Edvard Munch, pintor y grabador noruego del expresionismo alemán

Edvard Munch es quizás es pintor noruego más reconocido en toda la historia, sobre todo porque es el ejecutor de la famosa pintura de ”El Grito” así como de otras obras de angustia, características del estilo expresionista. En el artículo de hoy realizaremos una recorrido sobre su vida y las célebres pinturas que realizó hasta sus últimos años.

edvard munch

¿Quién fue Edvard Munch?

Edvard Munch fue un pintor y grabador proveniente de Noruega. El mismo poseía una estilo característicos en donde sus obras denotaban la angustia, lo cual influyó en la corriente del expresionismo alemán de comienzos del siglo XX.

Por lo general, la mayoría de sus pinturas han sido vistas como una vertiente de la gran sinfonía de la existencia humana en sus lados diurnos, pero además de esto, como es congruente con la sensibilidad finisecular, en los nocturnos. El amor y el odio, el deseo y la angustia, las pasiones y las emociones, son subidas a otro nivel de los arquetipos de la vida anímica del hombre moderno o, incluso, de la propia condición humana.

El artista al igual que otros pintores de igual calibre se dedicó al estudio de la anatomía humana y diseccionado cuerpos, esto con el propósito de diseccionar la propia alma. Es por este motivo que los temas habituales en sus pinturas se ven relacionados con los sentimientos y las tragedias humanas, como la soledad (Melancolía), la angustia (El grito), la muerte (Muerte de un bohemio) y el erotismo (Amantes, El beso).

De una misma manera, se le considera como el precursor del expresionismo, dada la intensa expresividad de los rostros y las actitudes de sus figuras, además de ser el mejor pintor noruego de todos los tiempos.

Su obra más reconocida mundialmente fue ”El Grito” elaborada en el año 1893, la idea de lo que se centra esta obra se va asomando con lentitud. Un año antes de llevarla a cabo el artista comentó:

”Iba por la calle con dos amigos cuando el sol se puso. De repente, el cielo se tornó rojo sangre y percibí un estremecimiento de tristeza. Un dolor desgarrador en el pecho. Me detuve; me apoyé en la barandilla, preso de una fatiga mortal. Lenguas de fuego como sangre cubrían el fiordo negro y azulado y la ciudad. Mis amigos siguieron andando y yo me quedé allí, temblando de miedo. Y oí que un grito interminable atravesaba la naturaleza”.

Biografía

Ya que Edvard Munch fue un importante pintor y revolucionario en mundo del arte, nos parece pertinente realizar un apartado con el propósito de hablar a profundidad acerca de su vida, desde su infancia, pasando por sus inicios en la pintura hasta sus últimos días.

Familia

Edvard Munch nació el 12 de diciembre del año 1863 en Løten, Noruega. Era el hijo de un médico militar llamado Christian Munch y su esposa Laura Cathrine. La infancia del artista estuvo llena de tragedias, dado que su madre y su hermana mayor murieron de tuberculosis cuando él era muy joven, y su padre era un hombre de economía modesta dominado por obsesiones de tipo religioso que falleció para el año 1889.

edvard munch

Todo lo vivido durante su juventud dio como resultado una personalidad conflictiva y un tanto desequilibrada, que el mismo consideró como la base de su genio para el arte. De los cinco hijos del matrimonio Munch, solo Anders contrajo matrimonio, pero murió a los pocos meses de la boda.

Sus estudios

En el año 1879 comenzó la carrera de ingeniería, sin embargo, la abandona a lo años para dedicarse de lleno a su carrera artística que le dio paso al desarrollo del expresionismo, hasta que en el año 1881 vendió dos cuadros y pinta su primer autorretrato.

