Averroes Gran maestro de filosofía y leyes islámicas

Debemos recordar que la filosofía desde sus inicios tuvo dos grandes ramas del desarrollo, la filosofía Occidental y la Filosofía Oriental. Por su parte, Averroes fue uno de los máximos representantes de la filosofía Oriental gracias a sus aportes en leyes, astronomía y medicina, en este artículo hablaremos sobre él.

Averroes

¿Quién fue Averroes?

Averroes fue un filósofo nacido en la ciudad de Al Ándalus perteneciente al Imperio almorávide el 14 de abril del año  1126, fallecería en la ciudad de Marrakech, perteneciente al Imperio almohade el 17 de diciembre del año 1198. Además de filósofo, destacaría como  médico andalusí, formulador de algunas leyes islámicas, matemático y astrónomo.

La familia de Averroes destacaba por tener grandes estudiosos de las leyes, su abuelo se destacaría como Cadí principal de Córdoba mientras esta estuvo bajo el régimen de los almorávides. Por su parte, su padre mantuvo el mismo cargo hasta que llegó la dinastía almohade en el año 1146. En lo que respecta a Averroes, este  fue nombrado como Cadí de Sevilla pero además prestó sus servicios a otras como las de Córdoba y Marruecos.

Además de realizar una enciclopedia médica, escribiría comentarios sobre la obra de Aristóteles. Es de esta obra que se le conoce a Averroes como “el  Comentador”. Pero este no sería su único vínculo con escritos de Aristóteles, en su obra “Refutación de la refutación” defendería la filosofía aristotélica de las afirmaciones del filósofo  Al-Ghazali cuyo pensamiento filosófico estaría en contra  de la religión y sería por lo tanto una ofensa a las enseñanzas del islam.

A final  del siglo XII se desataría una ola de fanatismo integrista islámico el cual llegó a invadir Al-Ándalus, esto propició que Averroes fuera desterrado y que éste se exiliara en las ciudades de Lucena y Cabra, cerca de Córdoba. Esta ola de fanatismo además prohibió la lectura y distribución de los escritos vinculados a Averroes. Muchas de las obras de lógica y metafísica de este filósofo  se han perdieron motivado a esta censura.

Muchos de los escritos de Averroes han logrado sobrevivir en el tiempo gracias a traducciones en hebreo y latín.  El principal discípulo de este filósofo fue Ibn Tumlus quien le sucedió en el cargo de médico de cámara del quinto califa almohade Al-Nasir.

Averroes sería un filósofo muy reconocido en Oriente, esto le valió para que su fama se extendiera a Occidente, lugar donde sería conocido por sus comentarios en las obras de Aristóteles. La forma de pensar de esta filósofo generó mucha controversia en la cristiandad latina lo que propició a que se desarrollara un movimiento filosófico conocido como averroísmo el cual tenía como base los escritos de este filósofo.

La teoría de Averroes referente a la unidad del intelecto se convertiría  en una de las doctrinas averroístas más conocidas y controvertidas. Esto llevó a que la Iglesia Católica condenara sus obras entre los años 1270 y 1277. Uno de los fervientes críticos al averroísmo fue Santo Tomás de Aquino, pero a pesar de ello, esta doctrina filosófica continuaría atrayendo seguidores hasta el siglo XVI.

Infancia

No se tienen muchos datos de la infancia de Averroes, se sabe que su educación fue muy buena y tuvo una infancia normal. Como comentamos previamente, Averroes crecería en una familia reconocida por su servicio público, sobre todo vinculado a las leyes y a la religión.​

Averroes

Su abuelo Abu al-Walid Muhammad se destacó por ser el Cadí principal de Córdoba y además e imán de la mezquita aljama mientras estaba en vigor el gobierno de los almorávides. Es importante conocer que Cadí es un gobernante juez de los territorios musulmanes mientras que imán es el jefe del Islám. Por su parte, el padre de Averroes llamado Abu al-Qasim Ahmad no fue tan reconocido como su abuelo pero igualmente fue cadí de Córdoba hasta que almohade tomó el control de la ciudad en el año 1146.

