El estilo Bauhaus, su escuela y su característica simplicidad

El estilo Bauhaus es la corriente artística de arquitectura, diseño y artesanía que generó nuevas pautas en el diseño arquitectónico, gráfico e industrial y reformó la conciencia en las artes tras la Primera Guerra Mundial. Descubre en este post cómo fue este estilo, su historia y características arquitectónica, sus exponentes más importantes y otros detalles interesantes.

Bauhaus

¿Qué es el estilo Bauhaus?

El estilo Bauhaus es el movimiento artístico que combinó las características estéticas de las bellas artes con la artesanía, creando nuevas formas de creación para la arquitectura y el diseño en la sociedad que surgió luego de la guerra, cuya influencia aún perdura en el arte moderno y contemporáneo.

El término Bauhaus se deriva de los vocablos alemanes Bau, que significa “construcción” y Haus, que traduce “casa”, originando el concepto de “Casa de Construcción”, que se instauró como una escuela de la cual surgió el estilo Bauhaus.

Este estilo Bauhaus fue desarrollado por el arquitecto Walter Gropius, el cual era impartido en su Escuela Bauhaus mediante propuestas y objetivos que llevaron a la reforma de las enseñanzas artísticas en busca de la transformación de la sociedad burguesa de la época.

Bauhaus

Es un estilo concebido en los años de posguerra en una Alemania convulsionada por la confrontación bélica que había dejado al país inmerso en una profunda crisis política, social y económica, lo que ameritó efectuar un cambio desde la emocionalidad expresionista hacia una sociedad más racional, funcional y más objetiva.

Esta tendencia artística influyó, en gran medida, en la arquitectura, el diseño industrial y el gráfico. En La Arquitectura gótica podemos encontrar mayor información acerca de nociones básicas de arquitectura.

Asimismo, el Bauhaus tenía como objetivo de estilo el que se pudiera aplicar en diversos ámbitos como ingeniería, las artes y en el diseño de muebles y objetos, que fueran útiles y económicos.

Como un reconocimiento a la originalidad de este estilo, las obras del estilo Bauhaus que surgieron en Dessau o Weimar fueron declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Bauhaus

La escuela de la Bauhaus

La escuela de la Bauhaus tenía como planteamiento fundamental el instaurar la nueva forma de enseñanza de las artes que surgió tras la finalización del conflicto de la Primera Guerra Mundial, enseñanza que procuraba la funcionalidad antes que la estética.

Se presentaron conceptos que congeniaron con los conocidos Bauhütte, talleres que se realizaban en las catedrales medievales, en los que no había distinción explícita entre arte y oficio. En Arquitectura en la antigua Roma podemos conocer sobre otros conceptos arquitectónicos.

Walter Gropius, antes de crear esta escuela en la que implementaría su concepción de fusión de diseño, arte y arquitectura, formaba parte de un movimiento de renovación estética Deutscher Werkbund, en el que ya comenzó a sentir la inquietud por unir arte y diseño industrial.

Bauhaus

En la Bauhaus se procuró dar supremacía a la arquitectura frente todas las artes, pues éstas se complementarían con los lineamientos que del diseño arquitectónico se derivarían, para lo cual se había implantado como uno de sus principios básicos: “La forma sigue a la función”.

La intención era brindar a la sociedad alemana de ese entonces el sitio apropiado para el desarrollo de las bellas artes, que le permitiera establecer esa fusión funcional con la industria que redundaría en beneficios tangibles.

El enfoque se centró, en sus inicios, en oficializar la primera academia de diseño, que siguiera la tendencia revolucionaria que se estaba gestando en Europa en el plano artístico.

Bauhaus

De manera tal que se concibió a la Bauhaus en el entorno adecuado para materializar la reforma pedagógica en las artes y alcanzar la síntesis máxima de una nueva formación artístico-intelectual y práctico-artesanal.

Con esta reforma se estimularía la cooperación práctica entre arte e industria y también arte y configuración social de la vida, lo que condujo a que la Bauhaus se constituyera, por esta reforma, en la escuela de arte más famosa de la historia alemana, a pesar de su corta existencia y cuyo concepto acaba de cumplir recientemente su centenario.

 

Historia de la escuela de la Bauhaus

La Bauhaus fue fundada como escuela de diseño por Walter Gropius en la ciudad de Weimar, Alemania, en el 1919 y se desarrolló a lo largo de la época de posguerra hasta el año 1933, implantando nuevos métodos de formación artística.

