psicología de la nutrición

Psicología de la nutrición, estudio relación con comida

Conoce en este apartado todo sobre la psicología de la nutrición. Como esta esta ciencia relaciona el pensamiento humano para corregir trastornos de la alimentación. Acá conseguirás todo sobre este tema, sus beneficios y más.

psicología de la nutrición

¿Qué estudia la psicología de la nutrición?

La Psiconutrición o psicología de la nutrición es la ciencia que revisa nuestra relación con los alimentos. Para aclarar y abordar esta relación, la Psicología de la Nutrición considera nuestros sentimientos, prácticas, así como nuestro entorno social y nuestras conexiones.

Esta perspectiva mental no solo intenta dar respuestas a problemas dietéticos (anorexia, bulimia, vigorexia. O quizás también obliga a aquellos retos que son difíciles de analizar, pero no así, son menos significativos o generan menos angustia en los individuos.

Aquí incorporaríamos la alimentación habitual, atracones, ansias de comida, despido del cuerpo, adelgazamiento continuo. También, diferentes desafíos identificados con la comida y nuestro cuerpo.

La psicología de la nutrición ofrece sistemas, ideas y especulaciones con el objetivo de trabajar de manera positiva nuestra relación con la comida. Esta nueva metodología recomienda que la comida pueda ser vista como un indicador de cercanía, es decir, la forma en que comemos es un ejemplo de cómo nos amamos.

Gracias a los aparatos que ofrece esta orden, podemos ser conscientes de nuestras convicciones sobre la comida y nuestro cuerpo. Utilizando esto como una etapa inicial, nos da la bienvenida para fabricar mejores enfoques para identificarnos con nosotros mismos para corregir la forma en que comemos.

Relación de las emociones con la nutrición

Es muy normal que de vez en cuando podamos pedir asilo en la comida para ayudarnos a calmar sentimientos horrendos. Sin embargo, cuando la psicología de la nutrición es nuestra única metodología y, posteriormente, se convierte en una propensión, el peligro puede ser excesivamente alto.

Depender absolutamente de la comida para llenar los agujeros o abstenerse de sentir los sentimientos puede revertir la descarga. Lo que fue versátil en un momento excepcionalmente determinado de nuestras vidas ahora podría traernos muchos resultados negativos, por ejemplo, aumento de peso, colesterol, diabetes, culpa, fijaciones y emociones negativas, entre otros.

psicología de la nutrición

Hablamos de apetito entusiasta, para aludir a una conducta desadaptada, cuyo motor son los sentimientos. La comida se convierte en un apoyo momentáneo para dejar de sentir presión, tensión, pavor, cansancio. Tras esta conducta, aparecen las emociones negativas (culpa, inconveniencia) por lo que volvemos a la comida para sentirnos mucho mejor.

En consecuencia, hacemos un bucle sin fin que nos impulsa una y otra vez a supervisar los sentimientos de manera similar, sin tener la oportunidad de ensamblar nuestras propias técnicas. Ese es el punto en el que la asistencia de un especialista competente es básica.

Ansiedad 

El nerviosismo por la comida es el método de su cuerpo para revelar que necesita equilibrio. En caso de que consideres la comida continuamente o calmes tu tensión picoteando, es la oportunidad ideal para que encuentres lo que tu cuerpo necesita y se lo ofrezcas. Mostrando así un rasgo típico de la psicología de la nutrición.

Al satisfacer sus deseos, simplemente está arreglando sus deficiencias. Entonces, en el caso de que haya llegado tan lejos, es hora de que pueda resolver su tensión en sus cimientos subyacentes. Reconocer por qué la comida tiene tanto peso en tu vida será el primer paso para dejar de considerarla responsable y encontrar nuevos instrumentos en ti.

Origen de esta ansiedad

Sentirse inquieto es una indicación de que no nos hemos sintonizado con las necesidades de nuestro cuerpo-mente durante mucho tiempo. Es más, la indicación, en ese punto, aparece como una llamada de ayuda para que podamos mirarnos a nosotros mismos y difundir nuestras insuficiencias.

En la remota posibilidad de que no tengamos los dispositivos esenciales para lidiar con este sentimiento, puede incitarnos a picotear continuamente. Del sofá a la cocina, de la cocina al sofá, abriendo los organizadores para percibir lo que podemos comer. Un poco de chocolate, un poco de pan, un poco de queso cheddar.

