Pierre Auguste Renoir, importante pintor francés impresionista

Le invitamos a conocer sobre Pierre Auguste Renoir, en este artículo conocerá de su vida, sus estudios, cuáles son sus principales obras de arte y los reconocimientos realizados a este gran artista, francés quien impuso un nuevo estilo en la pintura.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

Quién fue Pierre Auguste Renoir?

Pierre Auguste Renoir es un extraordinario pintor francés, reconocido como uno de los primeros en realizar el tipo de pintura catalogada como impresionista, con una evolución artística marcada por el estilo, realiza en una periodo de su carrera un cambio, en donde podemos reconocer el interés por el desarrollo de la figura femenina en sus pinturas, acompañados de ambientes naturales, en el que se identifica la influencia de los estilos de las pinturas clásicas y barrocas.

Este pintor francés tiene una interpretación cargada de sensualidad de lo que es para otros el estilo impresionista, por lo que sus pinturas tienen una tendencia hacia la belleza y el ornamento del ambiente. Cuando se comparan sus pinturas con la de otros artistas que desarrollan el mismo estilo, entre los que podemos nombrar a Manet o a Van Gogh, podemos reconocer que Pierre Auguste Renoir se aleja de la dureza o áspero de la vida moderna de la época y llena sus obras de belleza.

Los estudiosos del arte señalan que Pierre Auguste Renoir estuvo siempre muy unido a la tradición artística de los pintores del siglo XVIII, que en sus obras siempre mostraban a una sociedad elegante, refinada en el reconocido estilo Rococó, si quieren comprobar lo que estamos comentando le recomendamos visualizar los trabajos realizados por Jean Antoine Watteau, un pintor francés al igual que Pierre, que se reconoce como uno de los artistas que inicia el estilo rococó.

Las pinturas de Pierre Auguste Renoir son una demostración de episodios de la vida en armonía, sus pinturas muestran la alegría de vivir, sin importar incluso cuando los protagonistas o personajes de sus obras se encuentran realizando tareas cotidianas.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

En las pinturas de Pierre Auguste Renoir los personajes de sus composiciones siempre muestran un buen humor, que están pasando un momento agradable, en una naturaleza hermosa luminosa llena de color. Por esta característica de las pinturas que realiza Pierre Auguste Renoir, se le compara con Henri Matisse otro pintor francés que tiene un estilo totalmente diferente al de Pierre, pero por el uso del color y la fluidez del dibujo, los estudiosos del arte los relacionan.

Cuando damos un paseo por las obras de Pierre Auguste Renoir, encontramos escenas de niños y mujeres, flores, desnudos femeninos, entre otros, en cada una de ellas hay armonía, felicidad, en donde resalta el uso de la técnica del impresionismo.

Biografía

Ahora conozcamos un poco más de cerca al artista, Pierre Auguste Renoir nació un 25 de febrero del año 1.841 en la bella ciudad de Limoges, Francia. Sus padres fueron Leonard Renoir y Marguerite Merlet, la familia tenía una condición económica ajustada, por lo que era una familia humilde, su padre tenía el oficio de sastre y su madre lo acompañaba realizando la tarea de costurera.

El matrimonio tuvo una familia conformada por siete hijos, de los cuales Pierre Auguste Renoir fue el penúltimo de los hermanos. Las condiciones económicas de la familia empeoraban, por lo que deciden probar suerte en la ciudad más grande, Paris, tenían la visión que los oficios de ambos podían tener una mayor productividad en la gran ciudad, es así que en el año 1.844 dejan Limoges y se mudan a París.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

La familia consigue residencia en una casa que se encontraba ubicada muy cerca de museo de Louvre, por lo que Pierre visitaba el lugar con frecuencia, atraído por las obras de arte del lugar pasaba largos periodos de tiempo dentro del museo, lo que definitivamente marcó al artista, guiando su gusto e inspiración  por el arte clásico.

Pero Pierre Auguste Renoir desde muy joven fue un niño muy curioso visual y se percataba de lo hermoso del entorno, veía los detalles arquitectónicos de la ciudad, de las personas, del entorno natural, por lo que su inspiración proviene de mucho más allá del museo de Louvre.