Sus planteamientos se enfocaron en la innovación de la enseñanza artística de las artes y la arquitectura, e igualmente en el diseño de publicaciones y artes visuales de esos años.

Bauhaus

Luego de los traumas de la guerra, Gropius buscaba, a partir del aprendizaje de esos años de oscurantismo, que, en principio, la arquitectura estuviera al servicio de la sociedad y, por ende, cambiar su modo de producción para favorecer su cohesión con la comunidad y evitar su desintegración social, que fue lo ocurrido en la guerra que acababa de terminar. Según él, la estética podría en gran medida contribuir a alcanzar dicho cometido.

En virtud de ello, Gropius y un grupo de colegas artistas que compartían su visión, concibieron la idea de la escuela que impulso el estilo Bauhaus.

Se conformó un plantel académico de calificados artistas y maestros artesanos, acordes con la dualidad que ameritaba la nueva formación en las áreas que mayormente se trabajarían, como fueron la arquitectura, la escultura, la danza y la pintura.

Entre los artistas convocados para ejecutar estas disciplinas estaban Josef Albers, Lyonel Feininger, Lászlo Moholy-Nagy, Gerhard Marks, Wassily Kandinsky, Oscar Schlemmer, Joannes Itten y Paul Klee.

Bauhaus

Fueron pintores y escultores que dieron grandes aportes a Gropius y a su escuela, sobre todo en la tarea de conseguir una reestructuración de los oficios artesanales y de la producción industrial en serie.

Se enfocaron en la necesidad de que había que reformar la enseñanza artística para así cambiar su carácter burgués elitista, que tendía a desdeñar las manifestaciones de corte artesanal.

Asimismo, trabajaron en pos de una armonización y fusión del arte y la técnica en una sola disciplina. En ese trajinar, la escuela `pasó por tres épocas que marcaron su existencia, en la cual siempre mostró su afinidad con el pensamiento socialista, lo que con el tiempo la llevaría a enfrentarse al nazismo.

Bauhaus

Primera época del estilo Bauhaus

En esta primera época que se desarrolló en Weimar de 1919 a 1923, se manejaba una tendencia idealista y de corte romanticismo, estando encabezada la escuela por Gropius, quien ese momento dio a conocer los objetivos de la Bauhaus en su conocido manifiesto:

“La recuperación de los métodos artesanales en la actividad constructiva, elevar la potencia artesana al mismo nivel que las Bellas Artes e intentar comercializar los productos que, integrados en la producción industrial, se convertirían en objetos de consumo asequibles para el gran público“.

Bauhaus

Se planteaba como una meta independizarse del Estado que hasta ese momento los subsidiaba, estableciendo, para ello, la venta de los productos elaborados en la escuela, la cual se había instaurado a partir de la unificación que hizo Gropius de la Escuela de Bellas Artes con la Escuela de Artes Aplicadas o Escuela de Artes y Oficios, dando origen así a la primera escuela de diseño del mundo.

Este hecho fue anunciado en Der Austausch, boletín estudiantil, en el año 1919, en el que se presentó el manifiesto fundacional de la escuela y hacia una convocatoria a los interesados a participar.

Bauhaus

Para ingresar a la escuela se diseñó un curso preliminar, preparado por Johannes Itten, que todo aspirante debía aprobar para que se liberara de viejos paradigmas, despertar sus dotes personales y orientarse intelectualmente en la nueva formación.

En esos primeros años, los estudiantes mostraron su disposición a llevar a cabo todo tipo de trabajos, lo que redundó en su formación integral, ya que al egresar el estudiante contaría con los conocimientos básicos para dibujar, modelar, fotografiar o diseñar muebles. Algunos de estos primeros estudiantes fueron los exitosos Marcel Lajos Breuer y Joost Schmidt.

Se implementaron espacios para realizar las clases y talleres de metalurgia, ebanistería, vidriería, diseño, teatro, cerámica, tejido, encuadernación, entre otros. No se incluyeron, sin embargo, áreas para la escultura ni la pintura de la forma convencional.

Uno de los talleres que más repercusión tuvo fue el taller de teatro, dirigido por Oskar Schlemmer, por su impacto directo en la sociedad, ya que a través de él se ofrecían diversos medios de expresión mediante los cuales se llegaba directamente a las personas. Los mismos estudiantes participaban en la preparación de los talleres en lo relacionado al montaje de escenario, vestuarios, decorados, etc.

