Estancias de Rafael

Las Estancias de Rafael, que marcan el Alto Renacimiento en Roma

Descubre junto a nosotros todo sobre las Estancias de Rafael. Una estructura que estuvo presente en la época del renacimiento en Roma. En este interesante apartado conocerás sobre su historia, quienes la realizaron y también se hablará sobre sus salas. Déjate llevar por esta curiosa lectura.

Estancias de Rafael

¿Qué son las Estancias de Rafael?

Las Estancias de Rafael son cuatro salas o vestíbulos situados en el segundo piso del Palacio Apostólico (Ciudad del Vaticano). Fueron iluminados con frescos del pintor renacentista italiano Rafael y sus seguidores en el período de tiempo en algún lugar entre 1508 y 1524.

El nombre de los principales partidarios y asociados de Raphael es conocido en esta y diferentes obras: Giulio Romano, Giovanni da Udine, Gianfrancesco Penni y Perin del Vaga. Cerca de los frescos de la Capilla Sixtina, elaborados por Miguel Ángel, se establece el patrón de los frescos que marcan el Alto Renacimiento en Roma.

En agosto de 1508 Donato d’Angelo Bramante llamó a su pariente de Urbino, Rafael, para realizar trabajos de enriquecimiento en Roma. El Papa Julio II instaló sus aposentos privados en lo que habían sido los aposentos del Papa Borgia, Alejandro VI.

Estas habitaciones de las Estancias de Rafael fueron iluminadas con frescos de Pietro Perugino, Sodoma y otros. Julio II dispuso que fueran raspados y envió a Rafael a enriquecer las cuatro habitaciones. Están situados en el tercer piso, en el lado sur del patio Belvedere.

En realidad, la solicitud para las cuatro habitaciones de las Estancias de Rafael, de este a oeste, como entraría un huésped al condominio es: Sala Constantine, Sala Heliodorus, Sala Signature y Sala Borgo Fire. No obstante, otra es la solicitud secuencial en la que se pintaron los frescos.

Después de la desaparición del Papa Julio II en 1513, con dos habitaciones previamente adornadas, el Papa León X procedió con el programa. Tras la desaparición de Rafael en 1520, sus ayudantes Gianfrancesco Penni, Giulio Romano y Raffaellino del Colle completaron la aventura con los frescos de la Sala de Constantino. El plan de las obras es el siguiente:

Estancias de Rafael

¿Dónde se encuentra?

En el segundo piso del Palacio Apostólico (Ciudad del Vaticano). Fueron embellecidos con frescos del pintor renacentista italiano Rafael y sus seguidores en el período de tiempo comprendido entre 1508 y 1524. Ubicando las Estancias de Rafael.

Historia de las Estancias de Rafael

Hay fechas a lo largo de toda la existencia de la mano de obra delas Estancias de Rafael, que deben perdurar en la memoria. Uno de ellos es 1508, cuando un pontífice romano que adoraba los asuntos gubernamentales y la guerra más de lo que creía que apreciaba el lienzo, encargó a un niño de un cuarto de siglo.

Rafael Sanzio de Urbino, que realzara las habitaciones de los palacios apostólicos, efectivamente un joven de 33 años. años, Miguel Ángel Buonarroti, la Bóveda Sixtina. Los dos pintores tuvieron la suerte de trabajar en un lugar similar, aproximadamente al mismo tiempo, a poca distancia entre ellos y para un cliente similar.

Sus vidas y encuentros de expertos se contactaban y de vez en cuando se enfrentaban y se reflejaban entre sí. Sin embargo, queda el marco temporal que vio la introducción de las Estancias de Rafael y la Bóveda, que denota el pico a lo largo de toda la existencia de expresiones de la experiencia humana de lo que hemos venido a llamar el Renacimiento.

Rafael tenía apenas veinticinco años cuando, en 1508, abandonó Florencia ante el saludo de Julio II, quien le había pedido que pintara al fresco el nuevo loft que el Papa había escogido en el Palacio del Vaticano, ya que no le gustaría vivir en el mismo condominio que había sido su arquetipo despreciado Alejandro VI Borgia.

