Michel Foucault, uno de los más Importantes Filósofos del Siglo XX

El pensamiento de Michel Foucault impactó e influyó decisivamente en gran parte del ambiente cultural francés de su tiempo. Fue reconocido en todo el mundo por sus ideas sobre el régimen carcelario, el sistema de salud y la psiquiatría, al igual que por sus aportes al estudio de la sexualidad humana.

Michel Foucault

¿Quién fue Michel Foucault?

Foucault fue un reconocido filósofo, sociólogo, historiador y psicólogo francés cuyo interés central era la genealogía de la subjetividad moderna. Incluso en su época de mayor brillantez intelectual solía decir sobre sí mismo: “Ni escritor, ni filósofo soy, ni puedo creerme ser un prestigioso intelectual: simplemente soy un profesor”.

Aunque académicamente se había formado en psicología, historia y filosofía, sus escritos eran mayormente relatos sobre ciencias médicas y sociales, ya que le apasionaba la literatura y la política. A pesar de ello, la mayoría de los libros de Foucault pueden abiertamente leerse y asimilarse como filosóficos.

El pensamiento filosófico de Foucault se estructura en torno a cuatro etapas:

  • la temprana de los años 1950.
  • la arqueología del saber de los años 1960 (relacionada con la antipsiquiatría).
  • la genealogía (poder) de los años 1970 (vinculada con las luchas carcelarias).
  • la hermenéutica (subjetividad ética) de los años 1970 (asociada con el movimiento queer).

Foucault es un seguidor de la idea Nietzscheana del Poder, el poder como unión estratégica, poder que construye y que no solamente reprime, poder creador de individuos y subjetividades, que ni el liberalismo, ni el marxismo, ni la Escuela Crítica de Fráncfort habían valorado cabalmente.

Michel Foucault

Por otro parte, Foucault mostraba especial preocupación por el cada vez mayor estrés moderno y su incidencia sobre la autoconciencia humana y su concepto de lo humano como generador de la historia.

Foucault intentaba descubrir con su aproximación a la historia, las capas de relaciones y huellas de cultura para la reconstrucción de la civilización bajo estudio. Aseguraba que su interés era elaborar una historia de las distintas formas por las cuales, en nuestra cultura, los humanos nos convertimos en sujetos.

Con ello quería aludir al modo en que los humanos se transforman en sujetos de estudio y prácticas objetivas por medio del conocimiento, las reglas sociales y la sexualidad. De esta manera fue que, a la sexualidad, la locura, la historia y el castigo pudo aplicar su método arqueológico.

Biografía

Michel Foucault nace en la ciudad de Poitiers, Francia, en octubre de 1926, el día 15. Su padre Paul, un eminente cirujano, deseaba que su hijo siguiera su misma carrera profesional. No se destacó como buen estudiante hasta que ingresó al colegio jesuita Saint-Stanislaus, donde su rendimiento fue sobresaliente.

Contando apenas 20 años se inscribe en la Escuela Normal Superior de París y luego en la Universidad de París (Sorbona), en la que se diplomó en 1952. Desarrolló una ferviente actividad tanto a nivel profesional como intelectual. Se inició como catedrático en la Universidad de Lille, para luego trabajar como agregado cultural desde 1955 a 1960 en Suecia, Polonia y Alemania Occidental.

Su tesis doctoral titulada “Locura e Irracionalidad: Historia de la Locura en la Época Clásica”, la presentó en 1961, siendo publicada luego como un libro. Su segundo libro “El Nacimiento de la Clínica” lo publicaría dos años después.

Michel Foucault

En 1965 es designado profesor de Filosofía en la Universidad de Túnez, cargo que desempeñó por algo más de dos años. En ese país se suscitaron en ese entonces revueltas antimperialistas organizadas por los estudiantes, a quienes Foucault protegió de la brutal represión policial.

Su tercer libro “Las Palabras y la Cosas” es publicado en 1966, época en que su interés por el estructuralismo estaba en auge. Gracias a ello, se le vinculó rápidamente con pensadores como Jacques Lacan, Claude Lévi-Strauss y Roland Barthes. En ese tiempo se le consideraba como parte del grupo de intelectuales que pretendían deponer al movimiento existencialista liderado por Jean-Paul Sartre.