De esas experiencias se consolidaron las obras famosas de Schlemmer, como el Ballet Triádico, que se estrenó en el teatro de Stuttgart.

En el año 1920 se incorporó al plantel académico Paul Klee, el célebre pintor surrealista y expresionista alemán nacido en Suiza, quien fue una persona muy bien preparada y siempre se mostró interesado en los problemas teóricos del arte. Dictó clases de composición en el taller de tejidos.

Se sustentaba en las formas elementales de las cuales, se derivaban las demás, pues, de acuerdo con él, la misión del arte era descubrir esas nuevas formas y hacerlas accesibles a todos. Klee escribía de manera tan meticulosa sus clases en unos cuadernos de anotación, que fueron posteriormente publicados tal cual en forma de libro.

Bauhaus

Luego, en 1922, entró también al proyecto Wassily Kandinsky, quien había fundado varias escuelas de arte en la Unión Soviética y participó en las reformas educativas que se dieron en la época de la revolución rusa.

Mantenía intercambio escrito constante con Gropius, sobre sus experiencias y logros artísticos, pero con el tiempo se tuvo que trasladar a la Bauhaus por los problemas que comenzó a tener la revolución rusa debido a pugnas ideológicas.

Ya Kandinsky había ganado prestigio por sus primeras obras abstractas en 1910 y por su trabajo “De lo espiritual en el arte” aparecido en 1911.

Participó en el taller de pintura mural, en sustitución de Schlemmer, y dictó clases en el curso de diseño básico con Klee. Fue una personalidad fundamental en la creación de un arte más intelectual y analítico gracias a su mente teórica, aplicando su técnica de utilizar el alma del objeto para esculpirla en la tela con rasgos abstractos.

En ese entonces, se comenzó a sopesar la necesidad de cambiar de sede debido a la gran depresión surgida, lo cual marcó el fin de esta primera etapa, que sirvió como una fase de experimentación en el diseño, en cuanto su enseñanza, formas y productos.

Segunda época del estilo Bauhaus

La segunda época transcurrió entre 1923 y 1925 y estuvo marcada por el manejo de conceptos mucho más racionalistas, estando conducida por el arquitecto y urbanista suizo Hans Emil Meyer, llamado Hannes Meyer.

Fue en el año 1925 que la escuela se instaló formalmente en la nueva sede en Dessau, teniendo que abandonar Weimar a causa de los ataques de la ascendente ultra derecha nazi.

En 1923 el pintor y arquitecto neerlandésTheo van Doesburg, quien había desarrollado en su país el neoplasticismo, trabajó para la Bauhaus y creó la revista y el movimiento De Stijl, que tuvieron gran influencia de manera contundente en los estudiantes y en el mismo Gropius, lo que propició un cambio de rumbo de la misma.

Bauhaus

Desde ese momento, se optó por la tendencia de la Nueva Objetividad, que era un estilo expresionista más mucho más sobrio que estaba surgiendo en Alemania, para sustituir el estilo expresionista simple que se tenía en la escuela.

Al poco tiempo entró también a la Bauhaus el eminente fotógrafo y pintor húngaro László Moholy-Nagy, quien se vinculaba en gran medida con van Doesburg, lo que implicó el introducir en la escuela, producto de esta relación, las ideas del constructivismo ruso propuestas por los rusos Lázar Márkovich Lissitzky, conocido como El Lissitzky, diseñador, fotógrafo, arquitecto y figura importante de la vanguardia, y Vladimir Tatlin, pintor y escultor, considerado como iniciador del constructivismo.

Estos exponentes abogaban por un arte comunal, sustentado en la idea, no en la inspiración.

Bauhaus

En esta segunda época, aparecieron los escritos técnicos más relevantes de la Bauhaus en el área de la pintura, que había sido acogida y destacada como área primordial.

Entre ellos se debe destacar los trabajos de Klee “Vías del estudio de la naturaleza” en 1923 y “Cuaderno de bocetos pedagógicos” en 1925, así como su conferencia “El arte moderno” que presentó en la Asociación del Arte de Jena.

Asimismo, se debe mencionar la publicación de Kandinsky “Punto y línea sobre el plano” en 1926 como el Nª 9 de la serie de la Bauhaus, así como las grandes obras pictóricas que se dieron a conocer para ese momento.

