La arquitectura Neoclásica y su característico estilo de construcción.

Conocer de arquitectura es un disfrute y una gran herramienta cuando estamos recreándonos en un paisaje urbano, hoy vamos a descubrir todo sobre la arquitectura Neoclásica, de sus características, de su historia, principales componentes, de los arquitectos que desarrollaron el estilo y más.

ARQUITECTURA NEOCLÁSICA

Características de la Arquitectura Neoclásica

Este hermoso estilo arquitectónico neoclásico inició a mediados del siglo XVIII, fue promovido por un fuerte movimiento impulsado por los creativos de la época, el cual inicia como una manera de mostrar + o resistencia hacia el estilo Barroco y Rococó, el cual dominaba en la época y se caracterizaba por mostrar como característica más resaltante, el uso de una decoración naturalista, pero donde a finales de la época en donde se implanto el estilo neoclásico, se desarrollaron algunos rasgos clasicistas.

A partir del inicio del desarrollo de la arquitectura neoclásica y en su recorrido histórico, llega a encontrarse con la arquitectura historicista y el eclecticismo arquitectónico. Es importante resaltar que este movimiento surge también en un periodo en donde la Ilustración forma parte importante de la sociedad y el mismo culmina a mediados del siglo XIX e incluso en algunos países, avanzado el siglo XX. Dentro de las características resaltantes de la arquitectura neoclásica, debemos reseñar que es una propuesta arquitectónica que tiene un objetivo claro, que es sustituir los estilos Barroco y Rococó.

Se fundamenta con arraigo sobre el intelecto y la razón para desplazar la inspiración de lo irreal o imaginativo, cuando observamos  las construcciones realizadas con base en un diseño de arquitectura neoclásica, se reconoce con mucha facilidad lo estético del diseño, lo equilibrado y luminoso, siendo esta  otra de las características resaltantes.

También en la arquitectura neoclásica resaltan los temas asociados a la mitología y a la historia contemporánea. Los temas de inspiración surgen de modelos de la antigüedad, por lo que se imponen diseños solemnes y lo helénico se convierte en una norma en la arquitectura neoclásica. La  pintura y la escultura utilizada en los elementos decorativos, se inspira en las estatuas griegas, lo que le da poca autenticidad.

ARQUITECTURA NEOCLÁSICA

En realidad la arquitectura neoclásica usa y busca parecerse a los conceptos estéticos del arte griego, por considerarlos mejores que los del arte romano, la pintura pasa a un segundo plano. En oportunidades es un estilo criticado porque se considera que hay poca capacidad creativa, ya que hay un dominio de la imitación sobre la invención.

Con respecto a los materiales utilizados en las construcciones con diseño de arquitectura neoclásica, la piedra sigue siendo el material por excelencia, predominando sobre el mármol. Fueron introducidos nuevos materiales como el hierro. En referencia a las estructuras de soporte se continúan empleando los pilares, la pilastra y los muros, pero es la columna la estructura fundamental.

Se vuelve a utilizar el orden dórico de la arquitectura griega. El Orden dórico, es el estilo clásico más sencillo, se caracteriza en que las columnas no tiene basa, presentan estrías longitudinales con aristas vivas. Vista desde el suelo la columna va reduciendo su diámetro *hasta el capitel, formando un perfil conocido con el nombre de éntasis. El capitel es muy sencillo, y sobre las columnas se apoya el entablamento formado por el arquitrabe, el friso y la cornisa.

Dentro de las características que aportan sencillas esta la ausencia de decoración en el arquitrabe, entre otros detalles, únicos del orden.  Generalmente las cubiertas son abovedadas, por lo que podemos reconocer  arcos, bóvedas de cañón y cúpulas, por supuesto inspiradas en el arte romano, en la parte exterior se identifican estructuras adinteladas con entablamentos y frontones triangulares en los que se colocan estatuas.

ARQUITECTURA NEOCLÁSICA

En cuanto a la decoración interna de las edificaciones se pueden encontrar medallones, esfinges, guirnaldas, haciéndola muy clásica. El uso de líneas rectas, el uso de menos decoraciones, el uso del equilibrio, el cuidado en las proporciones, la geometría y lo simétrico, brinda una sobria simplicidad.

