta circunstancia, la sonda no se coloca de ninguna manera ya hablada, sino que se introduce por la piel.

En realidad, no se podría catalogar como una sonda sino como un catéter. Por lo general, se recurre a este método cuando se espera que el paciente no pueda ingerir ningún tipo de alimento por más de cuatro semanas. Dentro de este tipo de nutrición enteral, se encuentran tres modos principales:

  1. Faringostomía: La sonda se coloca de manera directa hasta que llegue a la faringe del sujeto.
  2. Gastrostomía: Este método es parecido al oral puesto que, la sonda se introduce hasta llegar al estómago pero mediante la piel.
  3. Yeyunostomía: Al igual que el anterior tipo, la sonda se va introduciendo hasta que alcance el órgano indicado, cuando se necesita que llegue al área del intestino se le denomina yeyuno.

¿Qué sustancias se administran?

En la alimentación enteral se espera que las sustancias a introducir le proporcionen altos niveles de nutrientes al paciente, estas sustancias pueden variar según los requerimientos de cada individuo. La diversidad de ellas dependerá si la persona padece de insuficiencia renal o hepática, diabetes, o problemas respiratorios, en el caso de los bebes recién nacidos, también varía si el mismo se encuentra lactando. Igualmente, se tiene en cuenta que las mismas deben tener una basta cantidad de contenido calórico y proteico (pudiendo ser hiper, normo o hipocalórico/proteico).

En lo que respecta a la forma en la que se presentan estas sustancias, por lo general se promocionan en el mercado como fórmulas poliméricas que contienen proteínas intactas, peptídicas con proteínas hidrolizadas o elementales que vienen de manera directa en forma de aminoácidos. En un mismo sentido, también existen dietas especiales para pacientes con problemas específicos.

La fórmula más conocida es la que viene formada como una dieta polimérica, normocalórica y normoproteica, pero como ya se ha mencionado con anterioridad, la elección de la fórmula dependerá de las propias necesidades del paciente y su estado de salud.

¿Qué consecuencias trae consigo?

La nutrición enteral es un método beneficioso y preciso cuando es requerido que un paciente consuma la cantidad de nutrientes necesarios para su bienestar pero este no puede hacerlo por sí solo. No obstante, en algunas circunstancias este tipo de técnica no es recomendada, dado que puede llegar a provocar problemas que se ven relacionados con el tracto digestivo.

La principal consecuencia es que la introducción de la sonda (por cualquier medio) es capaz de causar obstrucciones, hemorragias o perforaciones en estómago o intestino.

Asimismo el uso de este tipo de nutrición puede conllevar ciertos riesgos a la persona que se le aplica. Bien la sonda podría obstruir, desplazarse accidentalmente u ocasionar posibles complicaciones metabólicas si la sustancia administrada no es la adecuada para las necesidades del sujeto. Es posible que durante su administración la persona padezca de vómitos y náuseas, así como diarreas y reflujo. Del mismo modo, a pesar de que es una extraña complicación, se puede dar el caso de aspiración pulmonar del contenido del tubo digestivo.

¿Qué es la nutrición parenteral?

Al igual que la nutrición enteral, la nutrición parenteral es un método empleado para administrarle al paciente los nutrientes que necesita su cuerpo para su adecuado funcionamiento, la diferencia que guarda con el primer tipo de nutrición es que la parenteral no requiere de una sonda, sino que las sustancias a aplicar se administrar por medio intravenoso.

Todas las sustancias que se vayan a administrar por este medio deben brindarle al individuo la energía requerida y la totalidad de los nutrientes esenciales, es decir, azúcares, sales, aminoácidos y vitaminas, adicional a esto, deben ser inocuas y aptas para su metabolismo.

La preparación de las sustancias se hace dentro de las farmacias que cuentan con las instalaciones apropiadas. En las mismas se debe incluir una campana de flujo laminar donde se realizan las manipulaciones con técnicas de asepsia rigurosa, todo esto para que las preparaciones sean totalmente estériles.

