Platón, filósofo griego con aportes en distintas ramas

Platón ha sido uno de los filósofos de origen griego más reconocidos y estudiados a lo largo de la historia, fue discípulo de Sócrates y fundador de la Academia de Atenas en el año 387 a.C. En el artículo de hoy nos dedicaremos a hacer un recorrido de su vida, obras y aportes que ha realizado a distintas ramas de la ciencia.

platón

¿Quién fue Platón?

Platón​ fue un filósofo griego discípulo de Sócrates​ y maestro de Aristóteles. En el año 387 a.C. fundó la Academia de Atenas, una institución que se preservó por más de novecientos años y a la que Aristóteles acudió desde Estagira con el objetivo de estudiar filosofía alrededor del 367, compartiendo unos veinte años de amistad y trabajo con su maestro.

En un mismo sentido, Platón participó de forma activa en la enseñanza de la Academia y escribió sus obras, en forma de diálogo, sobre los más diversos temas, tales como filosofía política, ética, psicología, antropología filosófica, epistemología, gnoseología, metafísica, cosmogonía, cosmología, filosofía del lenguaje y filosofía de la educación. A diferencia de otros pensadores de la época, se piensa que los trabajos dejados por Platón han permanecido intactos.

Por medio de los mitos y alegorías el filósofo creí sus doctrinas filosóficas. En su teoría de las formas o ideas, exponía que la realidad sensible es solo una “sombra” de otra más real, que es perfecta e inmóvil. De este último es de donde proviene el alma humana y todos los conceptos universales, los cuales son innatos en ella.

De esta manera, Platón considera que el alma es inmortal, pero que se encuentra atrapada en el cuerpo. El mismo es considerado como uno de los fundadores de la filosofía política al argumentar que la ciudad justa estaría gobernada por filósofos reyes.

También intentó exponer en un Estado real su original teoría política, motivo por el cual viajó dos veces a Siracusa, Sicilia, con el objetivo de poner en práctica allí su proyecto, no obstante, fracasó en esas dos ocasiones y logró escapar penosamente, corriendo por su vida debido a las persecuciones que sufrió por parte de sus opositores.

La influencia que ha tenido como autor y sistematizador ha sido incalculable durante toda la historia de la filosofía, de la cual se ha mencionado que alcanzó su estatus como materia a partir de las obras dejadas por el filósofo. Gran parte de sus exposiciones fueron la base del llamado neoplatonismo de filósofos como Plotino y Porfirio, que influyeron en San Agustín y, por lo tanto, en el cristianismo.

Biografía

Platón nació hacia el año 427 a. C. en Atenas o en la isla de Egina, dentro de una familia aristocrática ateniense. Era hijo de Aristón, quien se decía era descendiente de Codro, el último de los reyes de Atenas, y de Perictione.

En consonancia con su origen, Platón fue un acérrimo anti-demócrata, a pesar de ello, esto no le impidió el rechazar las violentas acciones que había hechos sus parientes oligárquicos y rehusar participar en su gobierno.

platón

Espeusipo, sobrino de Platón, vanagloriaba la rapidez mental y la modestia que tuvo de niño, así como su pronto interés en el estudio.​ Durante su juventud mostró gran interés en el arte como la pintura, la poesía y el drama. En realidad al día de hoy se conservan un conjunto de epigramas que son aceptados como auténticos, por lo que también se asegura que Platón tuvo interés en el escribir tragedias, actividad que dejó luego de conocer a Sócrates.

En lo que respecta a su formación intelectual temprana, Platón había estudiado con heraclíteo Crátilo y sus creencias de que todo lo sensible está en devenir y, por tanto, de que no es posible el conocimiento científico acerca de ello, sin embargo, luego de haber conocido a Sócrates y su enseñanza e insistencia en inquirir y definir cada cosa para poder entenderla en su totalidad se convenció de que había realidades cognoscibles y por ende permanentes, por lo que decidió que no todo era sensible.