Historia de la Arquitectura Neoclásica

El estilo de la arquitectura neoclásica surge por un evidente agotamiento del recargado y decorado estilo Rococó, el mismo inicia a mitad del siglo XVIII, la propuesta artística por supuesto es un movimiento totalmente contrario al Barroco y al Rococó, de su propuesta recargada, surge la de comenzar a realizar propuestas con diseños más armónicos y sencillos.

Para la época se inicia entonces un movimiento totalmente contrario a estos dos tipos de estilos que dominaban la arquitectura de las ciudades europeas y americanas, sin embargo, no nace una nueva propuesta totalmente innovadora, sino que hacen uso de las propuestas del estilo greco, romano y renacentista. Sin embargo, este redescubrimiento de la antigüedad clásica, no surge solo viene promovido por hallazgos arqueológicos realizados en siglo XVIII, en donde resaltan los de la ciudad de Pompeya por ejemplo.

También los ensayos de arte en los que se describe y se habla de la historia del arte y la antigüedad, la estética, entre otros, en donde se realiza énfasis en los superior del arte clásico, todo ello alimentaba en su momento la inspiración de los artistas que buscaban  reemplazar el estilo Rococó y Barroco, recuperando el clasicismo  y la búsqueda de la perfección, una de los objetivos de la arquitectura griega.

ARQUITECTURA NEOCLÁSICA

Los Estados que consideran importante la cultura y la ilustración de las personas, promueven el estudio de las bellas artes, se crean academias para que los que se inician en éste camino, puedan recibir formación, sin embargo, el valor de lo clásico predomina en las instituciones creadas, por lo que se dice que los artistas perdían parte de su individualidad.

Era una sociedad claramente clasista en donde la sociedad burguesa crecía y lograba estatus dentro de la sociedad, marcando una clara oposición hacia las estructuras y formas del antiguo régimen. En función de ello esta clase burguesa se identifica con la nueva propuesta de la arquitectura neoclásica, debido a que los estilos Barroco y Rococó, eran identificados con el antiguo régimen.

Un estilo más simple, austero se hace parte de esa sociedad neoclasicista  que lo identifica como una manera de enfrentar a las clases dominantes, por lo que la nueva propuesta tiene un nicho que la acoge y termina siendo como la bandera de la revolución burguesa, la propaganda para la creación de un nuevo estado.

De esta manera la arquitectura neoclásica toma espacio y se mantienen hasta el siglo XIX, no obstante, para esa fecha no se siente una arquitectura dominante, ya que convive con otros estilos, a partir de los años treinta.  A pesar de ello, se extiende por todo Europa y buena parte de los Estados Unidos, en donde la arquitectura neoclásica es reconocida como parte de la revolución y el arte que mejor representa la época de la independencia.

ARQUITECTURA NEOCLÁSICA

Muchos historiadores hablan de la arquitectura neoclásica como clasicismo romántico, debido a que coincide con el tiempo del romanticismo, se acercan mucho con la propuesta estética y su parecido a las estructuras grecorromanas, de alta expresividad y simplicidad, por ello,  sobre estos fundamentos la llaman de esa manera.

No podemos dejar de señalar los factores que influyeron en que ese movimiento artístico tomará fuerza y realmente se impusiera, desplazando a los estilos rebuscados y cargados como el Rococó. Estos fueron sin duda el contexto político, social y económico que imperaba en la época, en donde tenemos que resaltar la revolución industrial, la evidente crisis del Antiguo Régimen, el espacio ganado en la sociedad por la Ilustración, el enciclopedismo y por supuesto la creación de las Academias, entre otras.

Con la llegada de la revolución industrial el estilo de vida de las personas cambio, ya no era una ritmo de vida tranquilo o relajado, todo lo contrario se aceleró. Con ella llegó el descubrimiento tecnológico, nuevos materiales y más. Todo ellos alimentaba la propuesta el enciclopedismo ya que recalcaba el romanticismo de la antigua Grecia.

La ignorancia es reconocida como la razón principal por la cual el hombre no podía ser realmente feliz y es por ello que surge la necesidad de ilustrar a las personas, ha principios de siglo y en concordancia con lo que se dice ya había surgido la frase maravillosa de Simón Bolívar “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”, reconociendo la necesidad de acabar con la irracionalidad e ignorancia, como primer obstáculo para el desarrollo de la sociedad.

