TERMOTERAPIA

Termoterapia sus beneficios y técnicas de aplicación

Termoterapia  una técnica que permite extraordinarios resultados  en el tratamiento de varias patologías, descubra de qué se trata, para qué sirve, cuáles son sus beneficios, cuáles son las técnicas de aplicación, las contraindicaciones y más, aquí.

TERMOTERAPIA

Qué es la termoterapia?

La termoterapia es una práctica terapéutica que consiste en la aplicación de calor, con la finalidad de buscar un efecto relajante en las zonas del cuerpo que lo ameriten. Las sesiones de termoterapia pueden variar en tiempo de aplicación, así como en la técnica utilizada, la aplicación de calor dependerá de la lesión y de las zonas del cuerpo en la que será aplicada.

La termoterapia es un practica que debe ser aplicada por profesionales, debido a que si bien la práctica tiene un efecto relajante y terapéutico, una mala aplicación de la misma puede provocar efectos no deseados y contraproducentes, como mareos o bajas de tensión. Dentro de la técnica se debe tener conocimiento los mecanismos de conducción, radiación y convección, entre otra información que conduce a su adecuada aplicación.

Para qué sirve?

La termoterapia es utilizada como una técnica terapéutica para realizar el tratamiento de problemas musculares, la misma es una técnica complementaria que se aplica cuando es superada la fase aguda de lesión, es decir, la termoterapia no puede ser aplicada cuando la lesión muestra síntomas de inflamación, ya que la misma está contraindicada en esa etapa de la lesión.

La termoterapia actúa a través de varios procesos que son los que permiten que el calor sea transferido, como indicamos anteriormente, estos son la radiación, la conducción, la convección, también utiliza las técnicas de evaporación y conversión. La radiación es la transmisión de la energía térmica, el organismo de manera natural tiene mecanismos como la termólisis para regular la temperatura corporal, por lo que se logra a través de la termoterapia promover mecanismos de absorción de radiación electromagnética.

TERMOTERAPIA

Por su parte, la conducción es otro de los mecanismos de intercambio de energía térmica que se va a producir cuando entren en contacto dos superficies que tienen un delta de temperatura, es decir, una diferencia por lo que se producirá una transferencia de calor, de la superficie de mayor temperatura hacia la superficie de menor temperatura.

Los tejidos del cuerpo humano se caracterizan por presentar una baja conductividad térmica, por lo que se comportan como aislantes, sin embargo, los tejidos que contienen un contenido importante de agua y fluidos tendrán una mayor conductividad.

Con estas condiciones trabaja la termoterapia, haciendo uso de las condiciones, características y mecanismos físicos para realizar la transferencia de la energía. La convección es otra manera de transferir el calor, en el cuerpo humano el calor es transportado de la parte más interna hacia la más externa, en donde la circulación sanguínea juega un papel sumamente importante.

La evaporación se reconoce como otro de los mecanismos de regulación, en donde a medida que incrementa la temperatura ambiental, el cuerpo regula la temperatura a través de la transpiración. Por último el mecanismo de conversión involucra la transformación de otro tipo de energías en energía térmica, por ejemplo la energía electromagnética o mecánica.

TERMOTERAPIA

Con la utilización de los diferentes mecanismos se obtienen diversas respuestas fisiológicas con la aplicación de la termoterapia, dentro de los que podemos mencionar el mejoramiento en la flexibilidad de las articulaciones, alivio de dolor, incremento de la circulación linfática y sanguínea, entre otros.

Beneficios de la termoterapia

La termoterapia a través de sus diferentes técnicas produce una serie de respuestas fisiológicas que benefician a los pacientes, que presentan determinadas patologías, musculares, en órganos y funciones del cuerpo. Como señalamos anteriormente aumenta la circulación sanguínea, la flexibilidad de los tejidos, mejorando la flexibilidad de las articulaciones, contribuye con la disminución del dolor causado por ciertas lesiones.

Mejora y promueve la reabsorción de infiltrados, también contribuye con la prevención del desarrollo de ciertas enfermedades. ¿Cómo son posibles estos beneficios con la aplicación de calor controlado?, en principio se genera un incremento de la temperatura en la zona inervada por los nervios y en respuesta a ello, se incrementa el umbral de dolor, por lo tanto, la respuesta fisiológica promovida por la termoterapia, es de alivio del dolor.

También el calor colocado de manera focalizada va a promover la modificación de las propiedades físicas de los tejidos, especialmente en los elásticos y fibrosos, incrementando la elasticidad, lo que se traduce en un aumento de la flexibilidad. La termoterapia puede ser complementada con ejercicios de estiramiento, lo que producirá una respuesta más óptima y en un menor espacio de tiempo.

TERMOTERAPIA

Cuando se trata del tratamiento por termoterapia del espasmo muscular, se produce una modificación en la fibra gamma, que es uno de los tipos de inervación del huso muscular, en el que se reduce debido a la aplicación del calor la disminución de la sensibilidad, permitiendo la  relajación del musculo.