Bauhaus

Tercera época del estilo Bauhaus

Esta época transcurrió entre 1925 y 1929, tiempo en el cual la escuela experimentó mayor equilibrio en sus fundamentos, alcanzó su mayor reconocimiento y acabaría por cimentar su propuesta artística.

En 1928 László Moholy-Nagy se retiró de la escuela, luego de haber cumplido un ciclo de cinco años dedicados a la docencia Bauhaus, pero quien se vio forzado a dimitir por la creciente presión del grupo de docentes y alumnos de tendencia comunista.

Dos años más tarde se designó a Ludwig Mies van der Rohe, arquitecto y diseñador industrial germano-estadounidense, para que condujera los destinos de la escuela en tan convulsionado momento. Para esa fecha se implantó un completo cambio de la orientación del programa de enseñanza de la escuela.

Bauhaus

La situación política y perturbaciones sociales motivo a que en 1932 se mudara nuevamente la sede de las operaciones académicas de la Bauhaus a Berlín, empleando para ello fondos obtenidos de la ilegalidad de algunos contratos.

Se instaló la escuela en un antiguo edificio de telefonía, en donde se mantendría solo hasta abril de ese mismo año, ya que para ese entonces comenzaron a surgir avisos oficiales en contra de la escuela, a pesar de las argumentaciones y razonamientos de Van der Rohe, quien quiso hacer valer su historial como patriota y veterano de guerra, para defender la institución aseverando que su trabajo no tenía implicaciones políticas.

 

Sin embargo, en 1933 la escuela fue definitivamente disuelta con una acción de la Gestapo, en virtud de que las autoridades prusianas, lideradas por el partido nazi, habían ordenado el cierre de la escuela, pues pensaban que era un sitio de fomento de ideas comunistas.

La Escuela de la Bauhaus experimentó un renacimiento del diseño propuesto en los años 60 en Alemania, cuando surgió un redescubrimiento de esta tendencia minimalista.

Estilo Bauhaus en la arquitectura

El estilo Bauhaus en el área de la arquitectura estuvo caracterizado principalmente por el minimalismo, en el que se destaca la ausencia de ornamentación y de detalles artísticos, optando por la simplicidad en sus líneas.

Fue un estilo que tuvo gran impacto en el arte y la arquitectura de Europa Occidental, que se basó en la fusión de formas simétricas de origen grecolatino y aspectos renacentistas clásicos. Recibió también influencia de movimientos como el constructivismo ruso, el suprematismo y el neoplasticismo.

Uno de los propulsores de la arquitectura dentro de la Bauhaus fue Mark Lawliette, quien con su movimiento cambió la apreciación del diseño arquitectónico.

Bauhaus

Se caracterizaba por destacar la funcionalidad normal de la edificación, en la que resaltan las líneas limpias, sin adornos, ni detalles artísticos, adaptada a la realidad circundante, acorde con el nuevo mundo de máquinas, automóviles y artefactos eléctricos.

La ausencia de ornamentación en las fachadas mostraban una apariencia limpia, lisa, en las que predominaban los grandes ventanales para aprovechar una mayor entrada de la luz. Ofrecían una sensación de armonía entre la función y los medios artísticos y las técnicas de elaboración.

Además, se puede apreciar una tendencia asimétrica y cubista en los edificios, donde hay una preferencia por lo orgánico implementado de manera minimalista, siguiendo el principio de que la naturaleza es la que define el objeto.

 

En este diseño Bauhaus se aplicaba como regla la ecuación:

Simplicidad de formas + geometrización+ volúmenes puros + muros cortina de cristal + tejados planos.

Del año 1925 perduran estas edificaciones rectangulares a base de hormigón y cristal, con espacios totalmente funcionales según el uso que se daría a la construcción y el lugar en el que se ubicaría. La inspiración cubista no solo estaba presente en los edificios sino también en su mobiliario e incluso en otros objetos de uso cotidiano como bicicletas.

Bauhaus

Estas pautas arquitectónicas repercutieron en la arquitectura moderna, lo que creó una nueva estética, sentando las bases, normativas y patrones de lo que hoy se conoce como diseño industrial y gráfico, áreas que, se podría decir, antes de la Bauhaus no estaban debidamente delimitadas ni definidas.

Los aspectos estéticos a obtener eran la estética, funcionalidad y accesibilidad y así ha quedado como legado de la Escuela de la Bauhaus en las instituciones educativas de diseño de hoy en día alrededor del mundo, manteniendo su cercanía a lo funcional.