Obras

Gran parte de sus escritos son diálogos, de hecho, Platón fue el primer filósofo en exponer el pensamiento filosófico por medio de este tipo de conversación, por lo que pasó a constituir un elemento cultural nuevo: la contraposición de distintos puntos de vista y la caracterización psicológica de los interlocutores fueron los primeros pasos de una nueva cultura en donde ya no había lugar para la expresión poética u oracular, sino el debate y la discusión de ideales.

Los veintiséis diálogos platónicos pueden ser separados en tres grupos. El primero vendría siendo los diálogos del llamado período socrático (396-388) entre los que se incluyen:

  • La Apología.
  • Critón.
  • Eutifrón.
  • Laques.
  • Cármides.
  • Ión.
  • el Hipias menor.

platón

En ellos se puede apreciar la influencia de Sócrates y son caracterizados por el dominio del elemento mímico-dramático: posee un inicio abrupto, sin preámbulos preparatorios. Todas las obras mencionadas se escribieron antes del primer viaje de Platón a Sicilia, en las mismas se manifiestan también los diálogos investigadores a la manera socrática.

Las siguientes obras de diálogos escritas en el posterior periodo se denominan constructivo o sistemático, puesto que pertenecen a una etapa de transición, en donde se pueden mencionar:

  • Protágoras.
  • Menón.
  • Gorgias.
  • Menéxenes.
  • Crátilo y Eutidemo.
  • Los grandes diálogos de esta etapa son el Fedón, en donde el tema central era el alma.
  • El banquete, donde se debate acerca del amor.
  • La República, visto como el tema de Platón más sistemático, fruto de largos años de trabajo, que expone tres líneas de argumentación relacionadas con el todo.
  • Fedro, escrito en forma de diálogo dramático debate acerca de los puntos relativos de la belleza y el amor, y contiene momentos de honda poesía.

platón

En esto diálogos se puede ver la expresión de Platón, no son ensayos filosóficos propiamente dichos, sino que son vistas como obras literarias centradas en temas filosóficos, y por este motivo no se ven limitadas a un solo tema.

Luego de estos, se encuentran los diálogos hechos durante el período tardío o revisionista, escritos en el momento de la fundación de la Academia. Si bien no poseen méritos dramáticos y literarios que caracterizaron a los diálogos precedentes, se puede apreciar un toque de sutileza y madurez de juicio, puesto que los mismos son una definitiva exposición de su pensamiento filosófico. Entre estos escritos se puede hacer mención de:

  • En el Parménides, en donde el filósofo hace una exposición de su teoría de las ideas.
  • El Teeteto en donde se pone en contra del escepticismo de Protágoras acerca del conocimiento, al mismo tiempo muestra la vida contemplativa del filósofo.
  • El Timeo se caracteriza por ser una exposición del mito de la creación del mundo por obra del Demiurgo.
  • El Filebo es un escrito acerca de la relación existente entre el Bien y el placer.
  • Las leyes es una obra en la que se intenta adaptar la realidad de su doctrina del Estado ideal, tomando como referencia las constituciones y legislaciones de varias ciudades griegas.

platón

Los aportes a la filosofía de Platón

Como hemos mencionado anteriormente, Platón ha sido uno de los filósofos más reconocidos dentro la historia, esto se debe a que durante toda su vida realizó diversos aportes al ámbito filosófico. En este sentido, en el presente apartado realizaremos una exposición detallada acerca de cada uno de ellos.

El alma

Platón asegura que existe un mundo inteligible, el de las Ideas, en donde es posible el conocimiento, y un mundo sensible, que vendría siendo el que vivimos. Esta misma dualidad ocurre en el ser humano. El hombre está conformado de dos realidades distintas unidas por accidente: el cuerpo mortal (parte del mundo sensible) y el alma inmortal ( parte del mundo de las Ideas).

El cuerpo está constituido por materia, es imperfecto y mutable es en definitiva igual de despreciable que todo lo material. En un mismo sentido, Platón al afirmar este hecho pone en relieve que lo importante del hombre es su alma.