En consecuencia, a Julio II le gustaba colocar otro loft en una progresión de cuatro habitaciones en el piso superior a las habitaciones Borgia. Las tres iniciales, de tamaño humilde, habían sido importantes para la anterior casa del Papa Nicolás V (1447-1455), mientras que el cuarto, mucho más grande, databa del siglo XIII, a la hora de Nicolás III (1277-1280)

Estancias de Rafael

Una trabajo final

Este local se convertiría posteriormente en las “Estancias de Rafael”. Hacia finales del siglo XV, varios pintores trabajaron juntos eficazmente en la mejora de estas salas: Piero de la Francesca, Bramantino, Fray Bartolomeo della Catta, Luca Signorelli.

Para completar el trabajo, Julio II también había llamado a Sodoma, Lorenzo Lotto y Perugino. Sea como fuere, cuando Rafael se presentó en Roma, necesitaba pintar un fresco que abordara la Verdad regular, dentro del sistema de un programa comprometido con la magnificación neoplatónica de lo Verdadero (común y descubierto), lo Bueno y lo Bello.

El joven pintor coloca en él a un gran número de viejos pensadores y sabios que reflexionan pacíficamente o con entusiasmo compiten bajo las increíbles curvas de una basílica. Julio II, como describe Vasari, está deslumbrado por el “punto de vista” al igual que el estilo pretencioso de las figuras.

Además, el Papa elige con prontitud, solicitando que cada una de las “narrativas de diferentes jefes, antiguos y actuales”, sea “puesta por tierra” para que Rafael pueda pintar la bóveda y los separadores ex novo. En consecuencia, solo y con plena oportunidad, introdujo uno de los patrones más extravagantes y notables del Renacimiento.

Tanto según la perspectiva de la enseñanza allí delineada, como del complejo giro de los acontecimientos. Bramante fue presumiblemente inicialmente de Urbino, quien animó al Papa a Rafael Sanzio, que estaba entonces en Florencia.

Sin embargo, ¿Quién era el niño de apenas un cuarto de siglo que fue reunido en los Palacios Apostólicos por el Papa Julio II para iluminar su condominio privado con frescos? ¿Podríamos pensar tal vez en una oportunidad del Papa que pone un trabajo tan problemático en manos de un artesano excesivamente joven y con poca experiencia?

¿Quiénes las realizaron?

Las Habitaciones de las Estancias de Rafael son 4 habitaciones pintadas por el artesano y pensadas en una de sus obras de arte. Raffaello Sanzio los pintó a principios del siglo XVI, enviado por el propio Papa Julio II.

Estancia de la asignatura

Estas Estancias de Rafael fueron conocidas como “La Firma” por el hecho de que, luego de las obras, estaba obligada a firmar y sellar las principales manifestaciones. Desde el principio, fue para incorporar la biblioteca privada del Papa o, si nada más, estaba destinada a ese trabajo.

Debido a la división temática de los frescos (Teología, Filosofía, Poesía y Justicia) deberíamos imaginar estantes con sus argumentos relacionados. Asimismo, la Estancia habría cumplido como oficio del Papa en el que habría ejercido las facultades legítimas identificadas con su fuerza eclesiástica, es decir, hacer la Signatura Gratiae.

El programa pictórico de las Estancias de Rafael da señales de tal manera, a pesar de que no tenemos informes que demuestren que el Papa Julio II en algún momento practicó la Signatura Gratiae aquí. Rafael empezó a pintar hacia finales de la primavera de 1508. “Anuncio praescriptum muto”.

Es decir, bajo la dirección del pontífice, como compuso el humanista Paolo Giovio, quien fue patrocinador y compañero de Rafael, al igual que su primer biógrafo. A partir de la fecha compuesta sobre dos pilares de ventana, se constata que el pintor terminó su obra en la Estancia en 1511, octavo año del pontificado de Julio II.

Estancias de Rafael

Un consejo recibido

Antes de Rafael, habían trabajado en la Estancia, nombrados por el Papa, Perugino, Sodoma y diferentes pintores (en todo caso desde 1507), como nos aconseja Vasari en sus reconocidas Vidas. Vasari dice que Rafael pintó el fresco principal autorizado por el Papa para la Estancia de la Signatura. La Escuela de Atenas – como prueba, como lo indicaron los testigos que vieron trabajar a Rafael.