El pintor naturalista noruego Christian Krohg fue una de las mentes más influyentes para el desarrollo del arte de Edvard Munch, puesto que en diversas oportunidades corregía sus trabajos y le ayudaba a mejorar. Su primera participación fue en la exposición de otoño de Cristianía (Oslo) donde estableció relaciones con el círculo de literatos y artistas de la capital

En el año 1885 realizó el primero de sus muchos viajes a París, en donde conoció los movimientos pictóricos más avanzados y sintió atracción por el estilo artístico de Gauguin. En el mismo lugar visita los Salones y el Louvre, donde las pinturas llamaron su atención. Para ese mismo año se involucró en la Feria Mundial de Amberes. Luego de haber tenido la primera interacción con la pintura impresionista y postimpresionista dio inicio a sus obras capitales: El día siguiente, Pubertad y La niña enferma, la cual fue un escándalo en la Exposición de Otoño de Oslo en el año 1886.

edvard munch

No tardó mucho tiempo en adoptar un estilo personal, basado en acentuar la fuerza expresiva de la línea, reducir las formas a su expresión más esquemática y hacer un uso simbólico, no naturalista, del color, y por este hecho es que también se le considera como un pintor simbolista. En su primera exposición individual con 110 cuadros en Oslo hizo que algunas personas de la audiencia lo aclamaran con entusiasmo.

En el año 1890 la influencia del posimpresionismo en sus obras era muy obvia. Para ese mismo año se le otorgó su segunda beca estatal, y un año después, comenzó a desarrollar los motivos del Friso de la vida. Un periodo pictórico que incluye muchas de sus pinturas más conocidas que en su conjunto dan una visión global de la vida, donde se plasman ampliamente las memorias personales de Edvard Munch, incluyendo las trágicas muertes de madre y hermana.

Para el año 1903 llevo a cabo su primera exposición en la Galería Cassirer en Berlín, luego de un año cedió los derechos de venta de grabados en Alemania a Cassirer y a la Galería Cometer de Hamburgo de óleos con varias exhibiciones y toma parte en el Salon des Indépendants. Fue durante este lapso de tiempo en donde Munch tomó vuelo en el arte.

A partir de esto realizó otras exposiciones en Copenhague como en la Galería Cassirer, también La Academia de Bellas Artes de Weimar pone un estudio a su disposición. El año 1905 fue uno de los más difíciles para el artista, puesto que estuvo recuperándose de una neurastenia y su alcoholismo.

edvard munch

Últimos tiempos

Años más tarde cuando se encontraba mejor de salud, hizo público su panfleto del Friso de la vida en el que incluye sus obras maestras. En los años posteriores Edvard Munch decidió tener un tiempo de descanso, se le fueron brindados varios honores con respecto a su septuagésimo aniversario, puesto que a causa de su enfermedad en el globo ocular diagnosticada en el año 1930 le hizo imposible casi el completar encargos.

Asimismo, tuvo un periodo malo para su carrera de pintor, dado que el gobierno nacionalsocialista confiscó 82 cuadros suyos de los museos alemanes. Gran parte de sus cuadros fueron considerados como “degenerados” puesto que el tema central de sus pinturas era la muerte o temas que en aquella época resultaban muy polémicos.

En 1940 a raíz de la invasión del régimen nazi de Noruega muchas de sus creaciones fueron sacadas de las galerías de arte porque pensaban que ahuyentarían a los visitantes. Edvard Munch se mantuvo firme en su decisión de no fraternizar con los invasores, ya que le consideraban un demente.

Durante la Segunda Guerra Mundial el artista se volvió mundialmente conocido y por primera vez fue capaz de presentar sus pinturas en los Estados Unidos en 1942 en Nueva York. Una serie de conmemoraciones se le fueron otorgadas al cumplir la edad de 80 años. A pesar de su estado grave de salud, todos los honores los recibió en persona.

Edvard Munch falleció el 23 de enero de 1944 en su hacienda autosuficiente de Ekely, en Skøyen, a las afueras de Oslo. Su muerte fue tal cual como su vida, en completa soledad. Luego de haber fallecido, Ekely donó ciudad de Oslo el conjunto de cuadros, grabados y dibujos propios que obraba en su poder. Con el objetivo de celebrar el centésimo aniversario de su nacimiento, se inauguró en 1960 el Museo Munch de Oslo.