Con referencia a la arquitectura la educación hacia uso de las fuentes antiguas, fundamentada en el uso de los repertorios formales de la arquitectura griega y romana. En la búsqueda de darle un carácter más científico a las artes, los artistas se hicieron más técnicos, pero menos inventores y creadores. Esto  llevó a considerar el arte clásico como un arte de progreso ya que estaba liberado de adornos y buscaba la perfección, sin depender de la subjetividad y gusto del artista. Por lo tanto, la academia promovió el neoclasicismo.

Arquitectura Neoclásica en Europa

Como hemos podido identificar la arquitectura neoclásica vienen siendo como una propuesta que surge  de la arquitectura clásica. Las academias fundamentaron la educación y formalización de lo técnico sobre la arquitectura antigua, en la cual existían tratados como el propuesto por Marco Vitruvio Polió, un arquitecto romano, creador de la teoría de los tres órdenes de la arquitectura griega, el orden dórico, el orden jónico y el orden corintio.

Este se convirtió en una referencia de todo el movimiento artístico, en donde se fundaron las propuestas para renovar las formas antiguas, desde la segunda mitad del siglo XVIII.  En sus inicios sobre todo en Francia, la arquitectura neoclásica recurrió a las formas griegas más que a las italianas, la búsqueda de los sencillo, de  lo perfecto, de lo puro, era el objetivo y estas eran reconocidas en el arte romano, a las antiguas artes griegos y también un poco la clasicismo renacentista del siglo XVI.

La arquitectura neoclásica en Europa, como hemos indicado con anterioridad, es un movimiento que surge para desplazar el estilo Barroco y Rococó, son diferentes manifestaciones, cuando realizas un análisis integral y das una visión internacional, por lo que se puede reconocer que el mismo va desde Rusia y llega a América del Norte.

En el desarrollo de esta manifestación artística se pueden identificar varias corrientes, como por ejemplo el palladianismo, un estilo arquitectónico que surge de la inspiración del arquitecto italiano Andrea Palladio, podemos reconocerlo como el más antiguo dentro de los cambios hacia el neoclásico, este estilo que se reconoce originario de Véneto y se expandió hacia toda Europa y otras partes del mundo, se desarrolla en las campiñas de Gran Bretaña,  se aplica en edificios aislados, rurales y de forma compacta.

Este estilo combinó libremente elementos del clásico, pero también daba respuesta a las necesidades funcionales de cada edificio. Compartía esa búsqueda de proporciones armónicas del estilo renacentista y sus fachadas se caracterizaban por la elegancia, lo sencillo y la serenidad de la composición arquitectónica.

Luego el estilo neogriego cuyo exponente principal en Francia fue Ange-Jacques Gabriel, arquitecto de la realeza.  El estilo neoclásico en la arquitectura, será todo un éxito en la primera mitad del siglo XIX, el cual era utilizado para los edificios públicos, como bibliotecas, también para los teatros, parques y más.

Muchos de los arquitectos neoclásicos de principios del siglo XIX, tuvieron una clara influencia de los mejores, como  Étienne-Louis Boullée un visionario de la arquitectura y Claude Nicolas Ledoux uno de los grande del neoclásico, ambos grandes arquitectos y dibujantes.  Estos dos arquitectos tienen importantes aportes a la arquitectura neoclásica europea, en donde podemos resaltar el concepto del carácter arquitectónico, en el que un edificio debe comunicar su función con solo verlo.

Francia

La arquitectura neoclásica tiene su epicentro en Francia y se hace presente desde  la década de los años 80. Muchos de los edificios que se encuentran en las zonas urbanas, muestran los elementos arquitectónicos clásicos y renacentistas.

Desde el siglo XIX y con la llegada al poder de Napoleón, este se hizo más presente, debido a que los artistas que respondían las solicitudes del imperio napoleónico, utilizaban como base en sus diseños el estilo de los grandes templos griegos.

Esta es la manera en como la arquitectura comienza en Francia ha expresar a través de sus edificaciones, la construcción de un imperio universal en Francia. En la medida que el imperio obtenía victorias y ganaba terreno en Europa, este tipo de arquitectura neoclásica se expandía por toda la región.