Además, eso se convierte gradualmente en un peso que nos agobia y no nos permite avanzar en el logro de las razones que debemos lograr. Es significativo que seamos conscientes de si el nerviosismo por comer es algo breve.

Por ejemplo, puede suceder de vez en cuando de progreso, por ejemplo, durante el embarazo y la lactancia, tiempos de prueba, etc. Por otro lado es algo que lleva viviendo con nosotros bastante tiempo. A pesar de que no nos vemos como comedores entusiastas, dado que no nos atiborramos intensamente, no deberíamos darle menos importancia de la que merece.

Relación con uno mismo

¿Has pensado alguna vez en cómo conversas contigo mismo? ¿Qué tan exigente dirías que estás contigo mismo? ¿A qué tiempo te dedicas solo a ti mismo? ¿Cómo te mostrarías amor? Estas son preguntas clave para comprender a qué se parece la relación con uno mismo.

En la remota posibilidad de que la mayoría de las veces me escucho a mí mismo, escucho una voz básica con convicciones negativas sobre mí mismo. En la remota posibilidad de que tenga la sensación de que rara vez soy suficiente si no me dedico tiempo de calidad.

En la remota posibilidad de que me separe de las señales de mi cuerpo. No es una gran sorpresa que el nerviosismo se quede con nosotros. En el momento en que aparece, la comida tiene la capacidad de desviarnos, liberándonos de nuestra alma angustiada que constantemente espera algo más y está perpetuamente descontento con cómo somos.

Altos niveles de estrés

El estrés es una reacción característica de nuestro cuerpo que nos prepara para una circunstancia desconcertante. Nos hace incrementar nuestro enfoque, inspiración y energía. Por tanto, el estrés en sí es aceptable. Considerado un aspecto alto en la psicología de la nutrición.

Sin embargo, ¿Qué sucede cuando el estrés nos acompaña durante bastante tiempo? La hormona cortisol estará en grandes cantidades en nuestro organismo, de esta forma produciendo impactos negativos.

Nuestro cuerpo-cerebro lo descifrará como una amenaza y se manifestará el nerviosismo. En la comida descubriremos un cobijo, una inquietud, un segundo en el que dejaremos de luchar para sentirnos asentados.

Dificultad en interrelaciones personales

En la remota posibilidad de que pensemos que es difícil comunicar lo que sentimos, ser decisivos, decir lo que necesitamos del otro… Puede desencadenar un estado de nerviosismo, donde siento que nunca obtengo lo que espero y necesito. Descifrando mi circunstancia actual como amenazante.

Es entonces cuando la comida asume un trabajo importante, disimulando choques que no necesito o puedo afrontar, sintiendo un alivio que con las personas que me rodean y conmigo mismo no puedo descubrir.

Insatisfacción con mi vida

Como mencionamos anteriormente, el anhelo de comer es una señal de nuestro cuerpo-mente, lo que demuestra que algo no está bien. De vez en cuando, puede reaccionar ante una decepción con mi vida, no sentirme lleno, satisfecho.

Estar atrapado en un estándar en el que no apoyo la totalidad de mi antojo puede hacer que vaya a la comida para sentirme lleno y realizado. En el caso de que seas una de las personas que come dulce ¿Qué cantidad de minutos dulces tienes en tu día a día? Punto relevantes a considerar en la psicología de la nutrición.

Comer por ansiedad

En el caso de que pongamos en la búsqueda de Google, antojo y dieta, encontraremos numerosas páginas que designan “batalla contra el hambre”, “controla tu anhelo”. Hacernos aceptar ese control es un dispositivo decente para terminar con mi tensión. Además, no, no tiene nada que ver con controlar nuestro anhelo o luchar contra él.

Pero en cambio, una increíble inversa. Tenemos que sintonizarnos con nuestras señales internas y mantenerlas de maneras distintas a la comida. Un alto nivel de personas que comen con sinceridad se agota al abstenerse de una ingesta excesiva de alimentos una y otra vez, creyendo que no pueden llegar a sus objetivos porque necesitan autocontrol.