Principales obras de Edvard Munch

Una vez conocida toda la vida larga y honrada que tuvo este increíble artista llego la hora de exponer a detalle algunas de las pinturas mejor recordadas de Edvard Munch. A pesar de que a lo largo de su vida realizó un sin fin de obras, a continuación únicamente haremos mención de las aclamadas por sus seguidores.

Celos

Celos consta de una serie de pinturas elaboradas por el pinto que terminaron regresando a él a lo largo de su vida entre los años 1895 y 1935. Edvard Munch pintó once pinturas al óleo, cuatro litografías, de las cuales una actualmente se encuentra dentro de las colecciones de la Galería Thai, y un grabado a punta seca.

La primera versión y la más famosa fue creada en el año 1895 y se encuentra alojada en el Museum Kode de Bergen. El Museo Munch en Oslo tiene ocho versiones de este mismo cuadro. Una de estas fue hecha en el año 1913 es de propiedad privada, no obstante, a partir del 2002 se ha prestado permanentemente al Museo Städel en Frankfurt. Una segunda versión fue ejecutada entre los años 1898 y 1900 y se le conoce como Celos en el baño, la misma se vendió a Sotheby’s en 1982, pero su ubicación actual se desconoce.

La inspiración de Munch vino de una triángulo amoroso autopercibido y las figuras son representaciones de la verdadera pareja: Stanisław Przybyszewski y Dagny Juel, así como al propio Munch. Przybyszewski fue un escritor polaco y su personaje es el celoso. El mismo mantiene su mirada fija al espectador para hacer que este participe en su sentimiento. Juel, su esposa, era una escritora de Noruega y el amor de Edvard Munch. Por su parte es dibujada como una mujer fatal, fuerte y seductora.

El cuadro de Celos forma parte de una colección amplia constituida de  20 pinturas llamadas La crisis de la vida las cuales tenían la intención de ser una representación de la ansiedad y la oscura vida mecanicista del hombre moderno.

Cenizas

Cenizas es un cuadro pintado en óleo sobre un lienzo y llevado a cabo entre el transcurso del año 1894 a 1895. Hoy en día esta pintura se puede apreciar como parte de las exhibiciones de la Galería Nacional de Noruega en Oslo.

Esta pintura hace alusión a una escena crítica en una cita amorosa entre una pareja en el bosque, que ha dejado al hombre encorvado por la vergüenza o el abatimiento y la mujer despeinada con los ojos muy abiertos e inmóvil por la frustración o la desesperación. El nombre de esta obra da a entender del mismo modo que la pasión que había entre ambos amantes se había esfumado para ese momento.

Es posible que a la hora de que se realizó esta obra tuviera importancia que el artista mantenía un corto romance clandestino con Millie Thaulow, la esposa de un primo, durante el cual ellos también se encontraban en el bosque. A decir verdad, tiempo después el autor comentó en la litografía de la obra lo siguiente: “Sentí nuestro amor tirado en la tierra como un montón de cenizas”.

Ya para el año 1925, a la edad de 62 años, Edvard Munch terminó una segunda versión más impresionista de la pintura que se encuentra en el Museo Munch de Oslo. Era notorio que el incidente que se retrato en esta versión había dejado una huella en el interior del pintor.

El grito

El grito es como ya se ha mencionado una de las piezas más reconocidas en el mundo por este autor y forma parte de otras cuatro obras hechas por el artista. La versión más famosa se encuentra alojada en la actualidad en la Galería Nacional de Noruega y fue completada en 1893.​ Otras dos versiones de la pintura están en las exposiciones del Museo Munch, también en Oslo, mientras que la cuarta versión es propiedad de una colección particular.

En los últimos años, la obra en dos versiones ha sido victima de robos de gran repercusión mediática. La versión más conocida, la de la Galería Nacional, se la llevaron en el año 1994 pero se pudo recuperar en poco tiempo y devuelta a su lugar. Por otro lado, en el mes de agosto del 2004 se produjo el robo de una de las versiones expuestas en el Museo Munch, dos años más tarde a casi la misma fecha de su robo la policía dio a conocer su recuperación.