Según él, la solicitud donde se realizaron fue la siguiente: primero, la Escuela de Atenas, en ese punto el Parnaso, en ese punto la Disputa, por último, el Muro de la Justicia. En niveles elaborados, esta supuesta progresión ordenada presenta ciertos problemas.

El Papa, como indicó Vasari, pidió la aniquilación de todo lo que había sido pintado, antes de la Escuela de Atenas de Rafael, por los especialistas del círculo de Perugino en diferentes divisiones, para que solo Rafael terminara la Estancia.

Las estancias de esta intercesión de Perugino son las cuatro falsas curvas que perfilan las enormes creaciones artísticas de la Estancia. No obstante, el elaborado borde de múltiples lados del techo, con la protección de Nicolás V, definitivamente está diseñado por Sodoma.

Por otra parte, las figuras simbólicas de la bóveda, situadas en los cuatro frescos principales, al igual que los cuatro campos pictóricos delineados rectangulares de las cuatro pechinas, ahora son obra de Rafael.

Auto retrato

El joven Rafael guardó gran parte de la obra sobre Sodoma y, como muestra de agradecimiento, la representó junto a su propia imagen en el fresco de La escuela de Atenas. En esta sala de las Estancias de Rafael se resguardan las mejores obras de arte que pintó el joven Rafael.

La Disputa del Sacramento y la Escuela de Atenas, como glorificación de la Verdad, descubierta y normal. La posibilidad de la Belleza que recomienda la Poesía se muestra en el Parnaso, y el Bien en las Virtudes Teológicas y Cardinales y en el Derecho, independientemente de que sea sancionada (San Raimundo de Peñafort transmite las Decretales a Gregorio IX) o común (Justiniano transmite las Pandectas a Tribonian).

El adorno de la bóveda de las Estancias de Rafael alude, ejemplificándolos, a estándares similares. Por tanto, el tema de la Permanencia de la Firma es el destino del Hombre dividido entre Conocimiento y Revelación, entre Belleza y Ley.

Ideas abordadas

Se lo debemos al virtuoso inventivo e imaginativo de Rafael por haberse dado cuenta de cómo abordar tales ideas conceptuales, no con imágenes o anécdotas intencionadas, sino con figuras de “hombres famosos”, dando a esa sustancia filosófica tejido, desarrollo, luz, matiz y vida.

Sin duda fue algún investigador de la Curia, tal vez Calcagnini, Ariosto o Inghirami, quien, bajo la dirección del Papa, probablemente dio el programa de la sala principal pintada al fresco, que iba a magnificar el incomparable pensamiento neoplatónico. de lo Verdadero, lo Bueno y lo Hermoso.

Este tema maravillosamente humanista en las Estancias de Rafael, tal vez se aclare por la forma en que la sala debería albergar la biblioteca del Papa. No hay duda de que la iconografía del clima fue configurada por Julio II quien puso al aire del pintor a sus mejores estudiosos, periodistas e investigadores.

A pesar de que es algo pequeña, la sala de la Firma es un retrato del instinto humano y su destino abordado con una visión extraordinaria, una productividad instructiva y una profundidad de pensamiento. En el fresco hay algunas pinturas en aerosol dejadas por los lansquenetes durante el Sacco di Roma (1527). En uno, se hace referencia a Lutero; en otro, el emperador Carlos V y el condestable de Borbón.

Estancias de Rafael

Sala Heliodoro

Una de las Estancias de Rafael, está situada en el ala que trabajó el Papa Nicolás V (1447-1455). Desde el pontificado de Pío II (1458-1464), la Estancia probablemente se llenó como un lugar para elementos importantes de la corte eclesiástica.

El Papa Pío autorizó jefes extraordinarios de una oportunidad para pintar: Piero della Francesca, Pietro Perugino Luca Signorelli, Bramantino, Lorenzo Lotto-frescos para su mejora. Estos lienzos fueron en general borrados por cambios posteriores (ventana que se abre y adorno de Rafael).