De hecho, incluso numerosos expertos en bienestar llegan a imaginar que un individuo corpulento es gordo, ya que es lento y necesita más fortaleza para cambiar sus propensiones. Además, nada más lejos de la realidad, un examen minucioso descuida mostrar que la robustez es un resultado inmediato de la apatía o la ausencia de autocontrol.

Es aquí cuando surge una pregunta: Entonces, ¿la dieta no es el arreglo? Podemos decir que la dieta no es lo principal que debemos considerar. Además, además, aquí y allá, trataría de afirmar que un régimen alimenticio prohibitivo puede acabar siendo el problema.

Causando que numerosos individuos, que planean recuperar el control de sus vidas y su bienestar real, tengan fases de limitación, que luego provoquen fases de ausencia de control. Entrar en un círculo peligroso, en el que la culpa es del héroe.

Depresión 

En los últimos dos años se ha levantado otro territorio de investigación conocido como psicología de la nutrición. Los exámenes primarios han sido investigaciones epidemiológicas transversales donde se ve en un segundo específico el número de personas que padecen sufrimiento y lo que los individuos que lo padecen y los que no comen.

Desde ese punto pasamos a los exámenes longitudinales, para ver el avance de una población después de un tiempo, por ejemplo, qué ocurre en el caso de que una sección ajuste su rutina de alimentación y cuál es el desarrollo del problema cuando eso cambia, un estudio prologando en la psicología de la nutrición.

La prueba accesible recomendaba que la dieta pueda ayudarlo a escapar de la tristeza. En cualquier caso, las investigaciones pasadas tenían claros impedimentos, incorporaron regularmente a una población con tristeza suave.

Parte de la psicología de la nutrición, son los problemas metabólicos u otras condiciones físicas, y posteriormente surgieron preguntas sobre estos resultados. Dos preliminares clínicos aleatorizados tardíos distribuidos en el diario JAMA en 2019 arrojan nueva luz.

Un Estudio

El principal preliminar clínico sobre la depresión en la psicología de la nutrición. Fue dirigido por Mariska Bot y asociados en 1.025 adultos del Reino Unido, Holanda, Alemania y España, quienes fueron reconocidos como de alto riesgo de desaliento, pero que no se desanimaron a la hora de la clínica.

La investigación, que necesitaba evaluar el posible impacto positivo de las mejoras saludables con un gran avance en torno a ella, se ha llamado MooDFood y ha pensado en varias metodologías dietéticas y de estilo de vida que podrían cambiar el temperamento y la prosperidad de las personas con sobrepeso (peso índice superior a 25).

Las mejoras nutritivas examinadas fueron grasas insaturadas omega-3, selenio, corrosivo fólico y nutriente D. La mitad de la reunión recibió mejoras nutritivas día a día, mientras que la otra recibió un tratamiento falso.

Además, la mitad de los miembros recibió además tratamiento mental y social destinado a ayudarlos a cambiar sus patrones dietéticos y ejemplos dietéticos continuos. Esto incluyó el aprendizaje de procedimientos en la psicología de la nutrición para adaptarse a disposiciones terribles, eliminar los bocadillos y promover una dieta sólida al estilo mediterráneo.

Los cuales terminan en peligro de desgracia que recibió un tratamiento falso. Del mismo modo, realizar tratamientos relacionados con la alimentación y dirigidos a lograr una sólida rutina de alimentación también descuidada para evitar la miseria.

Decisiones

Los organizadores de la empresa, Marjolein Visser e Ingeborg Brouwer, de la Universidad de Vrije de Ámsterdam (Países Bajos), han tomado tres decisiones interesantes: un régimen alimenticio sólido, por ejemplo, el Mediterráneo, rico en productos orgánicos, verduras, cereales integrales, pescado, verduras.

El aceite de oliva, y bajo en carnes rojas y productos lácteos, puede disminuir el peligro de crear desdicha. En segundo lugar, en las personas con corpulencia, la reducción de peso puede provocar una disminución de los efectos secundarios molestos. Además, en tercer lugar, las pruebas actuales no respaldan la utilización de mejoras saludables para prevenir la melancolía.

El segundo preliminar clínico, dirigido por Maet al y distribuido en 2019 en un diario similar, se centró en personas con peso y sufrimiento. La comorbilidad, que soporta ambas simultáneamente, exacerba la circunstancia de cada enfermedad de forma independiente y el grado de incapacidad.