Otra de las versiones que lleva alrededor de 70 años en manos del noruego Petter Olsen, cuyo padre había sido vecino, amigo y luego mecenas de Munch, se entregó en una subasta el 2 de mayo de 2012 por 119,9 millones de dólares, en la casa Sotheby’s de Nueva York, convirtiéndose como la pieza más vendida.

En cada una de las versiones de la obra se puede ver una figura andrógina en primer plano, que simboliza a un hombre moderno en un momento de profunda angustia y desesperación existencial. El paisaje como fondo es el Oslo visto desde la colina de Ekeberg. Esta pintura es vista como una de las más destacadas del artista y del movimiento expresionista, lo que forma parte de un icono cultural, semejante al de la Gioconda de Leonardo da Vinci.

En la obra se puede apreciar una amplia gama de colores cálidos de fondo, luz semioscura y la figura principal es una persona en un sendero con vallas que se pierde de vista fuera de la escena. Dicha figura mantiene una expresión de desesperación, dando alusión a su grito. En el fondo, casi fuera de escena, están dispuestas otras dos figuras con sombreros pero que no se distinguen en claridad. El cielo parece fluido y arremolinado, igual que el resto del fondo.

Madonna

Madonna o La Madonna es una pintura realizada por el artista, la misma constituye una serie de versiones por parte del autor realizadas entre 1894 y 1895, algunas de ellas se hicieron de óleo sobre lienzo y otras versiones en grabado principalmente en litografías.​

Una de estas las cinco versiones en óleo está albergada en el Museo Munch, en ese lugar fue robada en conjunto con su pintura El grito en el 2004 y recuperada luego de haber pasado dos años. Otras dos versiones son parte de la colección de la Galería Nacional de Noruega y la Kunsthalle de Hamburgo. Otra de ellas le pertenece al empresario Nelson Blitz, y una fue comprada en el año 1999 por Steven A. Cohen.

Las impresiones litográficas de la composición se distinguen del resto por poseer un decorativo ondulante y con una figura de un feto en la esquina inferior izquierda. La versión de 1893 de la pintura tenía un marco con una decoración similar, pero posteriormente fue retirado.

Melancolía

Melancolía es otro de los cuadros conocidos por Edvard Munch, al igual que la mayoría de sus obras, esta tuvo diferentes versiones realizadas entre los años 1891 a 1893. La misma es una representación de un hombre sentado a media figura con la cabeza apoyada en la mano en actitud pensativa, al borde de la costa.

Se piensa que la inspiración surgió de un suceso romántico infeliz que tuvo un amigo de Munch, Jappe Nilssen. En el cuadro la figura del hombre se encuentra ubicada a la derecha, y su estado de ánimo se ve simbolizado por la costa ondulante y los amplios horizontes que se extienden a la izquierda. Los expertos en el arte también alegan que hay alusiones eróticas, quizás en la presencia de la luna reflejada en el agua. El paisaje al fondo es la playa de Asgardstrand, donde Munch pasó sus veranos desde 1889.

Esta pintura fue puesta en exhibición en el año 1891 en la Exposición de Otoño en Oslo. El artista y periodista Christian Krohg la consideró como la primera pintura simbolista de un artista noruego. Edvard Munch luego de este suceso llevo a cabo diferentes versiones en el año 1891, una de las cuales se encuentra entre la colección de la Galería Nacional de Noruega.

La niña enferma

La Niña enferma es el nombre que le dio el autor a una grupo de pinturas y numerosas litografías, grabados a punta seca y aguafuertes realizadas entre los años 1885 y 1926. Todas las obras exponen el momento antes de la muerte de su hermana mayor Johanne Sophie (1862–1877) de tuberculosis a los 15 años.

En diversas oportunidades el artista vuelve a este evento traumático para plasmarlo en sus cuadros, completando seis pinturas al óleo y muchos estudios en varios medios, en un periodo de más de 40 años. En estos trabajos se ve a su hermana puesta en su lecho de muerte acompañada por una apenada mujer morena, que posiblemente haya sido su tía Karen.