Otro de los beneficios comprobados de la termoterapia es el mejoramiento de procesos gástricos, al colocar calor en la pared abdominal, la mucosa gástrica tiene una respuesta favorable, que permite la disminución de la acidez, permite la relajación de la musculatura gastrointestinal, por lo que mejoran los cólicos gastrointestinales, si es colocado el calor a nivel del útero se mejoran los dolores causados por los ciclos menstruales.

Como podemos observar la termoterapia produce múltiples beneficios que podemos resumir en diversos efectos como analgésico, antiinflamatorio, fortalecimiento del sistema inmunológico,  promueve la restauración celular, ayuda a la vasodilatación, mejora la flexibilidad de los músculos y articulaciones especialmente cuando se produce tensión muscular. Ayuda en la eliminación de toxinas.

Disminución de la presión arterial

La termoterapia tiene un efecto sobre la presión arterial, es conocido que la hipertensión arterial es una de las patologías crónicas más comunes, sobre todo en personas adultas, con problemas cardiovasculares, sobrepeso, personas con hábito de fumador, entre otros, factores que contribuyen con esta patología.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, para llevar la sangre al corazón, mientras más alta es la tensión quiere decir que se genera un mayor esfuerzo para bombear la sangre. Este sobreesfuerzo va endureciendo las arterias haciéndolas más gruesas, lo que dificulta el transporte de sangre a través de ellas.

El engrosamiento promueve que se generen depósitos de colesterol y triglicéridos en ellas, incrementando el riesgo. La termoterapia contribuye a disminuir la presión arterial debido a que promueve  la vasodilatación, que no es más que el aumento del diámetro de los capilares, por lo que contribuye a disminuir los picos de hipertensión arterial.

Para este tipo de tratamiento la termoterapia se apoya en el uso de sauna o ducha caliente, es un proceso que debe estar controlado por un profesional, debido que como reduce la presión sanguínea, el exceso puede generar mareos, por una baja de tensión excesiva.

Efecto analgésico

El calor de la termoterapia como hemos señalada produce una respuesta fisiológica del organismo, que es la vasodilatación, por lo tanto, se va a producir una hiperemia, que es el aumento del flujo sanguíneo. La hiperemia tiene efecto analgésico, además que coadyuva con la eliminación de  productos de desecho, lo que contribuye con los procesos que generan dolor, disminuyéndolo. Es por ello que la termoterapia produce un efecto sedante, porque ayuda con la relajación muscular, ralentiza los impulsos nerviosos, lo que también contribuye a disminuir el dolor en los pacientes.

Antiinflamatorio

La termoterapia es una herramienta terapéutica que está muy bien recomendada para mejorar lesiones, porque promueve efectos relajantes. Para los procesos antiinflamatorios contribuyen todos los beneficios que promueve la termoterapia, ya que la eliminación de productos de desecho,  la vasodilatación, la relajación del músculo y todas estas respuestas fisiológicas generadas por las técnicas de la termoterapia, se traducen en procesos que ayudan a evitar procesos inflamatorios. Es importante señalar que la termoterapia sirve como una terapia preventiva para evitar las inflamaciones, sin embargo, está contraindicada mientras exista inflamación.

Cómo es el tratamiento?

Comentaremos a continuación cómo es el tratamiento realizado con termoterapia, como hemos señalado se trata del uso del calor para mejorar las lesiones, haciendo uso de temperaturas más elevadas que las corporales, con la finalidad de generar efectos terapéuticos relajantes.

Es muy recomendada para pacientes con problemas de reumatismo, también para aliviar patologías asociadas a las dolencias gastrointestinales, lesiones musculares, por nombrar las patologías más comunes que son tratadas con la termoterapia.

La termoterapia utiliza la aplicación de calor de manera específica dependiendo de la lesión y para la obtención de resultados satisfactorios, hace uso de la manipulación de factores y parámetros como el tiempo que dura la aplicación del calor, la temperatura que será utilizada, la forma como será colocada, así como el instrumento emisor de calor.

Existen diversas maneras para aplicar el calor como por ejemplo instrumentos como las mantas eléctricas, los sacos de calor, los cuales son previamente calentados y tienen mayor versatilidad para su uso, mientras que las mantas usan electricidad, la cual puede ser controlada.

También existe el uso de lodos, parafinas, son materiales semilíquidos, que tienen la ventaja que se adaptan a la zona en tratamiento. El uso de aire seco o el vapor de agua, como el sauna y por último la radiación como es el uso de la lámparas infrarrojas. Puede ser uno de estos métodos o la combinación de ellos.