El edificio de la Bauhaus de Dessau es el más emblemático de los diseñados por esta escuela, siguiendo los lineamientos establecidos como los son la simplicidad en sus líneas, la inexistencia de adornos y espacios diseñados según la función para la que fueron concebidos.

Además su configuración se adapta a las condiciones de la zona donde se ubica. Esta edificación es señalada como la obra maestra del racionalismo europeo.

Como dato interesante se pueden mencionar que Tel Aviv es la ciudad donde hay más edificaciones al estilo Bauhaus que en ninguna otra parte del mundo, estilo que fue llevado allí en los años 30 por los arquitectos europeos, sobre todo de Alemania y Rusia de la escuela Bauhaus, que huían del nazismo.

Principales exponentes del estilo Bauhaus

El estilo Bauhaus captó el interés de numerosos artistas que se sintieron identificados con la temática de este nuevo estilo, la concepción que subyace al mismo, las nuevas pautas que se planteaban para la enseñanza artística y, así como las relacionadas con el diseño gráfico, industrial y arquitectónico.

Entre los muchos exponentes de este movimiento artístico, podemos mencionar a:

Wassily Kandinsky

Nació en Moscú y fue un pintor y reformador de las artes plásticas de su tiempo. Promovió el movimiento abstraccionista, del cual se destaca primordialmente, la abstracción lírica.

En 1922, aceptó la solicitud de Walter Gropius de incorporarse al plantel académico de la Bauhaus, en donde se encargó del Taller de Pintura Decorativa, el de Pintura Mural, así como del curso de iniciación hasta 1933.

Desarrolló y aplicó un nuevo tipo de concepciones pedagógicas, que aún hoy se conservan en algunos aspectos básicos. Introdujo en la Bauhaus su novedoso programa pedagógico, que se aplicaría durante toda la trayectoria de la escuela desde el último período en la ciudad de Weimar, en toda la etapa en Dessau y, finalmente, en su ocaso en Berlín.

 

En cada una de esas etapas se siguió la disciplina de Kandinsky en cuanto al color que se fusionó con la geometría y la interacción de la forma, y su pintura que aprovechaba las múltiples tendencias que coincidieron en distintos momentos en la Bauhaus.

En su segundo trabajo, ”Punto y línea sobre el plano”, compendio publicado en 1926, el autor recopiló toda la enseñanza que impartiría en la Bauhaus.

Kandinsky considera esta recopilación como una continuación de su libro “De lo espiritual en el arte”, quien consideraba que en lo “espiritual” se encontraba la esencia pictórica que se manifestaría en la pintura.

Es un autor fascinado por el color, que expresa el espíritu de la pintura, y que fue su temática en un principio, que luego profundizó al proponer concepciones sobre los elementos aislados: punto, línea y superficie, y su interrelación.

En la Bauhaus se concentró en las bases físicas de la ordenación cromática, en especial la triada de colores primarios amarillo-rojo-azul, buscando su ordenación, formas y otros elementos lineales.

Según su teoría del color, el valor de los colores varía según la relación de cercanía entre ellos. Así, el amarillo, junto al azul o al negro, se puede ver más claro, más grande y más frío; o que el azul, acompañado de amarillo o blanco, se torna más oscuro, pequeño y cálido.

Así también su teoría de las formas se sustentó en los elementos básicos como el punto y la línea, y de las tres formas básicas que surgen de estos elementos: círculo, triángulo y cuadrado.

Estando en la Bauhaus, sus obras pictóricas mostraban mayor rigor metodológico, siendo más constructivo por la orientación racional que adoptó en su plan de estudios en la escuela.

Su obra más importante estando en Weimar fue “Composición VII” del año 1923, cuyo vocabulario geométrico combinaba con los elementos básicos, como el círculo, el semicírculo, y las líneas angulares, rectas y curvas.

En 1925, estando en la nueva sede en Dessau, surgieron como cuadros más importantes “En azul” y “Amarillo-rojo-azul”.

En los últimos años en la Bauhaus, Kandinsky se enfocó en el papel de la intuición dentro de la creación artística; pero la escuela estaba optando por el diseño y la arquitectura.

El nazismo incluyó su obra, así como la de muchos otros artistas, en la funesta lista del “arte degenerado”.