Frente a esto, entonces se entiende que el alma es espiritual, simple e indivisible. Por este mismo motivo es que la misma es eterna e inmortal, ya que la destrucción o la muerte de algo consiste en la separación de sus componentes.

platón

Las funciones del alma radican en tres aspectos: el alma racional (lógos) que se aloja en el cerebro y dota al hombre de capacidades intelectuales, del alma pasional o irascible (zimós), localizada en el pecho, dependen las pasiones y sentimientos, y por último, de la concupiscible (epizimía) que se encuentra en el vientre, de donde vienen los bajos instintos y los deseos puramente animales.

De esta manera, el alma se encuentra atada al cuerpo por una falta cometida, de aquí es que también es visto como una cárcel para el alma. El vínculo que existe entre el alma y cuerpo es accidental (el lugar natural del alma es el mundo de las Ideas) e incómodo. El alma es obligada a estar en el cuerpo como el jinete al caballo, o como el piloto a la nave.

No obstante, su objetivo final es el liberarse del cuerpo, y para ello deberá aplicar sus esfuerzos a purificarse. Aquellas que puedan lograr la purificación regresarán al mundo de las Ideas luego de la muerte del cuerpo, mientras que las que no irán a la región infernal del Hades, donde luego de una etapa de tormentos se les dará la opción de escoger un nuevo cuerpo en el que reencarnarse.

La teoría de las ideas

La doctrina de las Ideas se basa en la suposición de que más allá del mundo de los objetos físicos existe lo que el filósofo denominó mundo inteligible (cósmos noetós). El mismo es visto como un reino espiritual formado por una pluralidad de ideas, como la idea de Belleza o la de Justicia. De esta manera, las ideas son perfectas, eternas e inmutables, así como también son inmateriales, simples e indivisibles.

El mundo de las Ideas tiene un orden jerárquico, la idea que se posiciona en el nivel más alto es la del Bien, que ilumina a todas las demás, trasmitiendo su perfección y realidad. Luego de esto, la preceden las ideas de Justicia, de Belleza, de Ser y de Uno. Posteriormente le siguen aquellas que poseen elementos polares, como Idéntico Reposo, luego aquellas de los Números o matemáticas, y finalmente las de los seres que integran el mundo material.

El mundo de las Ideas, solo es aprehensible a través de la mente, es eterno e inmutable. Cada idea del mundo inteligible es el modelo de una categoría particular de cosas del mundo sensible, es decir, del universo o mundo material en donde nos encontramos.

Dentro del mundo inteligible se encuentran las ideas de Piedra, Árbol, Color, Belleza o Justicia así como aquellas cosas del mundo sensible son sólo imitación (mímesis) o participación (mézexis) de tales ideas, en otras palabras, cosas imperfectas.

Teología

Cabe la posibilidad que el pensamiento platónico estuviera constituido por una amplia gama de elementos teológicos o religiosos. Los mismos podrían ser la base de sus planteamientos ontológicos, gnoseológicos, políticos y epistemológicos. En un mismo sentido, en el diálogo Timeo Platón presenta una teoría cosmogónica y religiosa.

Esta religión se piensa que fue adoptada a través de Sócrates además que se asegura que guarda relación con su juicio al ser acusado de traer nuevos dioses y negar los ya existentes. Es muy posible que incluyera elementos monoteístas que se encuentran dentro de la “Verdad” máxima o el “Bien” máximo que se aloja en sus teorías ontológicas y políticas.

Las teorías teológicas de Platón se piensan que eran de carácter esotéricas (secretas). Incluso en la Carta VII Platón se manifiesta lo siguiente: ‘‘No hay ni habrá nunca una obra mía que trate estos temas. Cualquier persona seria se guardaría mucho de confiar por escrito cuestiones serias, exponiéndolas a la malevolencia de la gente” (341c). Dichos comentarios de Platón hacen pensar que lo que dejó escrito no fue lo suficiente para su persona.

El mundo inteligible y el sensible

El acceso a este mundo no se da por medio de los sentidos, sino que se entrar al emplear la parte más excelente del alma, que para el filósofo es la razón. El Mundo Inteligible es visto como la autentica realidad, el mismo posee un carácter religioso y consecuencias en el campo de la epistemología, la ética y la política.