Estudios

De acuerdo a los biógrafos de Averroes, aseguran que la educación que recibió fue excelente. Iniciaría sus estudios en hadiz, lugar donde estudiaría jurisprudencia, medicina y teología. Aprendería jurisprudencia maliquí de mano de al-Hafiz Abu Muhammad ibn Rizq, estos conocimientos de jurisprudencia los completaría con su padre.

Por otro lado, los conocimientos en el campo de la medicina vendrían gracias a Abu Jafar Jarim al-Tajail quien además le enseñaría filosofía. Dentro de la filosofía, centraría sus conocimientos en las escrituras del filósofo Ibn Bajjah a quien se le conoce popularmente como Avempace. Se piensa que Avempace conoció a Averroes y que además sería su tuto personal.

Se sabe que Averroes acudía a con mucha frecuencia a reuniones de filósofos, médicos y poetas en Sevilla. En estas reuniones se podría encontrar a filósofos como Ibn Tufayl, Ibn Zuhr e incluso al futuro califa Abu Yusuf Yaqub. Los estudios de Teología kalan de Averroes fueron desarrollados en la escuela Ashariyyah quien curiosamente luego este mismo filósofo la criticaría.

Averroes

 

El biógrafo de Averroes en el siglo XIII, escribió que este filósofo estaba más interesado en el estudio de las leyes, particularmente en el khilaf y en las disputas y controversias de la jurisprudencia islámica. Por otro lado, este biógrafo destacaría la dedicación de Averroes a las ciencias de la Antigua Grecia y a la filosofía.

Obras

Los conocimientos de Averroes fueron bastante amplios, sus obras se enfocarían principalmente en la filosofía y en las leyes. Para conocer un poco más de cómo este filósofo aplico sus conocimientos en estas dos ramas es importante conocer sobre sus obras las cuales comentaremos a continuación.

Teoría del Conocimiento

La concepción del pensamiento o bien noética de Averroes se podía estudiar en su obra conocida como “Gran comentario”. En este escrito, Averroes hace una distinción entre los intelectos receptivo y el intelecto agente. Con este escrito, Averroes permitió que se desligara la reflexión filosófica entre las especulaciones míticas y políticas.

Averroes se esforzó en aclarar cómo es la forma de pensar del ser humano y en la posibilidad de que este formule verdades universales y eternas. Para comprender esto, tuvo que despejarse un poco de las ideas de Aristóteles y recalcar la función sensorial de los nervios y la localización de algunas facultades intelectivas en este mismo órgano.

Averroes

El origen del Intelecto según Averroes se encuentra en la percepción sensitiva de los objetos individuales y esto se culmina con la universalización. El intelecto no se encuentra fuera del alma y es un proceso que comprende la sensación, la imaginación y la universalización. La concepción del intelecto de Averroes es cambiante pero en su formulación más general describe cuatro fases que atraviesa el entendimiento para la generación del intelecto. Estas cuatro fases son

  1. Material: Está vinculado a lo receptivo.
  2. Habitual: Es la fase que permite la concepción del todo
  3. Agente: Es el que propicia  al conocimiento, es un elemento intrínseco al hombre y que se puede encontrar en el alma.
  4. Adquirido: Es la fase final dl intelecto y es cuando este se une al hombre.

Además de las fases del conocimiento, Averroes hace una distinción entre dos sujetos del conocimiento, estos son los sujetos del intelecto en acto y el sujeto en el que el intelecto es material. El primero se destaca en percibir el intelecto por medio de imágenes verdaderas, mientras que el segundo forma su intelecto por medio del mundo.

Relación de la filosofía y la religión

Averroes tenía una concepción bastante clara de la filosofía, este consideraba que esta rama de la ciencia debía dedicarse al estudio reflexivo y racional del universo. Por otro lado, este filósofo concebía que existe una sola verdad y por lo tanto sería imposible que existiese alguna oposición entre filosofía y religión.