La nutrición parenteral se puede administrar de manera parcial o completa, dependiendo si será acompañada por la enteral. Al igual que la enteral, puede ser empleada en bebes prematuros, pacientes operados del tracto digestivo o personas con el síndrome de intestino corto. Cuando un individuo no posee las capacidades de alimentarse de manera independiente, se debe recurrir a otras alternativas que le permitan recibir los nutrientes necesarios para poder vivir.

¿Cuándo se utiliza?

En líneas generales, la nutrición parenteral se puede emplear en los mismos casos que se aplica la enteral. Sin embargo, existen ciertas circunstancias en donde la parenteral es el único método efectivo para suministrar los nutrientes al paciente, los cuales son:

  • Estados graves de malnutrición y post-operatorias, íleo, fístulas entéricas, síndrome de malabsorción, enfermedad inflamatoria del intestino, disminución del intestino delgado, pancreatitis, etc.
  • Individuos con grandes pérdidas de nitrógeno en el organismo, quemaduras severas y pacientes que se encuentren en tratamiento de quimioterapia y radioterapia.
  • Personas que padezcan de sepsis, trauma múltiple e insuficiencia renal.
  • Sujetos que hayan pasados más de cinco días de ayuno que padezcan de trastornos neurológicos que les impida la utilización de su tracto digestivo.
  • Mujeres que hayan tenido dificultades durante la etapa del embarazo, llamada hiperemesis gravídica.
  • Bebes prematuros o lactantes que tengan problemas para poder ingerir los nutrientes, o que se encuentren por debajo del peso. En estas circunstancias, los recién nacidos deben estar en ayudo al menos 24-48 horas.

¿Cuál es su objetivo?

La nutrición parenteral es una técnica en el campo de la medicina empleada para administrar de manera segura y eficiente todos los nutrientes que el organismo necesita para poder realizar sus actividades con normalidad, asimismo también contribuye a brindar a la persona energía. A modo general, los propósitos específicos de este método son:

  • El poder brindarle a la persona a tratar la cantidad suficiente de nutrientes por vía intravenosa, para que así el organismo responda y realice sus procedimientos anabólicos. Igualmente, contribuye al aumento de peso si el mismo es requerido.
  • Mantener un equilibro adecuado entre los líquidos y el nitrógeno.
  • Contribuir a mantener el estado normal de la masa muscular y proporcionar calorías para las demandas metabólicas.

Tipos de nutrición parenteral

Existen una amplia variedad de tipos de nutrición parenteral, sin embargo, por lo general solo se utilizan dos ya que cubren los requerimientos de la mayoría de los pacientes. Estos tipos son lo siguientes:

  • Nutrición parenteral parcial: En este caso solo se aportan parcialmente los nutrientes necesarios para el día a día por medio de la ingesta oral. Gran parte de los pacientes internados en clínicas reciben dextrosa o soluciones de aminoácidos mediante este método.
  • Nutrición parenteral total: Este tipo las soluciones se aplican por completo todos los días. Este medio se puede emplear ya sea en un entorno de hospital o en el hogar. Debido a que todas las fórmulas empleadas para este tipo son muy concentradas tienden a generar trombosis cuando se les aplica por las venas periféricas, es por esto que requiere de un catéter central.

Medios de administración

A diferencia de la nutrición enteral que posee variadas formas de administrar el suplemento al paciente, en la parental solo puede aplicarse de las siguientes formas:

  • Por vía central: El paso de los nutrientes se realiza por medio de la vena central de cuerpo, aquella que es más pronunciada, la cual se encuentra en la mayoría de los cuerpos en la cava superior, a fin de evitar fenómenos irritativos locales. El tiempo que puede permanecer el catéter puesto en esta vena es indeterminado, por lo general se mantiene hasta que la misma vía ya no funcione.
  • Por vía periférica: Por otro lado, en este caso la vía de administración de los nutrientes se realiza en una vena pequeña del cuerpo con una menor pronunciación.