De una misma manera, las propiedades más importantes de este mundo son su carácter temporal, espacial, cambiante y corruptible. El cuerpo de todo ser humano vendría siendo entonces el Mundo Sensible, dentro del mismo no hay lugar para la ciencia sino para la opinión. El escrito de Platón conocido como El mito de la caverna, es una metáfora del Mundo Sensible siendo este el mundo interior del hombre.

Las cosas del Mundo Sensible por lo general participan o imitan las cosas que se alojan en el mundo de las Ideas. Este ha sido modificado por el Demiurgo por medio de la transformación que ejerce sobre la materia informe tomando como modelo el Mundo Inteligible.

Alegoría de las cavernas

Es muy posible que esta sea la mejor metáfora en donde se explica el concepto de dualidad expuesto por Platón. Según el mito de la caverna, hay un campo vinculado con las ideas que es ininteligible, y existe otro que es solo relacionado con el mundo sensible, es decir, el que experimentan los hombres. Por lo que la vida que se afronta dentro de la caverna no es más que el mismo mundo sensible, mientras que por otra parte, la vida fuera de la caverna está relacionada con el mundo de las ideas.

Para Platón, el hombre que vive dentro de esta está vinculado con la oscuridad y al sometimiento absoluto a los placeres mundanos. Al salir de ella se puede apreciar la representación de dejar atrás la búsqueda de placeres e ir en búsqueda del conocimiento. Cuanto más el hombre se acerca al  conocimiento, más lejos se va de la caverna y más cerca está de la verdad.

El conocimiento

Para Platón, el conocimiento tiene el propósito de encontrar una definición inequívoca al saber de todas las cosas. De esta forma el conocimiento más elevado viene siendo el conocimiento de lo universal y el más bajo es el conocimiento de lo particular. Esta teoría supone una separación irreconciliable entre el saber Universal y el mundo real, no obstante, para Platón este concepto de lo Universal no esta unido a una forma abstracta, sino que a cada uno de estos conocimientos universales están dentro de una realidad concreta.

Para el filósofo las ideas pueden ser conocidas de forma accesible, sin embargo, en ningún momento se opone a la idea de una realidad al mundo de las cosas. A pesar de esto, Platón no pudo ser capaz de determinar cual es la relación que hay entre lo particular y lo universal.

Una manera que tiene el autor para expresar este problema es cuando se refiere al arte, el mismo nos dice que el artista representa una tercera versión del hombre. Según Platón, el hombre ideal es la meta que todos intentan llegar, luego están los hombres particulares que son copias del ideal y por último está el artista que imita una copia.

Por medio del razonamiento abstracto y habiendo entendido los principios, la mente tiene la capacidad de sacar conclusiones sin contar con las imágenes visibles. Para el filósofo el conocimiento de lo real se puede alcanzar de forma absoluta, pero esto no ocurre de la misma manera con las cosas del mundo sensible, puesto que son ilusorias y está sujeto al cambio. Motivo por el cual no pueden ser objeto de conocimiento científico.

Aportes a otras ciencias

Así como Platón realizó grandes aportes al ámbito de la filosofía, sus contribuciones no se detuvieron allí, dado que también tuvo una fuerte influencia en otras ciencias siendo las más destacadas: la política, la ética y la cosmología. En el presente apartado realizaremos un breve pero minucioso resumen de como fueron dichos aportes a las áreas ya mencionadas.

Política

Las ideas filosóficas de Platón estuvieron implicadas en muchos aspectos sociales, haciendo hincapié sobre todo cuanto al estado o gobierno ideal. Existen diferencias entre sus ideas iniciales y las que expuso posteriormente. Algunas de sus más conocidas doctrinas se encuentran reflejadas en su obra La República.

Sin embargo, con los estudios filológicos actuales se ha llegado a implicar que sus diálogos tardíos son en realidad una dura crítica a sus consideraciones previas, la misma se origina a raíz de la gran decepción de Platón hacia sus propias ideas y a la depresión contemplada en la Carta VII.