Averroes

A pesar de que exista una sola verdad, existen varías formas en las que podemos acercarnos a ella, entre ellas se destacan la vía suprema, la demostrativa y la estrictamente racional que es a través de la filosófica. Averroes considera que las otras formas de acercarse a la verdad son válidas pero no son suficientes si deseamos conocer la verdad.

Eran muchos los teólogos que encontraban grandes desentendidos entre la filosofía y la Religión. Pero Averroes por el contrario, buscaba la forma de conciliar tanto la religión como la filosofía. El teólogo más reconocido a finales del siglo XI era al-Ghazāli quien llegó a presentar diversas cuestiones filosóficas que eran incompatibles con la religión islámica.

Este hecho propició que Averroes escribiera una de sus obras más famosas titulada “La Inconsistencia de la inconsistencia”. Este escrito tenía como fin corregir la terrible comprensión de la filosofía por parte de al-Ghazālī, además de ello, buscaba también corregir las interpretaciones inexactas de Aristóteles acuñadas por filósofos neoplatónicos.

La esencia del libro “La inconsistencia de la Inconsistencia” no buscaba propiamente agredir a los filósofos o bien criticarlos sino por el contrarío, busca corregir aquellas interpretaciones de Aristóteles y enseñarle a los teólogos ash‛aríes que aun no habían conocido propiamente a la filosofía aristotélica sino más bien unas interpretaciones imprecisas hechas por filósofos  neoplatónicos.

Averroes

Averroes comprendió que en la teología Ash‛arí existía una concepción de un Dios como un ser omnipotente y absoluto el cual ha reducido su creación a algo pasivo. Este filósofo catalogo como un “ocasionalismo” este concepto puesto que todo lo que ocurre en el mundo creado, tanto en los seres animados como inanimados, se debe a una intervención divina.

Esta concepción “ocasionalista” se convertiría en el centro de la crítica averroísta ya que Averroes demuestra que no existe alguna contradicción entre ley divina o bien “sharīa” y el discurso filosófico o demostrativo conocido como “qiyās”. La principal observación que hace Averroes a esta concepción es que los ash‛aríes optaron por una vía poco racional y que además omitieron algunos detalles interpretativos.

Concepción Islámica

Los musulmanes hacía una especial distinción entre lo que es la  religión y la teología. Para ellos la religión se refería a la práctica de la doctrina islámica, mientras que la teología vendría siendo la defensa de los dogmas y preceptos de esa doctrina. Por su parte, concebían que la filosofía era un saber conceptual, racional y demostrativo el cual entraría en conflicto rápidamente con la religión.

Este conflicto se debe a que la filosofía y la religión difieren en su forma de argumentar. La filosofía es demostrativa y se delimita a los sabios: ya que los discursos demostrativos se encuentran en los libros de aquellos que escribieron sobre esta ciencia, esto permite que se sostenga esta ciencia gracias a las proposiciones comunes y no particulares. Por su parte, la religión hace uso de discursos probables que no son demostrativos pero están destinados a persuadir a las masas por medio de los discursos persuasivos y dialécticos.

Si bien es cierto que la filosofía y la religión son diferentes, no existen argumentos en la filosofía que puedan dañar a la religión. Por el contrario, ambas estarían en perfecta armonía, siendo esta concepción de la Filosofía y la Religión la defendida por Averroes.

Armonía entre la Ciencia y la Religión

Uno de los trabajos más interesantes en torno a este tema es el Tratado decisivo sobre la armonía entre la ciencia y la revelación, conocido como “Kitāb Fasl al-maqāl”. El fin de este escrito hecho por Averroes era examinar desde el punto de vista del estudio propio de la Ley, ya que tanto la filosofía como otras ciencias derivadas de la lógica estaban regidos por leyes o mandatos considerados como obligatorios.

La primera observación hecha por Averroes es que el estudio de la filosofía es obligatorio o bien está recomendado por la Ley. Considerando esto, argumentaba que la Religión debía ser igualmente obligatoria puesto que esta invita y exhorta al respeto de los seres, dejando en claro que esa concepción es una obligación o recomendación por impuesta por la Ley religiosa.