Desde 1517, la capacidad de estas Estancias de Rafael se registra como Camera de l’Audientia, de todos modos, pudo haber satisfecho efectivamente esta capacidad en la hora de Julio II. El 18 de septiembre de 1509 Lorenzo Lotto trabaja realmente en esta sala.

El 16 de agosto de 1510, Julio II partió hacia el norte de Italia. Entre estas dos fechas, efectivamente se ha planteado cobrar a Rafael, una vez finalizado el enriquecimiento de la sala comunicante, la actual Estancia de la Signatura, un rápido embellecimiento de la Sala de Audiencias.

No obstante, en estas Estancias de Rafael, la iconografía de los frescos de la Estancia de Heliodorus sugiere que Julio II no se decidió por el programa hasta después de su regreso del norte de Italia el 27 de junio de 1511. Raphael seguramente recibirá el encargo el 12 de junio. Julio de 1511.

Diferentes estudiosos de la artesanía de la historia creen que es la más encantadora de las Estancias de Rafael, por el valor pictórico, los magníficos tonos y los extraordinarios e increíbles impactos de luz, así como el carácter distintivo de los cuadros.

Un momento entre todos

En el momento en que Julio II nombró a Rafael con la nueva mejora pictórica de la Estancia, la iconografía de los cuatro divisores se resolvió rápidamente. Dado que el Papa aparece, en cada uno de los modelos, abordado con un crecimiento de vello facial, el pintor necesitaba iniciar rápidamente la etapa de proyección de los cuatro frescos.

Las fases de preparación, que en general progresaron, en ese momento, en un breve lapso de tiempo, se volvieron a cambiar, infieren un esfuerzo extraordinario en la recomposición e incluso, tal vez, una conversación extrema entre el cliente y el pintor sobre enormes y pequeños sutilezas formales e iconográficas.

La ejecución de La expulsión de Heliodoro se ha representado como antes de la de La Mass de Bolsena – esta es la solicitud donde, al fin y al cabo, ambos frescos se colocan secuencialmente. A pesar de que Vasari especifica La Mass de Bolsena como la creación artística realizada en la posición de liderazgo.

Independientemente, los dos frescos probablemente se iniciaron después del 27 de junio de 1511, cuando el Papa apareció originalmente al aire libre en Roma con su vello facial. Después del 16 de marzo de 1512, Julio II se afeita el vello facial,.

Por lo que no fue necesario hacer los dos lienzos mucho después de esta fecha. La ventana que se abre bajo la Misa de Bolsena con el “claroscuro” de La donación de Constantino y El triunfo del Papa Silvestre sobre el Dragón, y las elegantes figuras que encierran una Anunciación y un Nacimiento, están fechadas, debajo del dintel de la ventana, en los largos períodos de noviembre y diciembre de 1512.

Otra obra

La tercera obra de arte de las Estancias de Rafael, es la Liberación de San Pedro; para ello, la comparabilidad de las figuras de los centinelas con las de la Resurrección de Cristo por descubrir para el santuario de Chigi en S. Maria della Pace de 1512-1513, que, junto con diferentes encargos, mantuvo ocupado a Rafael durante bastante tiempo. durante el diseño de la Estancia de Heliodoro.

En este momento no se puede descubrir si Julio vio en algún momento este fresco terminado. La nueva disposición del fresco de Atila bajo León X y la referencia a la “iniciación” del nuevo Papa el 12 de abril de 1513 dan un término inconfundible post-quem.

Según algunos especialistas en historia de la artesanía, en La expulsión de Heliodoro del templo Julio II necesitaba implicar su propio enfoque, cuyo objetivo era expulsar a los usurpadores de los terrenos de la Iglesia. El mensaje, en cualquier caso, es evidente por sí mismo. El derrocado Heliodoro se opone a la asamblea eclesiástica, con Julio II en el asiento gestacional que viene a reclamar la escena.