Aproximadamente en el año de 1858 con tan solo 17 años de edad realiza diferentes trabajos, entre los que podemos resaltar grabados en algunos escudos y armas que fueron solicitados por su hermano Henry, también realizó decoraciones, lámparas, entre otros, todo el dinero que lograba reunir de sus trabajos, lo invertía en la compra de materiales, pinturas al óleo, lienzos, pinceles y más, los cuales por supuesto utilizaría en la elaboración de sus primeros retratos.

Conoce a Aline Charigot a finales de la década de 1870, quien se convertiría en una de sus principales modelos, una hermosa mujer de la que terminaría enamorado y con quien se casaría un 14 de abril de 1890. De esta estable relación nacieron tres hijos hermosos varones, llamados Pierre Renoir, Jean Renoir y Claude Renoir.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

Pierre Auguste Renoir es reconocido por su estilo impresionista, desarrollado en una versión sensual erótica de la belleza femenina, fue definitivamente un “influencer actual” en su época, lo que realmente era un trabajo enorme, por que el trabajo realizado debía ser definitivamente impactante, para lograr captar las miradas de otros artistas.

La obra de Pierre Auguste Renoir hizo voltear la mirada de todos hacia su trabajo, marcando una tendencia y un estilo propio seguido por muchos. Pierre Auguste Renoir fallece un 3 de diciembre de 1.919, en la ciudad de Cagnes sur Mer, ubicada en los Alpes Marítimos de Francia, contaba para el momento con 78 años de edad.

Familia

Como mencionamos anteriormente Pierre Auguste Renoir nació en el seno de una familia humilde, era uno de los hijos menores de la pareja, Léonard Renoir y Marguerite Merlet, quienes como mencionamos se ganaban el sustento realizando trabajos de confección de ropa para caballeros y su madre quien apoyaba con los trabajos de costura a su esposo. Los problemas económicos obligan a los padres de Pierre a tomar la decisión de mudarse de ciudad llegando en el año 1844, a la ciudad de París, Pierre Auguste Renoir tan solo tenía tres años de edad.

Cuando cumplió los siete años Pierre comenzó a asistir a una escuela religiosa, la cual era dirigida por los Hermanos de las Escuelas Cristianas. En la misma se dan cuenta de la gran capacidad vocal del niño, se le daba muy bien el solfeo, por lo que los maestros, lo hacen formar parte de la coral de jóvenes varones de la iglesia de Saint-Eustache, esta coral era dirigida por el compositor Charles Gounod, considerado el mejor compositor francés del siglo XIX.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

A los trece años decide abandonar la escuela y los padres lo envían al taller de los hermanos Lévy, para que aprendiera un oficio y como ya había indicado que le gustaba la pintura, los padres decidieron que aprendiera sobre el arte de la pintura en porcelana, que daban en ese taller. Su hermano menor Edmond Renoir, reconoce que su hermano había mostrado su amor y sus cualidades artísticas desde muy niño, siempre dibujaba con trozos de carbón las paredes de la casa.

En el taller Pierre Auguste Renoir reconoce que cada vez le gusta más pintar, por lo que al salir de las clases del taller, corría a los cursos gratuitos de dibujo que dictaban en la ciudad. Tenía una cualidad innata y por ello el progreso al compararlo con otros estudiantes era mayor, lo que le permitió que le asignaran responsabilidades para realizar trabajos que eran normalmente asignados a los obreros experimentados.

Por supuesto que en un mundo de adultos un niño puede ser objeto de burlas, sin embargo, siempre hay alguien que ve el valor y las cualidades, en esta oportunidad fue Émile Laporte, uno de los obreros de los Lévy, a quien le agradaba la pintura al óleo y le permitió a Pierre Auguste Renoir utilizar sus materiales. ​Cuando Pierre concluyó su primera pintura, Laporte fue al hogar de los Renoir y les sugirió a los padres de Pierre, le dieran la oportunidad de estudiar la pintura de arte, porque veía en Pierre grandes cualidades para llegar a ser un gran pintor.

