Estatua de la Reina Tuya, obra esculpida en la XVIII dinastía

La estatua de la Reina Tuya fue una hecha durante la dinastía XVIII, como parte de un homenaje por ser la madre del rey Ramsés II, la base para esta obra fue tomada de otra escultura anterior de la conocida reina Tiy. El artículo de hoy está dedicado a exponer todo lo referente a esta obra de arte, la historia de la reina, las características de la estatua y más.

Estatua de la Reina Tuya

Características de la Estatua de la Reina Tuya

Esta obra fue llevada a cabo durante el transcurso de la dinastía XVIII utilizando los rasgos faciales de la reina Tiy, mujer de Amenhotep III. Sin embargo, esta estatua posteriormente fue saqueada para ser empleada por Ramsés II, quien la dedicó a su madre Tuya. Dicha reina tuvo mucha importancia, sobre todo a nivel político en la corte. Luego de su muerte recibió un culto funerario asociado al del hijo en el llamado Ramesseum, el templo funerario de Ramsés se encuentra en la ciudad Tebas Oeste, en donde se hizo la estatua principalmente.

De una misma manera, la parte dorsal izquierda se puede apreciar la representación de la princesa Henutmira, junto con una breve inscripción en la que se le describe como la “hija real” y “esposa real”. Aunque en el pasado era vista como una de las hijas de Ramsés II, hoy en día se identifica a Henutmira como una de las hermanas del faraón, quizá la hija del mismo padre Seti I.

Con el paso de los años, el emperador Calígula llevó consigo la estatua hasta Roma, a los “Jardines de Salustio”, junto con las estatuas de Tolomeo II, Arsinoé II y Drusila-Arsinoé. La estatua de la Reina Tuya fue encontrada en el año 1714 en los jardines de Viña Verospi, luego paso a ser del Vaticano con la fundación del nuevo Museo Egipcio en 1839.

Historia

Esta obra desde su creación ha sido considerada como la única estatua que ha existido de la madre del faraón Ramsés II, sin embargo, como bien mencionados antes, la misma no fue hecha para ella. Originalmente, esta estatua se hizo durante la dinastía XVIII, siendo una representación de la reina Tiy, la esposa del faraón Amenhotep III.

Una vez que Ramsés II llegó al trono, empleó dicha estatua para hacerle un tributo a su madre, la reina Tuya (Mut-Tuya cuando el faraón añadió al de su madre el nombre de la diosa), luego de esta la estatua de la Reina Tuya pasó a ser parte de la capilla dedicada a ella y Nefertari, en su Templo de Millones de Años.

¿Quién fue la Reina Tuya?

Tuya fue una reina egipcia de la dinastía XIX, alrededor del año 1290 a. C. Era una reina con un origen humilde que pertenecía al igual que su esposo a la clase militar. Contrajo matrimonio a una edad muy temprana, durante el reinado del faraón Horemheb con Seti I, el hijo del visir Paramesu. Al pasar de los años y aún sin poder concebir un heredero varón, la doble corona pasó al visir, que tomó el nombre de Ramsés I y por extensión, Seti I, marido de Tuya, se convirtió en heredero al trono.

Para aquel momento, se presume que la reina Tuya ya debía tener un hijo o al menos estar en el embarazo de Ramsés, que más tarde pasó a convertirse en el gran faraón Ramsés II. El mismo subió al trono cuando alcanzó la edad de 10 años.

El imparable ascenso de la dinastía XIX solo se podía justificar si había la unión por lazos matrimoniales con las mujeres de la anterior familia real. A pesar de que no se cuenta con un gran listado de nombre de aquella época, debido a la persecución que les hacían a todos los faraones y al odio con el que castigaron la “herejía” de Akenatón y sus sucesores, no se posee certeza de cuales fueron las familias que pudieron haberse unido en matrimonio.

Estatua de la Reina Tuya

Para aquel entonces, también existía un profundo miedo acerca de la sangre de estas nuevas mujeres que les dieron su legitimidad, de esta manera tanto el faraón Horemheb como los primeros reyes de la nueva dinastía se dieron la tarea de ocultar lo más que podían cualquier documentación que revelara el origen de sus esposas.

No obstante, se tiene la teoría que el lazo entre las dinastías XVIII y XIX se llevo a cabo por medio de la princesa Tanedyemy, posible hija de Horemheb. Ya que Ramsés I para aquella época era muy anciano, se asoció con Seti al trono, por lo que se da paso a la suposición de que Tanedyemy se casase con el marido de Tuya, quien sería conocido como Seti I.

Sin embargo, hasta los momentos no hay algún tipo de documento o pruebas de la mención de Tanedyemy, por lo que los expertos tienen la hipótesis que la misma mujer fue recluida o al menos aislada por los documentos oficiales, dado que lo que se tiene acerca de ella es su nombre escrito en su tumba.

Otro dato que podría ayudar a reforzar la hipótesis de que Tanedyemy fue la reina de Seti I es que Tuya, su primera mujer y la madre del que acabaría por sucederle, jamás hizo alarde de su título de Gran Esposa Real con su marido en vida, al contrario, únicamente tuvo que conformarse con el uso del Ornamento Real, lo cual era visto como un rasgo frecuente para la denominada esposa secundaria. Este hecho no fuera sido de esta manera si hubiera existido una gran esposa real por encima de ella.

Estatua de la Reina Tuya

Luego del fallecimiento de Seti I, el siguiente a subir al trono era Ramsés II, y dado que este era muy unido a su madre, lo que hizo estando al poder fue otorgarle el título póstumo de su padre, además de que en muchas ocasiones su madre Tuya hizo acto de presencia siendo la acompañante de su hijo, e incluso la hizo llamar Mut-Tuya, añadiéndole el nombre de la diosa Mut (madre).

El tándem formado por Ramsés II y Tuya no duró mucho tiempo, ya que se integró la esposa más querida del primero, la bella reina Nefertari. Estas dos mujeres al unirse, se convirtieron en las asesoras por el resto de sus vidas, ayudando brindando su eficaz sabiduría y experiencia al faraón. Serían justo los años en los que aún vivían tanto Tuya como Nefertiti los más prósperos y felices para el faraón Ramsés II.

Fueron muchos puntos los que demostraron la existencia de la reina Tuya en la primera mitad del reinado de su hijo. La incansable actividad constructora de éste además de su fidelidad para con su madre fueron lo que la convirtieron en tercera persona humana más mencionada en los monumentos, estando detrás de Ramsés II y de la amada Nefertiti. Por lo que se sabe, los últimos años de vida de esta reina debieron ser los más felices, y en donde disfruto de la compañía de su hijo brindándole consejos.

A pesar de ello, los rastros de la reina Tuya se perdieron en la historia a partir del año 22 del reinado de su hijo, por lo que se supone que para ese tiempo pudo haber fallecido por una edad avanzada. Durante su muerte fue cubierta con muchos honores, como muy pocas reinas los habían sido gozado antes, su cuerpo yace en el Valle de las Reinas con una solemne ceremonia, concretamente en la tumba hoy llamada QV80.

¿Dónde se encuentra la obra?

La estatua de la Reina Tuya tal y como ya lo mencionados al inicio del artículo, fue encontrada en el año 1714 en los jardines de Viña Verospi (en donde se construyó originalmente), no obstante, a partir de ese momento se trasladó al Vaticano con la fundación del nuevo Museo Egipcio en el año 1839, en donde aún se mantiene.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. En un mismo sentido, le hacemos la invitación a leer también: Antonio Canova y Andy Warhol

(Visited 23 times, 1 visits today)
  Arte