En cada una de las versiones Edvard Munch pinta a su hermana en una silla padeciendo dolor, apoyada en una almohada blanca grande, mirando hacia una ominosa cortina oscura que para muchos críticos hace referencia a la misma muerte. Así como en muchas de sus pinturas, la expresión dibujada no es otra que la angustia, agarrando las manos de la mujer más mayor que parece querer consolarla pero cuya cabeza está inclinada como si ya no pudiera permanecer más tiempo mirando a la joven.

Pubertad

Una vez que estaba concluyendo la década de 1880 y a mediados de la de 1890, Munch había dado comienzo a una serie de piezas denominadas Pubertad. Para el momento en el que decide centrarse en este trabajo ya era considerado como un pintor notable en Berlín. Durante este tiempo Edvard Munch se encontraba residenciado en la capital, donde estaban su nueva fama y círculo de amigos.

A este nuevo grupo de amigos se atribuye el empujón de Munch más allá de su estado mental sexualmente deprimido. El artista dejó que este estado mental lo inspirara para elaborar su obra Pubertad y como gran parte de sus trabajos, la pieza fue plasmada mediante un simbolismo que refleja esos sentimientos continuados creciendo durante diez años.

Este mismo estado de depresión sexual no solo era compartido por su grupo de amigos, los estudiosos pioneros de la psicología del momento también sentían intriga acerca de ello haciendo investigaciones sobre las etapas de la pubertad en adultos jóvenes.

El beso

El Beso así como todas sus pinturas, es un cuadro hecho en óleo sobre lienzo elaborado en el año 1897. Esta obra forma parte de una serie de pinturas de un grupo denominado El friso de la vida, el cual es una representación de las diferentes etapas de una relación entre hombres y mujeres.

El Beso es la materialización de un evento por el cual Edvard Munch había experimentado desde 1888/1889: la pintura es conocida por representar a una pareja dándose un peso en el cual ambas partes se unión como un todo, una simbólica representación de su unidad. Esta pintura fue expuesta desde el año 1903 y en la actualidad se encuentra en los interiores del Museo Munch, en Oslo.

Como bien ya se ha mencionado anteriormente, el artista por muchos años estuvo lidiando con la enfermedad, padecimiento mental y muerte en su familia, así como un padre severo y extremadamente religioso. A lo largo de su vida solo experimentó las decepciones amorosas y padeció de una salud débil, lo que trajo como consecuencia un estado constante de melancolía, adicional a esto, con el paso del tiempo también se convirtió en alcohólico.

Durante su vida jamás se casó lo cual influyó en su producción artística y los estados emocionales de sus pinturas. Tal como lo expone la escritora de arte Roberta Smith: “La mayoría de los personajes del autor no están locos, sino paralizados por sentimientos abrumadores como aflicción, envidia, deseo o desesperación que muchas personas encontraron escandalosos ya fuera por su erotismo, su estilo crudo o sus referencias sobre la inestabilidad mental.”

Reconocimientos a Edvard Munch

Luego de haber fallecido dejó un legado con más de 1000 cuadros, 15 400 grabados, 4500 dibujos y acuarelas y seis esculturas a la ciudad de Oslo, lo cual llevo a cabo la edificación del Museo Munch en el barrio de Tøyen en su honor. Estos cuadros se costearon con la recaudación de las salas de cine de propiedad municipal, y se inauguró en 1963.

Tras el conocido robo de las pinturas El grito y Madonna, de gran resonancia internacional, las medidas de seguridad se duplicaron para el año 2005, de tal manera que sus obras importantes son expuestas detrás de grandes paneles de vidrio, en expositores que recuerdan a los escaparates comerciales. En la recuperación de los cuadros ya mencionados se pudieron notar ciertas imperfecciones menores, y fueron presentados provisionalmente en una vitrina, sin sus marcos, para mostrar el alcance de tales daños.

Edvard Muchos a diferencia de otros pintores, no tuvo una gran relevancia en los museos de España hasta fecha reciente. En la actualidad se presentan dos de sus pinturas: un retrato de su hermana en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid y otro retrato (en préstamo) en el MNAC de Barcelona.

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Panteón de Agripa y templo de Apolo en Delfos

(Visited 26 times, 1 visits today)
  Arte