Se interesaron 409 adultos con una lista de peso más prominente que 30 (27 para los adultos asiáticos) y con un historial de recesión equivalente o más notable que diez. Valores dispuestos en la escala del Cuestionario de salud del paciente de 9 cosas (PHQ-9).

El tratamiento organizado, junto con el tratamiento mental y la medicina superior satisfactoria, produjeron una mejora en contraste con la reunión con el tratamiento típico, pero las distinciones fueron escasas y su notoriedad clínica cuestionable.

psicología de la nutrición

Trastornos de la alimentación

Los problemas dietéticos son dificultades mentales, vinculados a la psicología de la nutrición, que se identifican con la ingesta de alimentos y la fijación en la forma del cuerpo. Son temas de origen múltiple, de procedencia familiar, sociocultural y orgánica. En este conjunto de problemas encontramos dentro de la psicología de la nutrición son:

  • Anorexia nerviosa
  • Bulimia nerviosa
  • Eliminando la confusión
  • Ortorexia
  • Vigorexia

Este ajuste en la conducta hace que el individuo sufra problemas físicos y psicosociales. Los problemas dietéticos se describen por la conducta de control de peso, los efectos secundarios extremos y onerosos, los atributos superiores y el trabajo social indefenso. Dando lugar a la psicología de la nutrición.

Anorexia 

La anorexia nerviosa, comúnmente denominada básicamente anorexia, es una especie de problema dietético. Las personas que experimentan los efectos nocivos de la enfermedad experimentan un gran temor a aumentar de peso, en cualquier caso, cuando claramente tienen un peso inferior al normal.

Como resultado, el paciente provoca una reducción de peso irrazonable, lo que puede provocar en algunos casos el hambre o incluso el fallecimiento. Estas personas construyen la convicción de que en todos los casos son excesivamente gordas. Por tanto, se abstienen de ingerir alimentos que puedan poner en peligro su bienestar o incluso su vida.

De hecho, la anorexia nerviosa es una infección increíblemente genuina con una alta tasa de mortalidad. Las personas que experimentan los efectos nocivos de este problema tienen una imagen retorcida de su apariencia sustancial.

A pesar de ser sorprendentemente escasos, estos individuos exigen ponerse en forma. Para mantenerse en forma, limitan su consumo de calorías, aumentan el ejercicio real, usan medicamentos intestinales o estimulan el vómito.

Un motivo

Las causas que pueden provocar la presencia de esta infección no están del todo claras. Esto sugeriría, en consecuencia, la simultaneidad de diferentes factores hereditarios, metabólicos, fisiológicos, sociales, familiares, etc.

Aparte de estos componentes potenciales y su pertinencia más prominente o menor con respecto a la creación de un revoltijo de anorexia nerviosa, lo que existe de una manera claramente diferenciada son factores de peligro distintivos. Posteriormente, cuanto mayor sea la cantidad de estos componentes, más notable será la probabilidad de padecer esta enfermedad.

  • Aguantar o haber soportado el peso
  • La presencia de un familiar o uno de los tutores con robustez
  • Estar siempre preocupado por la autopercepción, el peso o el estilo.
  • Haber experimentado ciclos sinceramente horrendos, por ejemplo, la partida de un amigo o familiar, la separación de los tutores, la ausencia de conexión, el alejamiento de casa, etc.
  • Tener un pasado lleno de inquietudes
  • Baja confianza o autorretrato mental negativo
  • Tener un diseño de personajes riguroso o muy centrado en las pautas
  • Haber encontrado problemas de alimentación en la adolescencia.
  • Vivir en un clima social o social centrado en la magnificencia o la imagen individual

Síntomas

De esta enfermedad, se aprecian efectos secundarios inconfundibles, vistos por los estudiosos de la psicología de la nutrición como un pánico al aumentar de peso. Este miedo se presenta hasta tal punto que puede manifestarse en cualquier caso, cuando el paciente está claramente delgado o incluso desnutrido.

En consecuencia, los pacientes pueden llegar a negar su estado real genuino, por lo que no perciben su ausencia de peso; esto incluso les hace no percibir el peligro para su bienestar que infiere esta condición de inanición.

Para mantenerse alejados de este temor de aumentar de peso, los pacientes con anorexia intentan restringir la utilización de sus alimentos tanto como sea razonablemente esperado. Asimismo, además, pueden someterse a regurgitación o depuración para reducir aún más la ingesta de calorías.