Dentro de las arquitecturas neoclásica, ampliamente reconocidas con estilo imperio, se encuentra la Iglesia de la Magdalena, cuyo diseño pertenece a Pierre Vignon, es una de las más distintivas. Dentro de las características que podemos resaltar es que el templo se erige sobre un pódium clásico romano, el acceso al interior es a través de una amplia escalinata, se trata de un templo de estilo grecorromano octástilo, períptero y corintio.

Los ampliamente conocido arcos de triunfo y columnas conmemorativas son otras de las expresiones de la arquitectura neoclásica en Francia.  El Arco del Triunfo de la Estrella de París es el arco más grande construido de un solo vano. Con solo verlo se puede reconocer que el mismo fue construido para dar respuesta a la solicitud de Napoleón, para crear la entrada a la capital de Europa en París.

Los monumentos en honor a la Armada, que se identifican en la Plaza Vendome de la misma ciudad, así como la columna con bajo relieve helicoidal en la que se encuentra la estatua de Napoleón. También la iglesia de Sainte-Geneviève en París de Soufflot, tiene un pórtico hexástilo, son solo algunas de las construcciones en las que se reconoce el estilo de la arquitectura neoclásica.

Alemania

Alemania es otro de los países europeos que se une a la arquitectura neoclásica y en varias parte se evidencian las construcciones que permiten identificar el estilo, una de ellas es la famosa Puerta de Brandeburgo, en esta hermosa muestra del arte neoclásico se puede identificar la columna que respeta el orden dórico y los entendidos en la materia, aseguran que se puede reconocer en la misma una mezcla de la puerta de los Propileos perteneciente a la acrópolis ateniense y un arco de triunfo romano.

Los edificios como la Gliptoteca de Munich  se puede identificar un pórtico octástilo, en el mismo no se encuentran vanos, pero si está adornado con estatuas dentro de nichos. Esta hermosa propuesta del diseño de arquitectura neoclásica fue elaborada por Von Klenze un destacado arquitecto de la corte de Baviera. También Leo von Klenze realizó la propuesta de diseño de El Walhalla, el cual es un monumental templo de arquitectura neoclásica, se encuentra ubicado a orillas del río Danubio, en el estado de Baviera.

Al verlo reconocerán en él al Partenón de Atenas, con sus más de 50 columnas y en su interior, como solían ser los templos, se encuentran las esculturas, en este caso y a diferencia de los templos de la antigua Grecia, en ellos se colocaba una estatua gigante de la diosa o del dios, mientras que en el Walhalla, se encuentran los bustos de todos los ilustres de hace 2000 mil años de historia.

Gran Bretaña

Gran Bretaña, especialmente Inglaterra fue una gran receptora de la propuesta arquitectónica de  Andrea Palladio, un arquitecto italiano. El estilo arquitectónico de Palladio fue ampliamente reconocido debido a la difusión de Inigo Jones, quien fue uno de los primeros arquitectos británicos, en utilizar en sus diseños las reglas de proporción y simetría vitruvianas.

A raíz de él la arquitectura palladiana dominó la arquitectura inglesa. Posteriormente vino el trabajo de Robert Adam a finales del siglo XVIII, en donde sus diseños muestran una mezcla entre Neoclasicismo pintoresco y un neogótico.​

Gran Bretaña promocionó y respaldó durante el siglo XVIII la arquitectura neoclásica, muchas residencias fueron construidas con el estilo italiano. De un trabajo conjunto entre dos arquitectos muy reconocidos surge el diseño que muestra la sala de entrada del Holkham Hall, reconocida como una de los diseños más  impactantes de la época.

Surge de un compendió de modelos y detalles que fueron tomados de iglesias venecianas, reconstrucciones de hallazgos arqueológicos de la antigua Roma.  No se puede dejar de reseñar el templo en el parque de Hagley Hall, debido a que este es el primer diseño neogriego dórico en toda Europa, el mismo fue diseñado por James Stuart un arquitecto y arqueólogo conocido por haber vuelto a descubrir el gusto griego.

Con respecto a la planificación urbanística, se produjeron enormes propuestas, en donde se hacían propuestas inspiradas en el Foro Romano, la influencia del estilo se evidencia en la ciudad balneario de Bath. Esta obra fue iniciada por John Wood y concluida por su hijo. Esta obra particularmente marcó un antes y un después en los proyectos urbanos de Inglaterra.