Consecuencias de la nutrición parenteral

El método parenteral resulta muy eficaz a la hora de transportar nutrientes al cuerpo de un paciente con estado de salud grave, no obstante, si el mismo es administrado de una manera errónea o bien no se le hace el adecuado seguimiento puede traer consigo algunas consecuencias nocivas para la salud del individuo, entre las cuales se puede llegar a mencionar:

  • Problemas en la glucosa: Este problema resulta muy común cuando no se realiza un adecuado monitoreo de la administración de las sustancias al cuerpo, por lo que desencadena un esta de hiperglucemia. A pesar de ello, la misma puede evitarse al administrar en conjunto una dosis moderada de insulina para contrarrestar las dosis de glucosa en la fórmula.
  • Problemas hepáticos: Esta es una anomalía muy común en el caso de bebes prematuros, puesto que su hígado no se encuentra desarrollado en su totalidad. Las dificultades en el mismo son catalogadas de la siguiente manera:
    • Disfunción hepática: Es una condición que tiende a ser pasajera y se presenta al inicio del traspaso de nutrientes al cuerpo del infante. Sin embargo, puede traer consigo un incremento de los aminoácidos (proteínas).
    • Hepatomegalia dolorosa: En este sentido ocurre una acumulación excesiva de grasas, por lo que es ideal el disminuir el paso de carbohidratos en la sustancia de nutrientes.
    • Hiperamoniemia: Es un trastorno que solo tiene lugar en bebes lactantes, los síntomas que presenta son la letargia, calambres y convulsiones.
  • Alternaciones a causa de exceso de minerales: Tanto las vitaminas y los minerales son sustancias que el cuerpo no produce por si solo, por lo que es requerido su administración, sin embargo, las dosis excesivas o por debajo de lo establecido conllevan a problemas en el cuerpo humano que contribuyen a la desnutrición.
  • Exceso de volumen: Es muy habitual que algunos pacientes respondan a las dosis de nutrientes con un exceso de energía, por ende, la reducción de la administración es la clave para impedir la generación de líquido excesivo en el cuerpo del paciente.

Tipos de alimentos utilizados en la nutrición artificial

Los alimentos que son seleccionados para ambos tipos de nutrición artificial deben cubrir de manera eficiente las cantidades calóricas requeridas para el paciente de acuerdo a enfermedad que se encuentre padeciendo y la actividad física que haya realizado. Las fuentes de energía que habitualmente se encuentran dentro de las sustancias son ricas en hidratos de carbono y lípidos.

La composición completa que se ve reflejada dentro de la nutrición artificial está constituida por un 13% de proteínas, un 55 o 60% de hidratos de carbono, un 30 o 35% en forma de lípidos y con un contenido de ácidos grasos saturados y poliinsaturados por debajo del 10%.

Por otro lado, las necesidades calóricas y proteicas que se encuentran dentro de estas formulas se calcula cuando se conoce a plenitud los requerimientos de la persona a tratar. Por otro lado, el aspecto del nitrógeno debe aportar al menos entre 80-160 gr, según patología y grado de estrés.

Es importante que las formulas a administrar sean ricas en glucosa, ya que es la sustancia que aporta una mayor cantidad de energía al cuerpo y es utilizada en todos los tejidos del mismo. Sin embargo, cuando se tienen pacientes con altos niveles de estrés en consecuencia los niveles de glucosa en el organismo se incrementan, por lo que en estos casos, la administración extra de la sustancia puede ser perjudicial.

Una alternativa eficiente para que el paciente pueda seguir obteniendo la energía suficiente para que su tracto digestivo funcione, es cambiar la formula rica en glucosa por otra rica en carbohidratos. Estos proporcionan al cuerpo las calorías necesarias y cumplen con la misma función que la anterior sustancia, pero sin perjudicar al individuo.

En un mismo sentido, las proteínas son importante para la recuperación total del paciente, ya que las mismas contribuyen al restablecimiento y crecimiento de los músculos, así como los tejido del cuerpo. Es por esta razón que las fórmulas a emplear deben estar constituidas por unidades suficientes de aminoácidos.

Por otro lado, las vitaminas son esenciales para el ser humano, ya que nuestro cuerpo no es capaz de producir algunas de ellas, es vital que las sustancias suplementarias tengan un aporte significativo de cada una, principalmente de: C, D y B12 que son las que el organismo no produce. Sin embargo, estas cantidades al ser muy excesivas pueden llegar a perjudicar y poner en riesgo la vida del paciente, por lo que su contribución debe ser mínima.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Templo de Saturno y Templo de Júpiter Capitolino

(Visited 216 times, 1 visits today)