A veces, también pueden participar en movimientos reales serios, con el objetivo de proceder a ponerse en forma. Aparte de esta sintomatología general, también existen varios signos fisiológicos de que una persona puede estar experimentando anorexia nerviosa. Entre estos, los más incesantes son:

  • Comportamiento lamentable, melancólico o desanimado
  • Problemas de disposición incesantes y sellados
  • Dolores cerebrales, dolores de cabeza o migrañas.
  • Problemas dentales, problemas en la mucosa oral o sequedad de boca
  • Cabello fino o inadecuado, uñas frágiles
  • Problemas de la piel, piel amarillenta o seca
  • Mejora del abundante vello corporal
  • Sentirse impotente o sin energía.
  • Sensación de virus estable
  • Borrachera o pulso bajo
  • En damas, ajustes en el período.

Asimismo, existen diferentes signos en la conducta del paciente que pueden prevenir el inicio de este problema. De ellos los más conocidos son los que acompañan:

  • No tener deseos de comer con otros, comer solo continuamente
  • Trate de no comer alimentos naturales, pero los que se preparan sin nadie más
  • Corte la comida en numerosos trozos pequeños y no los coma
  • Ve al baño justo después de la cena.
  • Uso de diuréticos, purgas intestinales, purgantes o píldoras para perder peso o disminuir el antojo

Bulimia 

Está representado por la utilización desordenada de los alimentos. De esta manera, las personas con bulimia nerviosa comen mucha comida y luego limpian sus cuerpos. Esta ingestión incontrolada de alimentos se conoce como pigging out. Como la anorexia, esta infección es muy genuina y peligrosa.

Las personas con bulimia experimentan de forma intermitente varias escenas de ingestión y limpieza. En las cenas, se devora una cantidad irrazonable de comida, después de lo cual resultan sólidos sentimientos de culpa y deshonra.

psicología de la nutrición

En ese momento, en respuesta a estos sentimientos, el paciente intenta deshacerse de las calorías que ha quemado; Para hacer esto, puede hacer saliva, practicar innecesariamente, usar purgantes, etc. Las personas con bulimia nerviosa tienen una imagen deformada de su cuerpo; Aunque en general serán delgados.

Se consideran gordos y muestran una decepción perpetua con su apariencia real. A pesar de este auto-discernimiento negativo y su miedo a engordar, no pueden controlar sus motivaciones con la comida. En general, a pesar de los problemas reales provocados por esta infección.

También sucederán otros problemas mentales en general. En consecuencia, el miedo a engordar influye legítimamente en los sentimientos del paciente y en su perspectiva, razón por la cual, por regla general, terminan creando también problemas de confianza y pesados.

Causada por

Las razones por las que un individuo puede crear bulimia nerviosa no se perciben por completo. Como ocurre con la anorexia, se acepta que diferentes componentes pueden provocar su aparición. Por tanto, encontramos componentes naturales, apasionados, fisiológicos y sociales que pueden ampliar las posibilidades de experimentar este problema. Asociados con:

  • Sexo: Se ha demostrado que las mujeres están casi seguras que los hombres de desarrollar este problema.
  • Edad: la mayoría de los casos de bulimia generalmente aparecen en la juventud o en la adultez temprana.
  • Elementos hereditarios: Las personas con familiares con antecedentes marcados por problemas dietéticos tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. Esto infiere la presencia de un factor innato o hereditario específico.
  • Elementos fisiológicos: adicionalmente se ha establecido una conexión entre esta enfermedad y determinadas carencias hormonales o metabólicas.
  • Problemas apasionados: problemas mentales distintivos, por ejemplo, tristeza, estrés, nerviosismo o haber encontrado escenas horribles son también factores que pueden afectar la presencia de este problema.
  • Clima social: los estándares de magnificencia impactan la visión que todos tenemos de nosotros mismos. En este sentido, en ciertos órdenes sociales se valora especialmente el estilo corporal o la delgadez; los individuos que viven en este tipo de sociedad tienen una inclinación más prominente a crear bulimia.
  • Llamada o clima propicio: algunas posiciones o condiciones también pueden apoyar la presencia de problemas dietéticos. Esta sería la situación de aquellos individuos cuya acción se identifica firmemente con la apariencia real. Ejemplos de esto podrían ser creados por modelos, artistas, animadores o competidores, por dar algunos ejemplos.