Surge luego una tendencia a producir diseños inspirados en edificios en ruinas, en donde se reconoce el primer proyecto inglés completamente neoclásico, el mausoleo del Príncipe de Gales , el cual se diluye un poco cuando se presenta la forma que tendría cuando quedase en ruinas, ya que muestra un concepto romántico.

Existían claras rivalidades entre los artistas de la época, una de estos casos conocidos era la rivalidad entre James Wyatt y James Adam, quien se hizo muy reconocido por el diseño del  Panteón de Oxford Street, este edificio fue una versión neoclásica de la iglesia Santa Sofía ubicada en Estambul.

También diseñó en estilo de arquitectura neoclásica hermosas casas de campo como por ejemplo Dodington, en Gloucestershire, en la misma se pueden reconocer con facilidad detalles de la arquitectura griega y romana.  Otras de las obras reconocibles por su importancia es el Museo Británico en Londres es un edificio verdaderamente monumental, muestra una elegante columnata jónica.

Italia

La arquitectura neoclásica en Italia se desarrolló a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, sin embargo, el desarrollo de este tipo de arquitectura, estuvo dirigido por los permanentes enfrentamientos que se producían en los diferentes estados del país, que además eran dominados por fuerzas extranjeras, esa era la condición política en la que se desarrollaba la arquitectura neoclásica del momento.

Esta situación determinó la manera en cómo podemos reconocer en Italia, la distribución de este estilo y la razón por la que no se encuentra en todo el territorio. Adicionalmente a la ausencia de la unificación política cultural, también influyó los niveles de pobreza de la época, por lo que no encontraremos en Italia, el auge que podemos ver de la arquitectura neoclásica en otros países europeos.

A principio de siglo, se identifica un desarrollo más bien tardío del estilo Barroco, el cual podemos ver en la Fontana di Tevi, La Piazza di Spagna, entre otras construcciones y se extendió de manera tímida a Nápoles, sin embargo, se puede identificar la llegada del neoclásico en la parte interior del Palacio Real de Caserta, esta primera señal del paso hacia la arquitectura neoclásica, la realiza Ferdinando Fuga y Luigi Vanvitelli, no obstante, es la intervención de artistas franceses, quienes impulsan el estilo neoclásico en Italia.

Una de las primeras representaciones de la arquitectura neoclásica es la fachada del Teatro de San Carlos. Existía desde su inicio hasta avanzado el siglo XIX una preferencia en los diseños donde dominaban los modelos de la Roma clásica sobre los modelos de la Grecia clásica. Es por ello, que podemos encontrar edificios con estructuras muy semejantes al Panteón de Agripa, como es la iglesia de la Gran Madre di Dio en Turín.

En las edificaciones religiosas se pueden reconocer la similitud del estilo y también, podemos encontrar un antes y un después del hallazgo arqueológico de Pompeya y Herculano, que comenzó a dirigir los estilos hacia ese tipo de modelo arquitectónico.

Podemos resaltar varias de las construcciones en las que se evidencia el estilo neoclásico, entre las que se encuentran el Teatro Carlo Felice, el Caffè Pedrocchi, la piazza del Popolo en Roma, entre otros.Todas las obras son dignas de mencionar los teatros de Milán, la iglesia y parques de Palermo, la Basílica de San Gaudencio en Turín, en donde resaltan los nombres de Luigo Cagnola y Alessandro Antonelli.

Debido al auge de la arquitectura neoclásica en otros países y lo disperso de como se desarrollo en Italia, influyó en el interés de los estudiosos, no obstante, con estudios que se han realizado en los últimos años, se ha logrado identificar en las construcciones, interesantes similitudes, que las hacen reconocer como neoclásico italiano, pero también diferencias que permiten reconocer el arte por regiones, es muy interesante las peculiaridades y características distintivas.

España

En España la entrada de la arquitectura neoclásica, tuvo una fuerte oposición por la obligada permanencia del estilo Barroco, a pesar de haber intentado de manera más temprana desplazar a los estilos Barroco y Rococó, no fue hasta mediados del siglo XVIII, que logró imponerse.