Técnicas de aplicación

Existen varias técnicas para realizar la termoterapia y una de las mejores maneras de ordenar la información es mostrar los tipos de aplicación de calor según los métodos sobre los que se fundamenta la termoterapia. En el método conductivo se utilizan las bolsas calientes de calor, si bien esta técnica también confiere en parte la convección de calor y la irradiación, la mayor parte del calor se transmite por conducción. Generalmente estas bolsas se encuentran rellenas con un material que absorbe agua con facilidad como por ejemplo la bentonita.

Otras bolsas están rellenas con material tipo gel, estas son calentadas en un baño de agua caliente con la temperatura controlada, al alcanzar la temperatura requerida, se coloca en la zona afectada, luego de colocar una toalla para evitar el contacto directo, se permite un tiempo entre 15 y 20 minutos, sin embargo, a los 5 minutos de haber sido colocada, se debe revisar  con la finalidad de monitorear la zona bajo tratamiento.

También está la colocación de las bolsas de agua caliente, que generalmente son utilizadas en la casas, no necesariamente colocadas por un terapeuta, se realiza de la misma manera que acabamos de explicar, se debe tener especial atención que se encuentre cerrada de manera hermética, para evitar quemaduras. Esta la técnica del uso de compresas Kenny, se trata de paños de lana que se calientan con vapor, utilizando una centrifuga que retira el exceso de agua que puedan contener y se colocan sobre la piel. Esta técnica es un calor intenso en corto tiempo.

Las almohadillas eléctricas, esta técnica amerita de un monitoreo constante ya que puede elevarse la temperatura más de lo deseado. Las compresas químicas, las cuales funcionan por la reacción que libera calor cuando las dos sustancias que la componen se mezclan, es una rápida reacción de calor, se debe estar muy pendiente, que las compresas estén en buen estado, para evitar accidentes de derrames de las sustancias químicas.

El uso de baños de parafina, es otra de las técnicas, se trata de una cera con características especiales, la misma tiene puntos de fusión que permiten una temperatura segura, que no maltratará la piel. Se puede realizar por inmersión, luego recubrir con tela y una bolsa plástica, por 15 a 20 minutos. También se usa el método de pinceladas, aplicando varias capas. La técnica de Parafangos que no es más que la combinación de parafina con fango volcánico y sales minerales. Se usa en forma de emplasto a temperaturas entre 47 y 52º C.

Dentro de las técnicas fundamentada en métodos convectivos se encuentra el Sauna que consiste es espacios de altas temperaturas en donde el paciente es expuesto a aire caliente y muy seco que generalmente se alterna con aplicaciones frías.

Son espacios de madera en donde el calor es generado por estufas eléctricas resistentes al agua, en las que se colocan  rocas de origen granítico, bazáltico o volcánico y se les agrega agua para generar el vapor. Su aplicación solo amerita el ingreso del paciente al recinto luego de ducharse, se ingresa desnudo solo con una toalla, por 15 minutos.

Los Baños de vapor es una de las técnicas de la termoterapia más suave de aplicación de calor, por lo que no existe riesgo de lesiones generadas por la técnica. Las aplicaciones de calor   ayudan a mejorar la circulación, permite la relajación del paciente y ayuda a disolver  mucosidades. El Baño  turco, es un baño total saturado de vapor de agua con temperaturas que varían entre los 38 y 45º C.

Dentro de las técnicas de la termoterapia también existe la crioterapia, la cual en lugar de utilizar altas temperaturas usa las bajas temperaturas. Tienen efectos fisiológicos muy semejantes a la aplicación de altas temperaturas como son la relajación de los músculos producida por la aplicación de frío, incremento del umbral de dolor, pero disminuye el rendimiento motor.

Contraindicaciones de la termoterapia

En la termoterapia se debe tener especial atención en no crear lesiones en la piel con la aplicación del calor o del frío, según sea la técnica utilizada. Se debe estar atento del paciente si refiere alguna molestia. No se recomienda la termoterapia en pacientes que presenten problemas de irrigación. No se debe aplicar en zonas con procesos tumorales, tampoco en pacientes con problemas cardiovasculares que se encuentren en un proceso de descompensación.

No se debe aplicar la termoterapia en pacientes que pasan por un proceso febril. No debe aplicarse  calor sobre los testículos y  tampoco en mujeres embarazadas. No se debe realizar la termoterapia en zonas donde el paciente indique tener un implante elaborado con material metálico, por ello, es de suma importancia, conocer la historia médica del paciente.

No es recomendable realizar termoterapias durante el periodo menstrual, para evitar aumentar el sangrado. Si la técnica a ser utilizada son los baños de vapor, se debe recomendar al paciente no utilizar lentes de contacto durante la terapia.

Esta contraindicada en casos de lesiones aguda y trastornos hemorrágicos, por la respuesta del organismo a la vasodilatación con la termoterapia, evitar pacientes con cicatrices abiertas, tampoco se indica en aquellas personas que toman medicamentos anticoagulantes.

Si este articulo fue de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 31 times, 1 visits today)