Los lectores franceses admiraron su estilo literario, llegando inclusive algunos a compararlo con el que Lévi-Strauss expuso en su obra “Trópicos Tristes”.  Pese a ello, Foucault no se consideraba un estructuralista.

Retorna a Francia en el otoño de 1968 y es nombrado en diciembre como jefe del departamento de filosofía de la Universidad de Vincennes. Pasó a ocupar en 1970 un puesto como miembro de la institución de enseñanza más prestigiosa de Francia, el Colegio de Francia, donde se encargaría de la cátedra “Historia de los Sistemas de Pensamiento”.

En ese tiempo inició su proyecto de seis volúmenes acerca de “La Historia de la Sexualidad”, el cual no pudo completar. En los dos primeros volúmenes exploró el vínculo entre la moral y la sexualidad, y el tercero titulado “La Inquietud de Sí” fue publicado poco antes de su muerte.

A causa de complicaciones relacionadas con el SIDA, Foucault muere en París el 25 de junio de 1984, siendo entonces la primera reconocida figura de Francia a quien se le diagnosticó esta enfermedad.

Obras

Entre sus obras mayores destacan las siguientes:

  • Historia de la Locura en la Época Clásica (1961).
  • El Nacimiento de la Clínica (1963).
  • Las Palabras y las Cosas (1966).
  • La Arqueología del Saber (1969).
  • Vigilar y Castigar (1975).
  • Historia de la Sexualidad 4 vols.
    • La Voluntad de Saber (1976).
    • El Uso de los Placeres (1984).
    • La Inquietud de Sí (1984).
    • Las Confesiones de la Carne (2018).
  • Nietzsche, la Genealogía, la Historia (1988).
  • La Hermenéutica del Sujeto (2001).

Aportes de Michel Foucault

Filosofía, historia, crítica literaria y las ciencias sociales son algunos de los campos a los cuales Foucault contribuyó con sus trabajos teóricos. Fue un estudioso del desarrollo de la civilización occidental, específicamente en sus posturas hacia la sexualidad, la locura, la enfermedad y el conocimiento.

Sus Aportes a la Psicología

A los cambios históricos de nuestras vivencias como humanos, cambios que tienen que ver con el ejercicio del poder y que se concretan en nuevos conocimientos científicos, es a donde Foucault dirige su método genealógico (sistema de análisis histórico del pasado que se quiere comprender, para así modificar el presente).

Para ello se necesita redefinir el poder hasta que se logren caracterizar los términos psicológicos: una relación donde un individuo intenta influir en el comportamiento de otro sujeto. Como resultado se obtienen elementos muy provechosos para una genealogía de especialidades psicológicas como la psicología clínica, la criminología, la sexología y el psicoanálisis.

Foucault nos aporta un estudio histórico de la Modernidad, de los conocimientos que lo legitiman y de los sujetos que lo sustentan. Se enfocó, particularmente, en la aportación de la psicología como un saber-poder que otorga ayuda tanto para el gobierno individual y colectivo, como para la construcción de sujetos que han asimilado valores propios de nuestra Modernidad (vigilancia, disciplina, etc.).

En conclusión, Foucault estudia los procesos históricos, las prácticas sociales y las tecnologías del yo («tecnologías psi») con las que se construye el sujeto psicológico moderno que posibilitó el surgimiento de la psicología científica que hoy se aplica.

Concepto de Locura

De acuerdo a Foucault, la locura la determina la ausencia de obra; los gestos del loco no sirven para nada, sus muestras de delirio no hacen alusión a nada, su existencia es básicamente ociosa e inoperante.

En su libro de 1961 “Historia de la Locura en la Época Clásica”, Foucault estudia, a través de varias etapas, el punto de vista de la sociedad occidental sobre la locura. Esas etapas son el renacimiento, la edad clásica (siglos de la Ilustración, desde fines del XVI y hasta casi todo el XVIII), y la experiencia más contemporánea.

Cada una de las tres etapas históricas de experiencias de la locura que propone Foucault corresponde a diferentes formas de concebir la locura (locura, razón y sinrazón), y a distintas prácticas alrededor de la figura del enajenado.

La locura durante la etapa renacentista puede catalogarse como una experiencia trágica, donde se hacía alusión a las potencias trágicas de la existencia del hombre, y en la que la locura es imaginada al interior de un paradigma sagrado asociado a figuras del otro mundo.