Tanto el tema, la determinación y el tono de esta sala contrastan fundamentalmente con el alma con la que se anticipó la Firma. Las condiciones políticas por las que atravesaba el papado se habían deteriorado. Las batallas por la autoridad europea y el expansionismo de las fuerzas increíbles (Francia, España y la Casa Hambsburgo) se habían trasladado a la propia Italia, poniendo en peligro los Post-tificios estadounidenses.

Una protección otorgada

El Papa como tal soberano estaba asociado con la contienda. Para proteger los activos del norte, se fue con un ejército que fue aplastado en Ravenna en abril de 1512 por soldados franceses. Un segundo intento en julio de ese mismo año obligó a los intrusos a pasar por los Alpes. El triunfo supuso la recuperación de Bolonia y la consolidación en el legado de la Iglesia de las zonas urbanas de Parma y Piacenza.

Julio II regresó triunfante a Roma como salvaguarda de Iglesia e Italia. El programa iconográfico que Rafael se proyectó en un principio en la sala (presumiblemente impulsado por un Pontífice similar), necesitaba sufrir cambios generosos en la medida en que las posiciones cir – políticas diferían.

Los contrastes sobresalientes que se pueden apreciar entre las representaciones preliminares y las obras terminadas es la verificación de estos cambios políticos. En el caso de que el pensamiento fundamental que debería triunfar durante toda la estancia fuera contar con la ayuda de arriba para Igle – sia, su aspecto sólido cambió dependiendo de las ocasiones.

Sala de Incendio del Borgo

Esta pequeña sala fue la sede de la Corte más grande, la Signatura Gratiae et lustitiae, la más significativa de la Sede Apostólica y del marco legal vaticano. Fue gestionado en la totalidad de sus reuniones por el propio Pontífice.

En estas Estancias de Rafael se cultiva el programa político de la Estancia de Heliodoro; sin embargo, esta vez las ocasiones que se representan aluden directamente a León X, quien muy probablemente fue el inspirador del programa.

Los frescos retratan las escenas de la existencia de dos Papas homónimos de la Edad Media: León III y León IV, pero abordados con los aspectos más destacados de León X y continuamente aludiendo a ocasiones contemporáneas de este pontífice del siglo XVI.

Sea como fuere, la capacidad de la sala cambió profundamente con León X. El patio de la Signatura se trasladó a otro asiento y el nuevo Papa utilizó la sala como triclinium poenitius, es decir, como sala de estar para reuniones. con pocos individuos. La última habitación en la que trabajó Rafael fue el salón del Papa; las cocinas estaban situadas en la habitación contigua, actualmente utilizada para las administraciones.

Liberando el impacto

Rafael aquí ya no gobierna a sus suplentes. Estos, paulatinamente, se van liberando de su impacto y construyendo un estilo propio, de la mano de Giulio Romano y Gianfrancesco Penni. El período de ejecución del adorno dependía en general de los suplentes por el hecho de que Rafael había sido llamado para hacer diferentes situaciones.

En 1514 sucedió a Bramante como modelador de San Pedro y al año siguiente obtuvo la situación de “administrador” de artefactos. desde Roma. A partir de ese segundo, temas estructurales y antiguos van absorbiendo progresivamente su tiempo, en perjuicio de los frescos, que podría tener la opción de regular, y en los que su mediación inmediata será simplemente periódica.

La organización de Rafael (como se llamaba a sus alumnos) inició el enriquecimiento de la Estancia del Incendio a finales de la primavera de 1514. Esto lo sabemos con certeza por una carta de Rafael al tío Simone Claria, fechada el 1 de julio.

Empezando para pintar otras Estancias de Rafael, que valdrá mil doscientos ducados de oro. Las obras finalizaron en marzo de 1517 para la conmemoración del arreglo del pontífice.

Sala de Constantino

El desarrollo, junto con el núcleo más experimentado del castillo del Vaticano de las Estancias de Rafael, el Salón de Constantino y el Salón de los Pontífices, inmediatamente inferior, está fechado en los pontificados de Inocencio III (1198-1216) y Nicolás III (1277-1280)

Este desarrollo se remonta a un período anterior al desarrollo de las estancias contiguas, llamadas hoy por Rafael, trabajadas por Nicolás V (1447-1455). La amplitud del clima y su área cercana a los condominios privados del pontífice lo hicieron especialmente apropiado para reuniones y eventos sociales de diversa índole como banquetes o servicios de bodas para familiares del Papa, arreglos cardinales y, en ocasiones.