Por otro lado, Averroes explica que  la Ley exige el estudio de los seres a través del intelecto, por lo que considera como pertinente y obligatorio será aprender sobre filosofía. Según Averroes, en el islam se exige estudiar la conclusión racional de la filosofía ya que esto era obligatorio por ejemplo en el tema jurídico.

Tratado Fasl Al – Maqal

El Tratado Fasl Al-Maqal es un escrito el cual determina la naturaleza de la relación entre religión y filosofía. Este tratado sirvió en gran medida para Averroes por lo cual es imprescindible abordarlo para comprender aun más sobre este importante filósofo. A continuación comentaremos sobre los postulados más importantes de este tratado.

La ley obliga a hacer estudios de filosofía

Este tratado consideraba que si los estudios teológicos que se llevaban a cabo en el mundo eran de índole filosófica, entonces la ley obligaba a estudiar propiamente sobre la filosofía. Estos estudios sobre la filosofía debían realizarse de la mejor manera por medio del razonamiento demostrativo.

Para poder dominar el razonamiento demostrativo, el pensador debe llevar a cabo un estudio previo de lógica, podemos comparar este hecho con por ejemplo un abogado el cual debe estudiar acerca del razonamiento legal. Por su parte la lógica debe ser aprendida de los maestros de la antigüedad esto sin importar si estos maestros eran musulmanes o no.

Con estas consideraciones, el tratado consideraba que luego de la lógica, el sabio ya estaba listo para filosofar de forma correcta. A pesar de ello, no se recomendaba dejar de lado a los predecesores, sobre todo en áreas como las matemáticas y las leyes. Por esta razón, este tratado condenaba la prohibición del estudio de la filosofía antigua, considerándolo como un peligro.

La filosofía no contiene nada que se oponga a la religión

Este tratado consideraba que la verdad demostrativa y la verdad de las escrituras no podían entrar en conflicto alguno. En caso de que el significado de las Escrituras entre en conflicto con las conclusiones de la verdad demostrativa,  entonces la verdad de las escrituras debía ser interpretada de forma metafórica.

Estas son unas cuestiones sumamente complejas por lo que en el tratado se recomienda que las interpretaciones filosóficas de las Escrituras no deben ser impartidas por cualquiera sino por alguien con amplios conocimientos en el tema.

El propósito de las Escrituras es enseñar tanto en las ciencias teóricas y prácticas, siendo esta última la que otorgará las actitudes correctas. En caso de que en estas escrituras se hagan uso de símbolos, se deben tratar de entender en un sentido simbólico sin restarle  importancia al contenido de las escrituras.

Es aquí en este punto donde toma mayor valor el hecho de que las interpretaciones filosóficas de las escrituras no deben ser impartidas por cualquiera puesto que explicarle el sentido interno a aquellos que no están capacitadas para entender podría destruir su fe sin poderla reemplazar por otra cosa. Esto propicia una descreencia entre los alumnos y los profesores, por esta razón muchas veces es mejor para el estudioso profesar la ignorancia pero sin dejar de lado el Corán sobre los límites del entendimiento humano.

Los métodos apropiados de enseñanza de las Escrituras están pasmados en el Corán. Por otro lado, el tratado considera que las partes populares del Libro son maravillosas ya que pueden responder a las necesidades de cualquier tipo de mente que llegue a ellas.

En este artículo pudimos conocer sobre Averroes, un filósofo de la filosofía de Oriente quien dejo huellas en áreas de estudio como la Teología y las leyes. Este filósofo creció en una familia llena de importantes personajes dentro de la jurisprudencia pero su mayor pasión era la filosofía y la relación que esta tenía con la religión. Su visión lo llevó a ser condenado por muchos teólogos de la época los cuales posteriormente tuvieron que arrepentirse al ver que su visión no estaba errada y que de hecho daba una nueva visión a la teología. También te pueden interesar los siguientes artículos:

(Visited 67 times, 2 visits today)