Para el filósofo el gobierno debe estar basado en el consentimiento y la armonía del verdadero conocimiento de lo que es bueno para el pueblo. De esta manera, la justicia en sí misma es el aspecto más importante que debe existir para las personas de una ciudad. Por este motivo, el Estado en la necesidad de que esta prioridad se cumpla. La justicia se consigue por medio de la armonía entre las clases sociales y, para los individuos, en las partes del alma de cada uno.

En un mismo sentido, Platón alegaba que las sociedades debían estar constituidas por una estructura tripartita de clases, la cual estaría formada según el apetito, espíritu y razón del alma de cada uno de los individuo:

  • Artesanos o labradores: Los trabajadores son los que corresponden a la parte del “apetito” del alma.
  • Guerreros o guardianes: Los guerreros aventureros, fuertes, valientes eran aquellos que se encontraban en el aspecto del “espíritu” del alma.
  • Gobernantes o filósofos: Aquellos que eran inteligentes, racionales, apropiados para tomar decisiones para la comunidad, estaban ubicados en la parte de la “razón” del alma.

Ética

Muchos de los diálogos escritos por el filósofo debaten sobre la ética, incluyendo la virtud y el vicio, el placer y el dolor, el crimen, el castigo y la justicia. En su obra La República, Platón ve a “El Bien” como la Forma suprema, que llega a existir incluso “más allá del ser”, siendo alcanzable solo por unos pocos a través de la verdadera episteme.

Platón hace la distinción entre tres placeres: los que llenan y sustituyen un dolor, los que no llenan una falta y los placeres. Contra la suposición de la epicura, los placeres del filósofo son mucho más abundantes a comparación que los placeres de la carne. A pesar de esto, el placer es una medio engañoso hacia la felicidad.

De esta manera, la ética para Platón es una ética eudemonista, es decir, una ética que estable que el fin que todos los hombres intentan llegar es la felicidad, tanto individual como colectivamente. La felicidad es el objetivo final de la vida humana y consiste en actuar de acuerdo con la naturaleza humana, en ir en busca de la perfección por medio del equilibrio del alma y su armonía mediante una vida virtuosa.

Las virtudes cardinales platónicas ya habladas en su política son la justicia, la prudencia, la fortaleza y la templanza. La ética de Platón tiene como propósito el estudiar cómo el ser humano puede acceder al mundo de las ideas y, en última instancia, la contemplación de la idea de Bien. El bien supremo del hombre se podría decir que es el desarrollo de su propia personalidad como ser racional y moral, el recto cultivo de su alma, el bienestar general y armonioso de su vida.

Cosmología

El ámbito de la cosmología es expuesto principalmente en su texto Timeo, si bien hay elementos cosmológicos en otros textos. La introducción al Timeo da a entender que la presentación no garantiza exactitud, lo cual expone el reconocimiento de Platón de la debilidad propia de los saberes orientados al mundo sensible y alcanzables a través de las sensaciones. En esta obra el filósofo muestra interés en la manera en la que se estructura el cielo visible como modelo para el alma humana.

Según la interpretación tradicional de la metafísica del Timeo, la existencia de la materia es eterna e independiente. La característica de la materia es la indeterminación (apeiron). De esta forma, Platón le atribuye el nombre de Jôra a un espacio vacío caótico el cual tiene la finalidad de ser el lugar en donde se impone la materia.

La descripción de la Tierra que dio Platón fue la de un globo y mientras que el universo era esférico, al ser la figura más perfecta, además finito y limitado. Asimismo, alegó que el mundo se encuentra rodeado por estrellas fijas y está conformado por las siete esferas celestes (la Luna, el Sol, Venus, Mercurio, Marte, Júpiter y Saturno), mientras que el centro del mismo se aloja el alma universal. Para él las estrellas podían ser consideradas como seres vivos divinos e inmortales.

En una misma línea de ideas, Platón también relacionó a cada uno de los cuatro elementos clásicos (tierra, aire, agua y fuego) con un sólido regular (cubo, octaedro, icosaedro y tetraedro) según su forma, los denominó sólidos platónicos. El quinto sólido regular, el dodecaedro, se supone que era aquel elemento encargado de la formación de los cielos (éter).

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Psicología experimental y psicoanálisis 

(Visited 31 times, 1 visits today)