En cualquier caso, para consistorios que son generalmente la corriente principal. Regularmente, sea como fuere, se produjeron en planta baja. El origen del ciclo pictórico con las Historias del emperador Constantino, de quien la sala toma su nombre actual, fue dependiente en la primavera de 1519 por León X de Rafael.

Según las memorias de Paolo Giovio, compañero cercano del pontífice. y el artesano inició el reconocimiento del divisor sur con la batalla de Constantino contra Majencio. Su repentino fallecimiento en abril de 1520, sea como fuere, obligó al Papa a asignar la comisión a sus partidarios Giulio Romano y Gian Francesco Penni, quienes se apoyaron con los dibujos del experto.

Una realidad

La realidad no paró de excitar los celos y el descontento. Nos damos cuenta de que Sebastiano del Piombo también buscaba conseguir el empeño deseado y que, sólo seis días después del fallecimiento del instructor de Urbino, se mantuvo en contacto con Miguel Ángel que, despreciando a Rafael, hizo todo lo posible para garantizar que todos sus suplentes fueron eliminados del Palacio.

A pesar de la intervención de un individuo particularmente poderoso como Miguel Ángel, ni el cardenal Blbbiena, a quien se tendió la apelación, ni siquiera León X ajustaron su perspectiva. La Sala de Constantino procedió con los “garzones” de Rafael.

Una repetición cautelosa de los frescos y las fuentes ha permitido a los últimos expertos plantear ciertos puntos de vista que aún no se han explicado completamente y construir cómo el mismo Rafael imaginó todo el programa de mejora, específicamente dibujando los dibujos para los dos relatos iniciales del ciclo, el Adlocutio y la Batalla de Constantino, incluyendo además las cariátides y los pontífices con las Virtudes.

Que estos dos frescos fueron realizados, en cualquier caso, lo aprueba tanto por elaboradas contemplaciones como por la presencia, en ellos justa, de las imágenes heráldicas de León X, suplantadas en los otros dos separadores por el aforismo de Clemente VII.

Otra representación

Las dos últimas escenas de las Estancias de Rafael, La presentación de los prisioneros y Los preparativos para el baño de sangre para curar a Constantino de la lepra, fueron posteriormente suplantadas por el Bautismo y la Donación de Roma.

Cambiando la importancia del programa iconográfico, en un principio centrado únicamente en la figura del principal gobernante cristiano, en una sucesión de historias que tienden, considerando todo, a subrayar el predominio del control eclesiástico sobre la fuerza real.

A los lados de las escenas más grandes, que consumen el espacio focal de cada divisor, se construye un ciclo posterior que incorpora las imágenes de ocho Santos Pontífices, situadas en el asiento bajo voladizos dentro de simulacros de especialidades, a modo de concha, y unidas por figuras figurativas que sugieren sus templanzas.

Luego de una muerte

Con el fallecimiento del Papa León X en 1521, las obras eran de vanguardia. Durante el pontificado de Adriano VI (1522-1523) y tras una suspensión, la obra continuó a toda velocidad cuando otro Papa Medici apareció en el asiento de Pedro, el benefactor de la facción Clemente VII.

La disposición de los frescos en los separadores se terminó por completo a mediados del año 1525. Justo en algún lugar entre 1582 y 1585, en la época de Gregorio XIII Buoncompagni, estaba la bóveda con el Triunfo de la religión y la imagen figurativa de los territorios. ejecutado desde Italia.

Fue entonces cuando el pintor Tommaso Laureti realizó los frescos en el punto focal de la bóveda con la ubicación del símbolo abatido en un mirador abandonado con una metodología hasta cierto punto de otro mundo. Luego de leer sobre las Estancias de Rafael, te invitamos a ver el siguiente vídeo. Sugiriendo a su vez leer los siguientes enlaces.

(Visited 15 times, 1 visits today)