El mismo pintor dijo que sus raíces humildes nunca fueron un impedimento para desarrollarse como artista, siempre tuvo el apoyo y reconocimiento de su familia, es más, reconocía que su vida fue lo que lo lleno de tanta realidad, que logró encontrar la esencia de la felicidad en la vida, de haber nacido en una familia adinerada, su inspiración hubiera estado llena y contaminada con una felicidad poco honesta.

Estudios

Como indicamos con anterioridad en el año 1.848, Pierre Auguste Renoir inicia su educación en la escuela perteneciente a Los Hermanos de Escuelas Cristianas, en donde reconocieron su capacidad para el canto, por lo que llegó a formar parte del grupos coral de la iglesia Saint Eustache.

A pesar que la situación económica de la familia había mejorado, no era lo realmente cómoda para la numerosa familia, por lo que Pierre Auguste Renoir,  decide abandonar sus estudios y comienza a recibir aprendizaje respecto a la técnica de pintura de porcelanas en talleres de clase gratuita. Las cualidades innatas del joven Pierre comienzan a sobresalir en el grupo de estudiantes por lo que se le comienzan a asignar trabajos que eran sólo para profesionales.

A pesar de conocer la condición económica de la familia, Émile Laporte, estaba convencido de las cualidades sobresalientes de Pierre para convertirse en un gran pintor, por lo que luego de ver el trabajo realizado por Pierre Auguste Renoir, le insiste a sus padres para que el joven asista a estudios de pintura de arte.

 Últimos tiempos

Lamentablemente Pierre Auguste Renoir adolecía de buena salud, existen registros de misivas en las que siempre refería quebrantos de salud muy frecuentes, generalmente asociados a enfermedades respiratorias, por lo que pasaba una buena parte del tiempo postrado en la cama.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

En 1888, en Essoyes, sufre una parálisis facial generada por una neuralgia, en la misma ciudad tuvo un accidente con su bicicleta, fracturándose un brazo al caer de la misma, pero no era la primera vez que tenía este tipo de accidentes, ya se había fracturado en una oportunidad, por lo que aprendió a pintar con ambas manos, era ambidiestro.

Sin embargo, con este nuevo accidente comenzó a tener dolores que le hacían difícil su trabajo, el médico de cabecera, le diagnosticó un reumatismo incurable. Esta enfermedad lo mantuvo limitado y con fuertes dolores en los últimos veinte años de su vida, lo increíble que a pesar de su estado de salud, sus pinturas siempre reflejaban lo bello de la vida, la felicidad, su pasión creadora no se apagaba.

En el año 1901, nació Claude, su tercer hijo, que tomaría el lugar de Jean quien ya había crecido, por lo que Claude era el nuevo modelo. En 1900, había sido nombrado Caballero de la Legión de Honor y más tarde, en 1911, Oficial.

Sus exposiciones fueron todo un éxito en París, Londres y Nueva York y catapultaron la fama del pintor francés, quien ya había logrado obtener una sala para exponer el solo en el año 1.904.  Pierre Auguste Renoir falleció el 3 de diciembre de 1919 a los 78 años de edad, en Cagnes una villa al sur de Francia.

Principales obras de Pierre Auguste Renoir

Vamos a conocer el maravilloso trabajo realizado por uno de los más grandes artistas del impresionismo francés, las destacadas pinturas de Pierre Auguste Renoir, extraordinario retratista con un número importante de obras entre las que destacan El palco, obra realizada en el año 1.874 y que se encuentra en las Galerías del Courtauld Institute de Londres.

PIERRE AUGUSTE RENOIR

En el Museo de Orsay en Paris, se encuentran dos hermosas obras llamadas Mujer del abanico y El Columpio, las cuales fueron elaboradas por el artista en el año 1.875. En la Colección Phillips de Washington, se encuentra  El almuerzo de los remeros, obra realizada en el año 1.881.

Los paraguas del año 1883, ubicada en la National Gallery de Londres, el Jarrón de crisantemos en el Museo de Bellas Artes de Ruán, Francia, como podemos observar, su obras se encuentran distribuidas en diversos espacios, que buscan que la muestra del trabajo de este maravilloso artista, se encuentre accesible a todas las personas.