Ortorexia 

La ortorexia nerviosa es uno de los problemas dietéticos más desconocidos, sin embargo, uno de los que está ganando terreno. De hecho, un informe en curso dirigido por la Universidad de Pisa encontró que el 57,6% de los jóvenes podría considerarse en peligro de desarrollar este problema.

Además, todo comienza con el anhelo irreprensible de seguir una buena rutina de alimentación, pero en un momento en el camino, los alimentos sólidos se convierten en una fijación y la prosperidad física y mental corre un grave riesgo.

La expresión “ortorexia nerviosa” se desarrolló en 1997, cuando Steven Bratman, un profesional de la medicación electiva, comprendió que se había fijado en una buena dieta y comenzó a explorar esta maravilla. En ese momento, caracterizó la ortorexia como “una obsesión por la comida sana”.

Los individuos que experimentan los efectos nocivos de la ortorexia son retratados por estar obsesionados con los alimentos sólidos, lo que los impulsa a evadir cada uno de esos alimentos que consideran indeseables.

Esta distracción con la comida es exorbitante y los impulsa a crear diseños de alimentación rígidos que van más allá de una simple preocupación con la práctica de buenos hábitos alimenticios. A diferencia de la anorexia, las personas con ortorexia no se preocupan por adelgazar ni por su autopercepción, sino por comer “de la manera correcta”.

Vigorexia 

Las personas que experimentan los efectos nocivos de la vigorexia se estresan irrazonablemente por su autopercepción, fundamentalmente para desarrollar un cuerpo atlético. En cualquier caso, el problema es que habitualmente tienen una imagen mutilada de sí mismos, por lo que ven que son excesivamente delgados o que sus músculos no son lo suficientemente grandes.

Por lo tanto, los vigoréxicos comienzan a encontrar un requerimiento urgente para el ejercicio real, razón por la cual incrementan las horas que dedican al movimiento real para lograr el cuerpo ideal. En el momento en que no están practicando deportes, frecuentemente tienen contemplaciones repetidas sobre su constitución y cómo mejorarla.

Además, en general, se estresarán irrazonablemente por los regímenes alimenticios, asegurándose de que sean bajos en grasas y almidones. De hecho, muchos optan por la utilización de sustancias anabólicas para mejorar el desarrollo muscular, con los resultados negativos que esto puede tener.

 ¿Cuáles son los beneficios de esta terapia?

La psicología de la nutrición proporciona una serie de ventajas tanto para el bienestar físico como para el entusiasta. Debido a la utilización de procedimientos inspiradores que fortalecen la confianza y la valentía, la psicología de la nutrición lleva seguridad a las personas y propensiones sólidas.

Además, también nos beneficia en la medida en que nos permite crear sistemas para el objetivo de choques interiores. Otra ventaja es que nos permite afrontar cuestiones que surgen en la situación concreta, por ejemplo, choques por motivos de magnificencia y diseños de alimentación.

Asimismo, nos permite combatir los impactos de la demonización y las generalizaciones sociales. Por otra parte, a través de la psicología de la nutrición es concebible lograr la administración de sentimientos que están conectados a la comida.

Es concebible reconstruir las consideraciones que se tuercen por convicciones erróneas comparables a la comida. Posteriormente, la psicología de la nutrición hace que establezcamos propensiones alimentarias sólidas. Ayudando a aumentar la confianza.

Debe tenerse como principal preocupación que a través de la psicología de la nutrición se realizan variaciones de la rutina de alimentación estándar. Un médico puede ayudarlo a comprender y aplicar los estándares de psicología de la nutrición.

Es notable que en la psicología de la nutrición lo primero que hacen los expertos sea realizar un estudio y análisis para saber cuál es la raíz del origen o lo que la provoca, para así realizar el correspondiente tratamiento y mejorar la calidad de vida y salud alimenticia del paciente.

Detalles relevantes que debe ser considerado en todo momento. Por lo que concluimos este apartado con un corto vídeo sobre el tema expuesto. Sugiriendo de igual manera, ingresar a los siguientes enlaces y leer otros interesantes artículos.

(Visited 148 times, 1 visits today)