Una de las primeras muestras del estilo se pueden observar en la fachada de la Catedral de Pamplona, aún cuando se pueden identificar algunas muestras del Barroco, es claramente una edificación que muestra la transición desde el Barroco y la entrada del neoclasicismo a España.

Que podemos decir de la Puerta de Alcalá diseñada por el increíble Sabatini, una obra que a diferencia del arco del triunfo de París que muestra un solo vano, esta obra arquitectónica muestra cinco vanos, en donde los tres vanos centrales se cierran con arco y los vanos laterales son adintelados. Se pueden reconocer en esta obra arquitectónica diez columnas jónicas, mientras en la cara interior tiene pilastras, excepto en el arco central.

Esta era la puerta de entrada a Madrid y se construyó para conmemorar la entrada de Carlos III, el monarca ilustrado. Es otra de las muestras de esa época de transición entre un estilo Barroco que comienza hacer sustituido por el estilo de la arquitectura neoclásica.

Uno de los arquitectos con mayor reconocimiento de la época es Villanueva, este artista se formó académicamente en la escuela de Bellas Artes de San Fernando, luego de concluida su formación la cual complemento con estudios en la ciudad de Roma, fue llamado para que asumiera la responsabilidad de ser el arquitecto del monasterio de El Escorial.

Diseña las casas de los hijos de Carlos III, la Casita de Carlos IV en el Pardo. Diseño el Palacio de la Ciencias, lo que conocemos hoy en día como el Museo del Prado y su increíble Observatorio.  Cuando observamos con detalle el famoso Museo del Prado, podemos reconocer, el pórtico hexástico, las galerías jónicas, la cúpula sostenida por las columnas jónicas en su interior, por nombrar las más evidentes características de la arquitectura neoclásica.

Arquitectura neoclásica en América

Como hemos podido observar a lo largo del artículo, la arquitectura neoclásica está completamente relacionada con los cambios políticos y movimiento ideológicos, que impulsaron la diferentes independencias de varios países que estaban colonizados por fuerzas extranjeras, especialmente las colonias españolas.

Este movimiento artístico que se fundamenta en el desarrollo de la academia, de la ilustración y de la enciclopedismo, tienen su base en grandes hombres de ciencia entre los que podemos resaltar a Diderot, Voltaire y muchos otros. Debido a ello  es que al movimiento del Neoclasicismo también se le llamó iluminismo y enciclopedismo.

Cuando surge la Revolución Industrial y Francia se convierte en el centro de los cambios intelectuales e ideológicos, España se encuentra en franco deterioro político y se niega a aceptar los cambios que se producían en la época. Ya para la última mitad del siglo XVIII, las colonias de Norteamérica alcanzan su independencia, se lleva a cabo la Revolución Francesa, España es invadida por Napoleón quien coloca a su hermano José Bonaparte en el trono, se produce toda una respuesta para lograr de nuevo su independencia.

Pero la consecuencia económica no se hace esperar, por lo que  España sufre una crisis económica y política. Pero no es una crisis solo de España, a principios del siglo XIX, un mundo convulsionado, comienza a buscar estrategias de libre comercio, que intentan acabar con los grandes monopolios del mundo, la trata de esclavos, eliminación de impuestos a razas como los mestizos e indios, en fin es un clamor generalizado, un grito de libertad.

Este era el panorama en donde se desarrollaba el Neoclasicismo, los ingleses perdían poder en España y España perdía poder en América, durante el primer medio del siglo XIX, ganando la independencia muchos de los países latinoamericanos. Con la independencia de los países comienza la necesidad de borrar los rastros de esa cultura colonizadora y es la arquitectura neoclásica, la propuesta que se encontraba disponible.

Empieza entonces a parecer en América avenidas arboladas como las de París, uno de los primeros en mostrar este tipo de cambios fue México, con su famoso Paseo de la Reforma. Crear nuevas construcciones usando la arquitectura neoclásica era una manera de distanciarse de los años de haber sido colonizados por España, de esta manera las ciudades empezaron a cambiar su imagen con nuevos edificios al estilo neoclásico.