Otras obras extraordinarias del talento como retratista es la pintura de Madame Charpentier y sus niños, la cual se encuentra en el Museo Metropolitano de Nueva York y Jeanne Samary en el Museo del Louvre de París. Pierre Auguste Renoir, logró a sus 42 años de edad consolidarse como artista cuando realizó la exposición individual en la galería Durand-Ruel de París en el año 1.883.

Nunca dejo de evolucionar en las técnicas, por lo  que cada día lograba mayor dominio de la luz, de las texturas, además de la manera de comunicar el sentimiento de los personajes que protagonizaban sus pinturas. Una de las obras en las que se puede observar este tipo de desarrollo, son en las figuras desnudas conocidas como Las grandes bañistas, obra que se encuentra en la actualidad en el Museo de Arte de Filadelfia.

La manera en que Pierre Auguste Renoir logra representar la gracia femenina, aún no ha sido superada en la historia de la pintura moderna, son muchos los artistas que estudian las técnicas del artistas francés, no obstante, no han logrado superarlo. A continuación comentaremos de algunas de sus obras más resaltantes.

Baile en el Moulin de la Galette

Esta es una de las obras más célebres ​de Pierre Auguste Renoir, actualmente se encuentra en el Museo de Orsay en París, siendo uno de las pinturas más visitadas del museo. En esta impecable pintura el artista francés representa un baile en el Moulin de la Galette, el cual era un lugar muy popular del barrio de Montmartre en Paris.

En esta mágica entrega se observa la luz a través de los árboles, la cual se refleja en la ropa de las personas que se encuentran en la composición artística construida con gracia. En primer plano, a la derecha en la parte baja de la pintura podemos reconocer unas diagonales construidas con los bancos y una mesa donde están sentados algunos amigos del pintor, mientras que en el centro se encuentra una pareja que baila y brinda la sensación de que toda la fiesta está girando en torno a ellos.

El movimiento creado en el cuadro, esta generado por la ondulación y posición de las cabezas de los personajes de la obra. Es en realidad una hermosa obra en la que inclusive podemos reconocer la naturaleza muerta, expuesta en la pintura a través del jarrón y unos vasos que se encuentran sobre la mesa.

Esta bella obra de arte a tenido varios lugares de exposición desde su muestra en el año 1.877, que pertenecía a la colección privada de Gustave Caillebotte. Luego éste la donó al Estado en el año 1.894, quien la colocó en el  museo de Luxemburgo, en el año 1.929 pasó al Museo del Louvre en donde permaneció en exposición. En 1.947 pasa a la Galerie nationale du Jeu de Paume, París y actualmente se encuentra desde el año 1.986 en el Museo de Orsay de Paris.

El columpio

El columpio es otra de las famosas pinturas realizadas por Pierre Auguste Renoir, la realizó en el año 1876 y al día de hoy se encuentra en la exposición permanente del Museo de Orsay de París. Se trata de un hombre que se encuentra de espaldas y se está dirigiendo a una joven mujer que se encuentra de pie sobre un columpio, la presencia de una niña y de un segundo hombre apoyado contra el tronco de un árbol escrutan la conversación y la figura de la hermosa dama.

Pierre Auguste Renoir a través de esta hermosa muestra de impresionismo, nos da la sensación de que estamos por descubrir una conversación, a través de la manera en como dirige las miradas de los personajes, en la mujer podemos descubrir que se siente incómoda porque desvía la mirada.

Al fondo de este primer plano hay un grupo de personas que el artista hace presente en la pintura realizando unas tímidas pinceladas. El columpio nos vuelve a regalar al igual que en la obra Baile en el Moulin de la Galette, que acabamos de describir anteriormente, un ambiente despreocupado y sereno, donde las personas comparten un mismo espacio sin conflictos, ni desencuentros.

Cuando fue expuesta la obra, los efectos de la luz que traviesa el follaje de los árboles y  llega a la ropa y al suelo del parque, no le gusto a varios críticos, sin embargo, en la muestra había alguien que reconocía el arte y la innovación de Pierre Auguste Renoir, era de nuevo Gustave Caillebotte, quien adquiere la obra.

Almuerzo de los remeros

El almuerzo de los remeros, es de esas obras que hemos comentado que no importa la situación en la que se encuentran los personajes que están siendo retratados por Pierre Auguste Renoir, siempre nos va mostrar la felicidad de vivir.