Lyonel Feininger

Lyonel Charles Adrian Feininger nació en Nueva York, Estado Unidos y cursó estudios de arte entre Berlín, Hamburgo y París, convirtiéndose en un destacado pintor germano-estadounidense, quien comenzó como dibujante y caricaturista en Alemania.

En principio, de joven viajó a Alemania para realizar estudios de música y, como tal, tuvo la oportunidad de vivir en Bélgica y París, pero la pintura lo absorbió. Fue miembro en 1909 de la asociación artística Secesión de Berlín.

Se inició en la ilustración, aun cuando fueron tiempos difíciles, hasta que en 1906 el periódico Chicago Sunday Tribune le contrató para realizar dos tiras cómicas semanales, que fueron Kinder Kids y Wee Willie Winkies World, en las que se trabajó con las técnicas no-naturalistas del color e incorporaría en la tira cómica la “antropomorfización de los personajes no humanos”, que consiste en atribuir cualidades humanas a los animales de otras especies, objetos o fenómenos naturales.

Más tarde entró en contacto con pinturas del cubismo que le orientaron hacia una pintura de más fuerza, pero dinámica. Sus obras cubistas se destacaron como una de las más importantes de su país.

 

Posteriormente, se relacionó con el movimiento artístico de la Bauhaus, al conocer a Walter Gropius, y fue profesor de su escuela, hasta la llegada al poder del partido nazi, el cual catalogó parte de su obra como “arte degenerado”.

Ante tales circunstancias, decidió trasladarse a Estados Unidos, en donde tuvo que experimentar un período de adaptación a ese entorno artístico, lo que afectó en cierta medida su obra.

Paul Klee

Fue un célebre pintor alemán que nació en Suiza y quien marcó tendencia en diversas corrientes como el surrealismo, el expresionismo y la abstracción.

Comenzó su carrera artística en Munich, realizando estudios de pintura en 1898. Fue estudiante de Franz von Stuck, en cuyos estudios se enfocó, logrando una brillante participación, pero que le dejó poco tiempo para la vida familiar.

Tras un viaje por Italia y París, pudo consolidar sus conocimientos sobre arte antiguo y moderno, lo que redundó en el fortalecimiento de su estilo.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, fue miembro activo del Consejo de Artistas de la naciente república comunista que se instituyó en Baviera, lo que lo llevó a tomar posturas contundentes como artista moderno en la formación de artesanos y profesionales dedicados a la producción de objetos cotidianos.

Es por ello que aceptó la propuesta de Gropius en 1920 de enseñar en la Bauhaus, a la que perteneció hasta 1930, pasando por sus etapas en Weimar y Dessau.

En la Bauhaus intercambió experiencias con Kandinsky, Jawlensky y Lyonel Feininger, con quienes conformaría el grupo de Los Cuatro Azules, con lo cual identificarían en ciertas ocasiones sus exposiciones de pinturas.

Su trabajo en esta escuela le permitió sistematizar su lenguaje pictórico, lo que a su vez le dio la oportunidad de entrar en contacto con grandes exponentes de la vanguardia histórica europea.

A pesar de realizar un esmerado trabajo como docente, Klee siempre dio prioridad de dedicación a su obra, lo que creó ciertas tensiones en el núcleo de la Bauhaus.

 

A partir de 1931, se incorporó a la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf, donde aceptó la posición de profesor, la cual le resultó más cómoda y más convencional para sus intereses. Allí prestó sus servicios antes de ser denunciado por el partido nazi por producir “arte degenerado”, siendo destituido tras ser catalogado de “artista judío”.

Ello dio inicio a una cruenta persecución, siendo requisada su antigua vivienda en Dessau y sus obras retiradas de los museos alemanes. Su galerista de entonces, Alfred Flechtheim, encargado de la promoción de sus cuadros, sufrió también los avatares de la persecución por judío, por lo que rescindió el contrato con Klee.

Su obra pasó a ser manejada, entonces, D. H. Kahnweiler, negociante alemán radicado en París, quien años antes se había encargado de las obras del cubismo de Picasso y Braque.

Klee se tuvo que refugiar junto con su familia en Berna, lo cual no fue productivo, pues hasta allí llegó la injuria y la denigración nazi. Solicitó, sin embargo, la nacionalidad suiza, lo cual resultó un trámite muy penoso, el cual no pudo terminar debido a su muerte.

 

(Visited 14 times, 1 visits today)