Es por ello, que podemos reconocer en las ciudades del continente, edificaciones públicas con grandes columnas,  triángulos y domos. Adicionalmente a lo estético y a lo visual, existe el enlace con la ideología romana y greca, por lo que se fortalece la democracia, la unidad y el sentimiento patriótico, en los países que nacen independientes y soberanos. Los arquitectos europeos inundan las ciudades americanas, dejando fluir su imaginación y llenando a América de sus hermosos y monumentales diseños.

Iberoamérica

Por supuesto que Iberoamérica no escapa de los cambios ideológicos, los países que conforman esta región son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, y también son reconocidos los países ibéricos de España y Portugal.

A estos imperios americanos de España y Portugal, también llegó el estilo de arquitectura neoclásica, los diseños eran creados en Europa o de manera local pero por arquitectos europeos o arquitectos locales que habían tenido la oportunidad de formarse en las academias.

Como podemos reconocer existe un lenguaje arquitectónico local, que había asumido como suyo los elementos europeos y precolombinos en donde predominaban como hemos señalado el Barroco y el Rococó. La sociedad de los países soberanos e independizados, aceleran el cambio de los modelos culturales europeos, para instaurar un nuevo estilo arquitectónico que reemplace la tradición colonial.

Era necesario borrar de las ciudades esa época de subordinación, eran tiempos de renovación. ​Con la independencia de Hispanoamérica, se desarrollaron programas constructivos para las nuevas repúblicas y podemos resaltar que de los primeros países independizados se encuentra Venezuela, país natal del Libertador de América Simón Bolívar, quien logro la independencia no solo de su país, sino también de Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador y Panamá.

Podemos resaltar que en Colombia se construyó el Capitolio Nacional de Colombia, La Catedral Primada de Colombia ambas en Bogotá. En Perú la Catedral de Arequipa, Argentina también en la búsqueda de liberarse del pasado colonial, usa la arquitectura como herramienta que busca imponer la presencia del Estado pero inspirando respeto. A pesar del objetivo, no se logra una arquitectura propia argentina, sino que se asume la influencia del clasicismo francés que dura hasta el siglo XX.

En Venezuela podemos resaltar la construcción de edificios religiosos en los que reconocemos  la arquitectura neoclásica entre los que podemos reseñar, la  Basílica de Santa Teresa es uno de los templos católicos más importantes de la ciudad capital, Caracas. También el hermoso Palacio Federal Legislativo,  conocido como el Capitolio, es un edificio destinado al Poder Legislativo del estado venezolano.

Pero no solo el ámbito, religioso y político fue cambiado,  también en lo cultural  se hizo presente el neoclasicismo, es así que podemos señalar el Museo de Bellas Artes, en el cual el arquitecto Villanueva quien logra articular los diferentes espacios, en donde se establece una perfecta interrelación entre las salas de exhibición y el patio central, distribuyendo corredores que permiten la facilidad del recorrido, así como el descanso de los visitantes.

Estados Unidos

Con respecto a los Estados Unidos, el estilo de arquitectura neoclásica inicia desde la primera mitad del siglo XIX y se mantienen durante una buena parte del siglo XX. Cuando los Estados Unidos se independiza de la tutela británica, se siente el centro de la democracia del continente.

Por ello, comienza a crear nuevas instituciones públicas en donde se refleje la solemnidad, es por ello que los diseños implementados de la arquitectura neoclásica en los Estados Unidos, tienen una tendencia claramente ateniense.

Thomas Jefferson quien fue presidente de los Estados Unidos, pero además era arquitecto, se sintió atraído por el estilo  de Palladio, con una mezcla de lo antiguo, que plasmo en algunos edificios públicos y privados, donde podemos resaltar la biblioteca universitaria de la Universidad de Virginia, también el Capitolio de Richmond en la misma ciudad de Virginia, en el que resaltan las columnas de orden jónico.

Dentro de la organización urbanista del país, se debe reseñar a Washington D.C, en donde se encuentran una serie de edificaciones importantes, que son de diseño neoclásico, en el que podemos iniciar nombrando a la Casa Blanca, El Capitolio, el Monumento en honor George Washington, el Monumento a Lincoln y por supuesto el de Jefferson, con el que podemos decir, que se cierra el ciclo de la arquitectura neoclásica en los Estados Unidos.

Si este artículo ha sido de su agrado, le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 42 times, 1 visits today)