En la pintura muestra una terraza de la Maison Fournaise, ubicado en las orillas del río Sena. Este lugar permanecía siempre lleno de personas, era un lugar muy romántico en donde había botes para dar un paseo por el río, era reconocido por su exquisita comida y en las noches se hacían bailes hasta el amanecer. Era el ambiente perfecto para el artista, quien definitivamente era un hombre que amaba la vida, se inspirará en este lugar y decidiera recrearlo e inmortalizarlo en un lienzo, lleno de vitalidad.

Dos hermanas – 1881

Este cuadro fue pintado en el año 1.881, se encuentra ubicado en el Instituto de Arte de Chicago, Estados Unidos, se trata de un cuadro realizado al óleo de 100.5 centímetros de alto y 81 centímetros de ancho. Esta hermosa pintura es posterior a la obra del almuerzo de los remeros, al cual le dio cierta estabilidad económica a Pierre Auguste Renoir, en la misma retrata a Mlle Dartaud una actriz de la Comedia Francesa quien se encuentra acompañada de una niña que viene a representar a su “hermana”.

La imagen está llena de colores vivos y fuertes contrastes, en donde resalta el color rojo, ubicado como foco en el sombrero de la mujer, lo que logra que la atención del observador se centre en él, logrando  una composición de estructura piramidal conformada por las dos figuras. La hermosa actriz se encuentra con un vestido de color azul oscuro y el sombrero rojo en la cabeza, junto a ella la niña con un vestido de color blanco y un sombreo con flores.

La baranda de hierro que se encuentra separando un espacio pleno de hermosa naturaleza, con colores brillantes e intensos, en donde hay un hermoso río de aguas cristalinas. El cromatismo domina todo el cuadro, la composición es poco habitual debido a que las “hermanas” se encuentran en primer plano y las rejas del balcón justo detrás, lo que da una sensación de acercamiento.

El fondo de la pintura es sin duda impresionista, logrado con pinceladas sueltas, fluidas que no se encuentran definidas, en donde utiliza colores que contrastan con los colores empleados en los personajes ubicados en el primer plano.

Debemos resaltar dentro de las características de la pintura, el trabajo individualizado y con técnicas diferentes que realiza Pierre Auguste Renoir, en el rostro de cada personaje.  Al rostro de la niña lo trabaja con el estilo impresionista donde los  rasgos de su rostro son sugeridos y no definidos, mientras que el rostro de la joven es más detallado, como si estuviera en primer plano.

 

Baile en Bougival – 1883

Baile en Bougival es una pintura al óleo sobre lienzo elaborada por Pierre Auguste Renoir en el año 1.883,  como conocemos el artista francés siempre utiliza de inspiración escenas y lugares de la ciudad, en esta oportunidad inmortaliza a Bougival, un pequeño pueblo que se encuentra en las orillas del río Sena, en las afueras de la ciudad parisina.

Para la época el pueblito se hizo muy popular, por lo que las personas solían tomar el tren el fin de semana y pasar el día en ese lugar. Tal como lo retrata Pierre, el sitio cuenta con locales, en donde la gente podía bailar, comer y pasar ratos al aire libre. No había distinción de clases sociales en este tipo de espacios, por lo que coincidían aristócratas, burgueses, trabajadores y más.

En la gran mayoría de las pinturas realizadas por Pierre Auguste Renoir se conocen a sus modelos, en la mayoría de los casos son amigos del artista, sin embargo, en este retrato existe un debate en referencia a los modelos que actualmente se encuentra en la colección del Museo de Bellas Artes de Boston, Massachusetts, Estados Unidos.​

Desnuda reclinada

Los desnudos eran unos de los retratos que el pintor Pierre Auguste Renoir ejecutaba de manera magistral, este Desnuda Reclinada, lo pinto entre la década de los años 1.890 a 1.900, la misma pertenece a la colección del  Museo Soumaya de México, D.F.

Este tipo de temas los comenzó a trabajar el artista francés a finales del siglo XIX, se trata de una serie en donde el tema es de los bañistas, los cuales desarrollo con diferentes estilos. Pierre Auguste Renoir hace énfasis en esta serie de pinturas la figura femenina y las muestras tanto en espacios abiertos como en espacios cerrados.