La mayor parte de su libro, Foucault la dedica a estudiar la etapa clásica, situada en los siglos XVII y XVIII. En esa época, se concibe a la locura como puro no ser, como algo completamente negativo, sin contenido y asociada a la animalidad y al delirio.

Por último, a través de la época contemporánea o moderna, a partir del siglo XIX, a la locura se le da una explicación basada en los hechos, con lo que se produce un entendimiento analítico de la misma como objeto médico-psiquiátrico.

El loco es nuevamente encerrado, esta vez en un asilo psiquiátrico y no es condenado, como en otras épocas, a una celda subterránea o a una jaula para ser objeto de burlas. En el manicomio, su locura será objeto de estudio, y donde, al tratarla como una enfermedad, acaba por devenir en un objeto psicológico.

Historia de la Sexualidad

A pesar de haber pensado a su libro “Historia de la Sexualidad” como una serie de seis volúmenes, sólo alcanzó a publicar tres de ellos antes de ser sorprendido por la muerte.

En el primer volumen titulado “La Voluntad de Saber”, ambientado en los siglos XVIII y XIX, el autor habla del funcionamiento de la sexualidad con respecto a la emergencia del bio-poder. Mediante él se tendría “pleno control sobre los cuerpos vivos”, esto es, todas las políticas económicas, geográficas y demográficas que el poder ha establecido para controlar la sociedad.

El poder se muestra difuso, dividido, desubicado, es omnipresente, e infiltra todas las relaciones sociales. Arremete contra las “hipótesis represivas”, la creencia popular de que nuestros impulsos sexuales los hemos “refrenado” desde el siglo XVII. Foucault plantea una perspectiva de la sexualidad como “impulsada” mediante la construcción discursiva del sexo.

No podemos olvidar que ésta presunta libertad sexual se enfrenta constantemente al “control sobre los cuerpos vivos”, mientras que el derecho a morir, algo habitual en las sociedades disciplinarias, ha dado paso a la “asimilación de la norma”. Nociones ambas que han demostrado ser compatibles con las sociedades de control en las que solemos vivir.

En consecuencia, el autor considera que el discurso sexual y la libertad sexual “alcanzada” en décadas recientes (o simplemente deseada por quienes defienden la libertad) es un dispositivo engañoso, cuya intención es distraernos del verdadero objeto de lucha en nuestra sociedad que es controlar nuestros propios cuerpos, por encima de nuestros deseos y pasiones. ​

En los volúmenes segundo (El Uso de Los Placeres) y tercero (La Inquietud de Sí) se observa un cambio en la perspectiva del autor, ya que en ambos aborda la utilización del cuerpo en un sentido mucho más amplio (económico, dietético, sexual) durante los periodos correspondientes a la Antigüedad griega y a la Roma imperial.

Antes de morir, Foucault había casi completado el cuarto volumen donde se cubría el inicio de la era cristiana y su moral ascética. Su publicación no fue autorizada el autor ya que su lenguaje no se ajustaba del todo al de los dos volúmenes anteriores. Fue finalmente publicado en 2018 bajo el nombre “Las Confesiones de la Carne”.

Influencia y Críticas

Una de los filósofos alemanes que más influyó en el pensamiento de Foucault fue Friedrich Nietzsche. Evidencia de ello es su “genealogía del conocimiento”, en la que se refiere directamente a la idea nietzscheana de “la genealogía de la moral”. “Soy un nietzscheano” afirmó Foucault en una de sus últimas entrevistas.

​No dejo de reconocer la influencia que sobre él ejerció el pensamiento de Martin Heidegger, tanto así que llegó a decir que había sido un filósofo esencial para él.​ Aun así se permitió criticar en varias ocasiones algunas ideas de Heidegger como cuando calificó como un olvido del “ser” su versión de la historia de la verdad en la filosofía occidental.​

Foucault se manifestó como de pensamiento izquierdista gran parte de su vida, pese a que con frecuencia cambió su postura particular dentro de la izquierda.

Introdujo en 1977 una petición ante el parlamento francés solicitando la despenalización de las relaciones sexuales de mutuo acuerdo entre adultos y menores de quince años. En la firma del documento le acompañaron intelectuales de la talla de Jean-Paul Sartre y Jacques Derrida, entre otros.

También te recomendamos este otro artículo: Escuela Austriaca de Economía, principales teorías y más

(Visited 120 times, 1 visits today)