Las grandes bañistas

Es otra de las obras que pertenecen a esa serie de lienzos con el tema de bañistas, realizado por Pierre Auguste Renoir en este caso el mismo fue pintado entre los años 1.884 y 1.887, se encuentra actualmente en el Museo de Arte de Filadelfia en los Estados Unidos. Esta pintura, de Pierre Auguste Renoir la inició al poco tiempo de regresar de su viaje a Italia, por lo que marca un momento en la carrera artística del pintor francés.

La inspiración para realizar la pintura surge de una escultura de François Girardon, llamada El baño de las ninfas, la cual está realizada en  bajorrelieve en plomo, la misma se elaboró para una fuente del parque de Versalles en el siglo XVII. También se observa la influencia en el artista francés de las obras realizadas por Ingres, así como por los frescos de Rafael, uno de los artistas italianos más estudiados y observados por Pierre Auguste Renoir en su viaje a Italia.

A partir de esta obra, se identifica lo que han llamado el periodo ingresco del artista, debido que realiza dentro de su estilo impresionista una mezcla con el ingresco, que no es más que la utilización de la precisión en  los  contornos y el uso de colores fríos.

Este cuadro marca entonces un antes y un después en la propuesta artística de Pierre Auguste Renoir, quien comienza a pintar de manera más organizada, deja los retratos pintados al aire libre y pasa a formar parte de su obra el desnudo femenino como tema principal.

Cuando el cuadro se expuso en la galería de Georges Petit, el mismo compartió espacio con Paul Durand Ruel, quien era un mercante de arte, uno de los primeros que daba retribuciones a los artistas luego de las ventas en las salas de exposición, el arte que vendía era impresionista preferiblemente. Pierre Auguste Renoir llamo a la exposición Ensayo de pintura decorativa, sin embargo, las criticas y acogidas por el cuadro fueron diversas y el artista francés decidió que no utilizaría el estilo ingresco de nuevo.

Reconocimientos a Pierre Auguste Renoir

A diferencia de Diego Velázquez un pintor español cuyo reconocimiento como artista universal, surge post mortem, debido a que su obra siempre estuvo circunscripta a la corte española, por lo que no se conocía su trabajo fuera de su país natal, el trabajo y reconocimiento de Pierre Auguste Renoir, si lo obtuvo en vida, pero fue debido a la promoción y solicitudes de amigos que siempre intentaban sacar de su zona de confort al artista francés, quien encontraba en Paris la inspiración y los lugares perfectos para realizar su obra.

Eran las márgenes de Sena, Chatou y Bougival, los lugares preferidos por el artista para realizar sus obras, tanto así que rechazó la invitación realizada por el crítico Théodore Duret para que fuera a Inglaterra. En el año 1.881 visitó Argelia acompañado por  Frédéric Samuel Cordey, en este viaje crea “El campo de plátanos” y “La fiesta árabe”. Al llegar de Argelia viajo a Italia y recorrió varios de las ciudades, reconociendo, estudiando estilos de otros artistas ya famosos y reconocidos, así como también del arte antiguo.

A partir del año 1.882 comienza una nueva etapa en su vida, entre sus clientes se encontraba su viejo amigo Paul Durand-Ruel, quien además era su cliente. Para el año 1883, Paul Durand-Ruel Paul Durand-Ruel  realizó la primera exposición de las obras de Pierre Auguste Renoir en el bulevar de la Madeleine, las 60 obras, tuvieron excelentes críticas pero pocas ventas.

Paul Durand-Ruel abre una galería en Nueva York y comienza el reconocimiento internacional del pintor francés. La década de los 80 del siglo XIX fue muy productiva para el artista, quien recibía encargos de personas pudientes e importantes de la sociedad.  Sus obras comenzaron a exhibirse en otras ciudades y los viajes comenzaron a hacerse frecuentes, logrando el reconocimiento a sus maravillosas obras.

A continuación dejamos algunos enlaces que pueden ser de su interés, para dar continuidad a su lectura:

(Visited 171 times, 6 visits today)
  Arte